Política

Los Ayuntamientos de la Cinca Baixa firman un manifiesto de apoyo a las familias fruticultoras

El desafío de la globalización, el cambio de modelo de negocio del sector agrario, y algunas decisiones sociopolíticas tomadas a nivel europeo, han puesto en grave riesgo al motor económico de muchas zonas y comarcas de Aragón
| 14 enero, 2020 18.01
Los Ayuntamientos de la Cinca Baixa firman un manifiesto de apoyo a las familias fruticultoras
Un agricultor recoge melocotones. Foto: Joaquín Terán.

La Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón, UAGA-COAG; Asaja; Upa, Plataforma en Defensa de la Fruta Dulce; y alcaldes de los ayuntamientos de la Comarca Bajo Cinca, se reunieron el 10 de enero, en Fraga, para firmar un manifiesto de apoyo a los productores de fruta dulce.

Los y las fruticultoras arrastran desde hace 5 años una crisis por culpa de los bajos precios que está poniendo en jaque la viabilidad de sus explotaciones agrícolas. El desafío de la globalización, el cambio de modelo de negocio del sector agrario, y algunas decisiones sociopolíticas tomadas a nivel europeo, han puesto en grave riesgo al motor económico de muchas zonas y comarcas de Aragón, y también de Catalunya. Por ese motivo, las organizaciones sindicales han solicitado a los ayuntamientos su apoyo para reclamar, a la administración aragonesa, estatal y europea, ayudas que acaben con la grave situación económica que están sufriendo los y las productoras de fruta, y que ponga fin a la sangría de ceses de actividad.

La crisis que comenzó con decisiones políticas como el veto ruso a los productos hortofrutícolas europeos o los acuerdos bilaterales de libre comercio, se ha hecho ya tan profunda que está destruyendo el tejido socioeconómico de las zonas punteras tanto en la producción de fruta de calidad, como en innovaciones agrícolas.

El manifiesto señala que la fruta supone mucho más que un negocio en el medio rural. Es la base de un modelo socioeconómico de creación y reparto de la riqueza gracias a la existencia de pequeñas explotaciones, que con su rentabilidad han contribuido a la re-inversión en sus negocios y a la atracción de otras inversiones en el territorio.

“Por tanto, si el modelo basado en explotaciones frutícolas familiares desaparece, desaparecerá también el tejido económico y social de muchos pueblos, y la población tendrá que desplazarse a otras zonas. El sector frutícola tal y como lo conocemos es la mejor garantía de supervivencia de nuestros pueblos”, señalan desde UAGA.

14 enero, 2020

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR