Mundo

Los exdirigentes del BBVA no comparecerán en el Congreso por el espionaje encargado a Villarejo

Así lo han decidido los representantes de PSOE, PP y Ciudadanos en la Mesa del Congreso, rechazando la propuesta de Unidos Podemos, al entender que el control parlamentario debe estar dirigido al Gobierno en ejercicio
| 23 enero, 2019 17.01
Los exdirigentes del BBVA no comparecerán en el Congreso por el espionaje encargado a Villarejo
Francisco González.

La Mesa del Congreso rechazaba este martes admitir a trámite de las peticiones de Unidos Podemos para llamar al Congreso tanto a la exvicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, como a los ex dirigentes del BBVA, Francisco González y José Ignacio Goirigolzarri, por el espionaje encargado en su día al comisario José Manuel Villarejo, que afectó a altos cargos de los gobiernos de Zapatero.

Las solicitudes de comparecencia se registraron la pasada semana tras ser publicadas noticias sobre las escuchas que grabó el comisario José Manuel Villarejo por encargo del BBVA en 2005, cuando la constructora Sacyr trataba de tomar el control del banco. Según la información publicada por Moncloa.com, se pincharon cerca de 4.000 teléfonos y se intervinieron más de 15.000 llamadas de miembros de Gobierno, empresarios, instituciones y periodistas.

La trama no dejaba títere con cabeza llegando incluso a investigar a la Casa Real, que desde la directiva del BBVA consideraban que podía apoyar el golpe que hundiría al BBVA. Pero el Rey emérito no fue la única víctima de las escuchas, que se extendieron al gobernador del Banco de España Jaime Carruan; al presidente del Banco Santader –entidad que obtneía el mayor beneficio en caso de caída del BBVA, al ver eliminado a un competidor–, Emilio Botín; al expresidente del BBVA, Emilio Ybarra; y al expresidente del gobierno, Felipe González.

En una de las conversaciones, la entonces vicepresidenta del Gobierno habla con un directivo del Banco Santander sobre el caso de las cesiones de crédito que afectaba a su entonces presidente, Emilio Botín, y le adelantó que ese tema se iba a arreglar; de hecho, el caso fue finalmente archivado al no acusar la Fiscalía. Por ese motivo Izquierda Unida exigió hace unos días la comparecencia de Fernández de la Vega, que actualmente preside el Consejo de Estado.

Por otro lado, Podemos reclamó también la comparecencia de quienes entonces dirigían el BBVA: Francisco González, que dejó la presidencia y ocupa un puesto honorario; y José Ignacio Goirigolzarri, que era consejero delegado y que actualmente preside Bankia. Pero los representantes de PP, PSOE y Ciudadanos en la Mesa del Congreso rechazaban tramitar esas peticiones de comparecencia.

Los tres partidos entienden que el control parlamentario debe estar dirigido al Gobierno en ejercicio y no a antiguos altos cargos como Fernández de la Vega, ni a responsables de entidades privadas que ni siquiera están obligados a comparecer, salvo que les llame una comisión de investigación.

Zapatero ve “muy grave” y pide “consecuencias” para la actuación de Francisco González

Por su parte, el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero ha pedido este miércoles que el caso de espionaje a varios miembros de su gobierno tenga “consecuencias”. En su opinón, es “muy grave” la actuación de Francisco González, por entender que alguien con tanto poder como el presidente de un banco debe actuar bajo las reglas propias de una democracia y con decencia.

Zapatero se ha mostrado partidario de abrir un debate sobre cómo operan las grandes corporaciones en el Estado español y ha esperado que también el Banco Central Europeo inicie una reflexión tras el espionaje encargado por el BBVA a miembros de su gobierno.

En un acto público, el expresidente se ha declarado “estupefacto” e “indignado” por las informaciones que apuntan a que el banco, en los tiempos en que lo presidía Francisco González, contrató a una empresa del excomisario José Villarejo, hoy en prisión, para que espiara a través de supuestas escuchas telefónicas a miembros del Gobierno de Zapatero para defenderse de una operación hostil contra la entidad.

El expresidente considera “muy grave” que Francisco González empleara esas prácticas porque el sector privado, al igual que el público, ha de comportarse de manera acorde a los principios y reglas de una sociedad democrática.
 

23 enero, 2019

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR