Los mossos atacan la redacción del semanario La Directa

LA DIRECTA | Cargas, barricadas y carreras en la avenida San Antonio y la calle de Sants durante la manifestación contra el desalojo de Can Vies. Una unidad móvil de TV3 quemada por un grupo de manifestantes en la calle Joan Güell. Mientras tanto, decenas de manifestantes se protegen de las cargas en los callejones del casco antiguo del barrio. En la calle Riego mucha gente caminaba tranquilamente, todavía no había disturbios. Dos furgones de la Brigada Móvil, encabezados por la unidad 0071 avanzaron porra en mano desde la calle de Sants, cruzaron la plaza Huesca y llegaron ante la …

Foto: La Directa
Foto: La Directa
Foto: La Directa

LA DIRECTA | Cargas, barricadas y carreras en la avenida San Antonio y la calle de Sants durante la manifestación contra el desalojo de Can Vies. Una unidad móvil de TV3 quemada por un grupo de manifestantes en la calle Joan Güell. Mientras tanto, decenas de manifestantes se protegen de las cargas en los callejones del casco antiguo del barrio.

En la calle Riego mucha gente caminaba tranquilamente, todavía no había disturbios. Dos furgones de la Brigada Móvil, encabezados por la unidad 0071 avanzaron porra en mano desde la calle de Sants, cruzaron la plaza Huesca y llegaron ante la redacción de la Directa.

Los agentes golpearon a algunos peatones y se dirigieron hacia la puerta de la redacción de este medio y hacia la puerta de la librería La Ciudad Invisible [ubicada justo al lado]. Ante las claras intenciones de los policías de entrar en el local se puso en marcha el motor de la persiana para bajarla, pero los agentes  forzaron la persiana hacia arriba para impedirlo.

Uno de los antidisturbios rompió la vidriera a golpe de porra y los cristales impactaron en la cara de un colaborador en tareas de distribución de la Directa que estaba dentro del local. Ha tenido que recibir asistencia médica para sacarle los vidrios que se le quedaron clavados en la cara y el tórax. Otra persona ha sufrido una herida más leve por un corte. Al ver que la puerta no se abría los policías se han retirado paulatinamente de nuevo hasta la calle de Sants. En una segunda carga, diez minutos después, cuando la redacción ya estaba protegida con las persianas bajadas, una periodista de la Cadena Ser también fue agredida por los agentes a las puertas del local.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies