"Los queremos a tod@s"

Artículo sobre la propuesta Sumando Podemos de Maru Díaz y Román Sierra, miembros del equipo Sumando Podemos.

Imagen del acto central de Podemos en Zaragoza durante la campaña para las europeas.
Imagen del acto central de Podemos en Zaragoza durante la campaña para las europeas.

Diez meses atestiguan lo que empezó como un sueño de gente que quería volver a dar el paso a reapropiarse de sus vidas. Lejos parece que quedan esas tardes de invierno donde la noción de círculo comenzaba a encarnarse por rincones inhóspitos de todo el territorio, como verdaderos brotes verdes del cambio de la resignación por esperanza. Qué lejos queda hoy todo eso a la luz de una Asamblea constituyente de un partido que está en boca de todos. Nacimos para ganar y en estos días somos el centro de mira de cómo construir una propuesta ganadora. Las dudas, debates y conversaciones de esos primeros meses de gestación hoy encarnan propuestas que encabezan titulares, que llenan tertulias y que alimentan la devoradora máquina mediática. Pero hay algo que no ha quedado lejos de todos esos días: la capacidad de entender que construir algo nuevo implica aprender que la confrontación dialéctica y el debate no nos hacen tambalear sino crecer desde la heterogeneidad y pluralidad constructiva que hace emerger ideas más ricas tras la discusión.

Hoy somos unos cuantos los que apostamos por una propuesta organizativa, Sumando Podemos, que consideramos que recoge mejor lo que es Podemos y lo que le ha hecho llegar hasta aquí. Esta situación ha sido mal entendida como una lucha de espacios de poder, cuando realmente sólo muestra una pugna oxigenadora de ideas entre gentes que han aprendido a hablarse de nuevo y sentarse a discutir. La pluralidad de propuestas que estamos viviendo estos días tan sólo es la prueba de la capacidad enorme de empoderamiento de las gentes en este nuestros proceso. Y la posibilidad de rebatir, mostrar y aclarar las líneas fuertes de nuestros borradores, el signo de que estamos preparados para hacer política.

Nuestra idea de que “estamos preparados para hacer política” se alimenta de las miles de personas que durante estas últimas semanas se han reunido en sus barrios y ciudades a debatir y redactar durante horas borradores éticos, políticos y organizativos. El germen del 15M funcionó y comienza a dar sus frutos. La rabia y el deseo de cambio se canalizan en propuestas que son el reflejo más fidedigno del éxito del empoderamiento.

Y esto no queremos pararlo. Es justo lo que motiva a la propuesta organizativa Sumando Podemos: no parar ni cambiar lo que lleva meses funcionando. Queremos seguir aprovechando la energía de toda esa gente movilizada desde las bases y que lleva meses creyendo que en la construcción del mañana hacen falta sus manos y sus voces. Que llevan meses empujando detrás del carro mediático, asumiendo su necesidad pero sin perderse entre sus luces. Que no quieren cambiar a todos sus líderes por uno solo, puesto que se han acostumbrado a cenar, comer y levantarse con todos ellos, y porque creen que la pluralidad de sus caracteres es la que hace que sean imbatibles frente a sus adversarios mediáticos.

Sin embargo, la gran mayoría que habla, debate, y vota sobre este proceso aún no ha dado el salto de participar activamente en Podemos, más allá de su voto, y ese es uno de los retos fundamentales que tiene Podemos y así lo entendemos desde Sumando Podemos. Crear Poder Popular, lugares comunes desde dónde rescatar la política de las manos de los de arriba.

Para ello desde Sumando Podemos los queremos a tod@s: al que deja sin argumentos a la casta en el prime time y al que sabe las respuestas ante las problemáticas del barrio porque las vive en sus carnes. Al que lleva luchando años en la movilización de las mareas y al que sus condiciones de precariedad o dependencia le impiden dedicarle todo el tiempo que desearía. Queremos sacar las propuestas de las aulas universitarias y sus idearios a la calle, sí, pero también que la calle y sus verdades entren en las aulas. Queremos asegurar el éxito dialéctico que dará tener en primera fila a los mejores oradores y comunicadores, pero también sacar a la luz el intelecto general de las bases a la hora de organizar y gestionar los órganos ejecutivos de nuestro partido.

Y sobre todo, apostamos por el consenso como forma atrevida de afrontar las escisiones, controversias y decisiones políticas a las que de aquí en adelante debamos enfrentarnos. Tenemos una larga tradición de falta de diálogo político a las espaldas, de confrontaciones enquistadas por falta de arrojo en la transacción de opiniones. Hemos vivido demasiados asaltos a cielos que al final nunca estuvieron ahí, que no llegaron porque nunca fueron aquello que prometían. Esta vez, no creeremos en nada más allá de la certeza del cielo que seamos capaces de construir entre todos.

Hay opiniones que consideran que el modelo de Claro Que Podemos es necesario en estos momentos para ir hacia el de Sumando Podemos, eso sí, después de las elecciones generales. Sin embargo, lo que se está definiendo es una forma de aplazar un debate, incluso para cerrar dicha oportunidad para siempre, ya que no existe ninguna evidencia para pensar que un modelo organizativo sea más eficiente que otro, y la historia de las organizaciones políticas nos muestra lo dificil que es quitarle poder a un órgano, una vez constituido. Es decir, ese momento en el que se apela a unas mejores circunstancias puede que no llegue nunca si lo estamos esperando, si no lo cogemos ya y lo provocamos.

Otro de los puntos de debate lo hemos encontrado entre la figura de un único secretario general. Nuestra propuesta cambia hacia una portavocía coral de tres personas que sean la voz de Podemos. Hasta ahora, Podemos ha funcionado con una portavocía plural que ha enriquecido y llenado de matices las intervenciones, todas ellas acordes a una líneas políticas comunes y por supuesto coordinadas, dando voz a la pluralidad de una organización tan amplia.

El debate sobre la figura del secretario general, por desgracia, se ha convertido en un falso debate sobre la figura de Pablo Iglesias. Nadie ha dudado de su papel principal y fundamental para Podemos. Pablo Iglesias es un militante ejemplar y como tal, aceptaría el papel que le de la gente, el cual seguramente será el de dirigir el asalto a las instituciones del Régimen.

En Sumando Podemos, además, proponemos que todos los órganos sean elegidos por la gente, incluído el Equipo Coordinador que en el caso de Claro Que Podemos es elegido y revocado por el Secretario General, lo que quiere decir que la pluralidad, si es que se llega a dar, será una cuestión de generosidad personal y no una norma. Esto lo entendemos como un verdadero riesgo para la democracia.

Por último, una de las cuestiones menos debatidas y que desdeSumando Podemos creemos central es que hemos plasmado en nuestro borrador que existe una forma eficaz y clara de financiación de los círculos, de flexibilidad a la hora de elevar propuestas, de revocar cargos y decisiones, en definitiva de crear las condiciones materiales para una participación real desde abajo hacia arriba. No creemos que tengamos que elegir entre eficacia y democracia cuando podemos tener las dos, igual que no creemos que debamos elegir entre activistas y líderes, o entre militantes y votantes de salón. Los queremos a tod@s, pues sólo con un proyecto que nos incluya a tod@s seremos capaces de estar a la altura del cambio que la coyuntura nos exija.

Artículo sobre la propuesta Sumando Podemos de Maru Díaz y Román Sierra, miembros del equipo Sumando Podemos | Para AraInfo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies