Los bomberos de la DPT desinfectan la residencia de mayores “Casa Familiar La Inmaculada” de Burbáguena

En una acción coordinada con el Gobierno de Aragón en la que han participado 11 efectivos de los parques de Calamocha, Teruel y Alcanyiz, los bomberos de la DPT han desinfectado las instalaciones.

Efectivos del Servicio de Prevención y Extinción de Incendios de la Diputación de Teruel se han desplegado hoy en la residencia de ancianos “Casa Familiar La Inmaculada” de Burbáguena para desinfectar sus instalaciones. El centro sufre un brote de COVID-19 que acumula 63 contagios, entre residentes, trabajadores y trabajadoras, y 5 personas fallecidas. La actuación, en la que han participado 11 efectivos de los parques de Calamocha, Teruel y Alcanyiz, se ha realizado con la aprobación del Gobierno de Aragón.

El vicepresidente de la Diputación de Teruel, Alberto Izquierdo, ha estado ante las puertas del complejo residencial junto con el alcalde de Burbáguena Joaquín Peribáñez, para apoyar al operativo del cuerpo de bomberos y mostrar la solidaridad de la institución con los afectados por este brote, el más numeroso de las comarcas del sur del país.

“El servicio de bomberos está dando un ejemplo, en mi opinión, a nivel nacional. Un servicio cercano que está donde se le necesita, con desinfecciones realizadas de forma voluntaria fuera de su horario de trabajo. Además acompaño al alcalde de Burbáguena, que no ha parado de llamarnos, preocuparse, estar encima de la situación“ ha dicho Alberto Izquierdo antes de anunciar que los bomberos de la DPT seguirán haciendo desinfecciones en coordinación con el Gobierno de Aragón y atendiendo en lo posible las peticiones de los alcaldes y alcaldesas.

El Vicepresidente ha apuntado también que la Diputación de Teruel apoya la gestión realizada por el Gobierno de Aragón, el Ayuntamiento de Burbáguena “y también de los trabajadores de la residencia, de todas las residencias de Aragón y de España, que han hecho un trabajo ejemplar, están lidiando con una situación que no se conocía y son un ejemplo de trabajo y dedicación”.

En el operativo desplegado hoy, los bomberos de la Diputación de Teruel se han dividido en varios equipos de dos personas para llegar a todos los espacios tanto del interior como del exterior de edificio. Han pulverizado con una mezcla de agua en hipoclorito sódico en la concentración que ha marcado el departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón.

El coordinador de la actuación, el subjefe de intervención del Parque de Calamocha Raúl Robles, ha señalado que “se rocían los objetos susceptibles de contaminación, especialmente donde hay más contacto físico, y se deja que actúe unos 10 minutos para después aclarar con un paño humedecido generosamente con agua y proceder inmediatamente a su secado con papel o similar”.

Antes de comenzar con el procedimiento de desinfección, se ha instalado una zona de descontaminación. Los bomberos han estado equipados con botas impermeables, un traje nivel II, guantes de nitrilo interiores y otros exteriores químicos, gafas o pantalla de protección y mascarillas FFP3 o casco F2.

Más de 50 desinfecciones durante la pandemia por COVID-19

Desde el inicio de la pandemia del COVID-19, el Servicio de Extinción de Incendios de la Diputación de Teruel ha realizado más de 50 desinfecciones, sobre todo en centros de salud, residencias de mayores y calles y zonas comunes especialmente sensibles al contagio del COVID-19. Además, en comarcas como Gúdar-Javalambre y Cuencas Mineras, los bomberos coordinaron el trabajo de los voluntarios así como del personal municipal que realizó tareas de desinfección en las pequeñas localidades, utilizando vehículos cedidos por la institución provincial.

Las desinfecciones que realizaron directamente los bomberos comenzaron en abril en centros de salud y residencias de mayores de las comarcas del sur en las que se detectaron casos de coronavirus y por tanto su limpieza era más urgente. El trabajo se realizaba siguiendo las indicaciones del Centro de Coordinación Operativa (CECOP) del Gobierno de Aragón, para asegurar la mayor eficacia de todos los servicios de emergencia que operaban en estas comarcas.

En estas tareas se han implicado bomberos de los cuatro parques de las comarcas del sur del país -Teruel, Alcanyiz, Calamocha y Montalbán-, que han realizado esta labor de manera voluntaria, fuera de su cuadrante de trabajo. Responden a las demandas de los propios municipios o centros sanitarios o residenciales, la valoración profesional de las necesidades que hace el servicio y la aprobación del Gobierno de Aragón.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies