Los Reyes Magos dibujan sonrisas y llenan de ilusión a miles de peques en Aragón

La pandemia no frenó el regreso de las cabalgatas a las calles de Alcanyiz, l'Aínsa, Tarazona, Calatayud, Monzón, Balbastro, Uesca, Teruel y Zaragoza, aunque sí que las condicionó. Tras las mascarillas, las sonrisas de miles de niñas, niños y niñes que vivieron una jornada mágica para despertar este 6 de enero tras una noche de nervios y fantasía.

La carroza de Baltasar en Zaragoza. Foto: Daniel Marcos (AZ)

6 de enero. Festivo. Pero día de madrugón para miles de peques de Aragón en su noche más corta. Una noche de nervios, pero llena de magia. Levantarse temprano para abrir los regalos dejados por los Reyes Magos, esos sabios milenarios que cada sexto día del primer mes de todos los años llegan desde Oriente para desbordar de ilusión los corazones de niñas, niños y niñes.

La víspera, el 5 de enero, Melchor, Gaspar y Baltasar se dejaron ver por las calles de diversas localidades aragonesas. Eso sí, con el pasaporte covid en regla. Aunque tapadas por las mascarillas, los tres Reyes Magos dibujaron sonrisas a miles de peques en Aragón. Se veía en sus ojos, abiertos como platos y brillantes como estrellas al paso de las carrozas. Y es que, tras un 2021 sin cabalgatas la pandemia no ha frenado este año su celebración, aunque sí que la ha condicionado con recorridos modificados, medidas y protocolos de seguridad.

Una jornada de fantasía en la que disfrutaron niñas, niños y niñes, pero también las personas adultas en un pequeño instante de regreso a la infancia. Juguetes, cuentos, instrumentos musicales y ropa entre las peticiones de los y las más peques de la casa. Salud y que acabe de una vez esta pandemia, los principales deseos de las mayores.

Teruel fue una de las primeras paradas de los Reyes Magos en Aragón, desde el 2 de enero, y hasta el día 4, Melchor, Gaspar y Baltasar atendieron a las niñas y niños en el Belén de la Plaza del Seminario. Ya este miércoles, día 5, los Reyes realizaron un primer recorrido en coche por los barrios rurales. Por la tarde, el recorrido fue diferente, dejando fuera las calles más estrechas y cruzando por las más amplias. Entre ellas, la calle Castellón, próxima al Hospital Obispo Polanco, para que los Reyes pudieran repartir su magia también a las y los peques hospitalizados. En total, más de 500 personas dieron vida a esta cabalgata.

En Uesca, una colorida cabalgata por el centro de la ciudad, seguida por miles de personas, dio paso al saludo de sus Majestades desde la plaza de toros, pidiendo a las y los más peques que sigan siendo "tan buenas como hasta ahora" y prometiendo no dejar carbón "por haber protegido este año" a madres, padres, abuelas y abuelos. Bajo la dirección artística de Alfonso Palomares, de la compañía Lagarto Lagarto, 75 personas formaron parte de la comitiva, en la que no faltaron los grupos de animación, que arroparon a las tres carrozas desde las que Melchor, Gaspar y Baltasar, en compañía de sus pajes, fueron el centro de atención de todas las miradas. Con un recorrido 250 metros más largo del habitual para evitar aglomeraciones y que el público pudiera mantener mayores distancias, la cabalgata partió de la avenida de Monreal para poner su punto y final en la plaza Santo Domingo, desde donde los Reyes Magos se trasladaron hasta la plaza de toros. Allí se celebró un espectáculo dirigido por Jesús Arbués, de Producciones Viridiana, que contó con la animación de Circo La Raspa y los villancicos de María Pardo y Los Lambreños. Además de las más de 3.000 personas que entraron a la plaza de toros, el mensaje de los Reyes Magos fue seguido en directo por cientos de personas a través de la página web y las redes sociales municipales.

En l'Aínsa cuatro carrozas, una de ellas cargada de regalos, partieron del Polígono Industrial para recorrer los barrios de Banastón, Partara, el cruce de carreteras y la Villa Medieval. En su trayecto saludaron y lanzaron caramelos a las familias que esperaban pacientes el paso de la comitiva por las diferentes calles de la localidad del Sobrarbe. Previamente, una veintena de familiares y alumnado del colegio Asunción Pañart habían trabajado duro decorando las carrozas, y cerca de una decena de chavales y chavalas de quinto de primaria acompañaron a Sus Majestades ataviados para la ocasión ayudando en el reparto de las golosinas. En colaboración con la Asociación Cultural La Morisma y con la brigada municipal, el evento se desarrolló sin incidencias hasta acabar en la Plaza Mayor. Por segundo año consecutivo y como medida de prevención de contagios, los Reyes Magos no pudieron entregar ningún regalo personalmente, como tradicionalmente se hacía en la Iglesia, ni tampoco detenerse en las calles con el fin de evitar aglomeraciones. No obstante, las y los pajes aseguraron a la organización ser conocedores de todas y cada una de las direcciones de las y los pequeños habitantes del municipio y garantizado que esta noche, mientras dormían, los esperados regalos serían depositados en sus respectivos hogares. Por otra parte, y con el fin de que ningún peque se quede sin regalos la noche más mágica del año, el servicio social de base y el ayuntamiento se habían puesto en contacto con los Reyes Magos para que las familias con necesidades recibieran también sus merecidos detalles navideños. En total, y gracias a la donación de Cáritas Sobrarbe, ocho menores han recibido sus presentes. La iniciativa, que lleva tres años en funcionamiento, garantiza nuevamente que la alegría y las sorpresas se repartan equitativamente por todas las casas del municipio.

Alcanyiz recibió a los Reyes Magos con la cabalgata más larga y luminosa de los últimos años. La ampliación del recorrido para este 2022 ha permitido a vecinas y vecinos participar de un bonito espectáculo, un pasacalles de estilo carnavalesco con nuevas animaciones y carrozas, sin que se produzcan grandes aglomeraciones. Durante el recorrido participaron una docena de grupos y colectivos, locales y venidos de otros lugares, que pusieron una nota de color, ambiente, música y teatro para todos los públicos, amenizado por el grupo de batucada Alcabatuk. Las niñas, niños y niñes disfrutaron de la visita de sus Majestades, que también se dejaron ver en Valmuel y Puigmoreno donde repartieron sonrisas, cariño e ilusión.

Aunque este año Melchor, Gaspar y Baltasar no realizaron la tradicional Llegada Oficial a Zaragoza, como en ediciones anteriores, para evitar la aglomeración de gente en un punto concreto de la ciudad, la cabalgata sí que regresó en su recorrido habitual con 25 recreaciones artísticas y un itinerario de 3,2 km de distancia. El hinchable de la Estrella de Oriente, de 12 metros de largo, con K de Calle, abrió un pasacalles de ensueño, teatro, luz, humor y música que contó con menos participantes para garantizar las medidas sanitarias. En concreto se redujo a la mitad -190 artistas, los Reyes Magos y su séquito de 27 personas-, una cifra lejana de las 420 que han llegado a actuar en las cabalgatas del pasado. El recorrido continuó con las y los carteros reales de la PAI, el Señor Tornavís de Xarxa Teatre, personajes fantásticos infantiles de Opakart, las Ocas de los Títeres de la Tía Helena, la marioneta gigante de Tomasa la Charradona, Fiers a Chevals de la compañía francesa Des Quidams, una marioneta gigante y musical con Caleidoscopio, los Bichos de Coscorrón, la carroza de la Magia con Civi Civiac, los hinchables de la compañía gala Plasticients Volants, la carroza cañón con proyecciones de Hacedor de Proyectos, Dixie Rue del Percebe, la carroza de Melchor, la Banda del Canal, la carroza de Gaspar, la Orquesta de las Esquinas, la carroza de Baltasar, la carroza de Juguetes de Binomio Teatro, y la Locomotora del Carbón de Almozandia. Partiendo desde el Colegio Joaquín Costa, el desfile mágico, que encandiló a miles de peques, acompañados por sus mayores, recorrió el paseo de María Agustín, paseo de Pamplona, plaza de Aragón, paseo de la Constitución, paseo de la Mina, plaza de San Miguel, Coso, plaza de España, calle Alfonso I y plaza del Pilar, donde los Reyes Magos leyeron un manifiesto en el balcón del Consistorio con un mensaje claro: ningún niño, niña y niñe sin regalo.

Fotos: Daniel Marcos (AZ)

Los Reyes Magos también desfilaron este miércoles en Tarazona, con más de 300 personas formando la comitiva real de seis carrozas, con la Banda y los Gaiteros encargados de nuevo de poner la música al recorrido junto a tres DJ’s. En Monzón y Balbastro se diseñaron rutas alternativas a las habituales para garantizar la seguridad de las personas asistentes. En Calatayud, el tren fue el medio que eligieron sus Majestades para acercarse a visitar a las y los más peques.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies