Movimientos  Mundo

“Los acuerdos de paz de Dayton impusieron en los Balcanes unas fronteras étnicas que antes no existían”

EXTRAMURS | Queralt Gómez | ¿Los acuerdos de Dayton trajeron realmente la paz en Bosnia? Extramuros publica una entrevista del blog #Contextos con el politólogo especializado en Relaciones Internacionales Ignasi Torrent, que ha estudiado ampliamente el escenario posbélico de los Balcanes en el European Center for Minority Issues de Flensburg, Alemania. El septiembre de ahora...
| 30 septiembre, 2013 08.09
Memorial en record a les víctimes de Srebrenica. Foto: Alba García Moya

Memorial en record a les víctimes de Srebrenica. Foto: Alba García Moya

EXTRAMURS | Queralt Gómez | ¿Los acuerdos de Dayton trajeron realmente la paz en Bosnia? Extramuros publica una entrevista del blog #Contextos con el politólogo especializado en Relaciones Internacionales Ignasi Torrent, que ha estudiado ampliamente el escenario posbélico de los Balcanes en el European Center for Minority Issues de Flensburg, Alemania.

El septiembre de ahora hace 20 años la región de los Balcanes se encontraba en pleno conflicto armado. La guerra había empezado el abril del 1992 y se alargaría hasta noviembre del 1995 en que se firmarían los acuerdos de paz de Dayton. El pacto representó el fin de un conflicto que había provocado miles de muertos y la peor masacre en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, la de Srebrenica.

¿Qué han representado, haciendo retrospectiva, los acuerdos de Dayton?

Fueron la solución para acabar con la violencia directa pero los años han demostrado que no fue un acuerdo de paz pensado a largo plazo. Simplemente era necesario acabar una atrocidad que se estaba cometiendo. Por mí, el principal problema es que representa la institucionalización de una diferencia étnica. Antes del estallido de la violencia no diré que no existiera, pero no era tan importando cómo, por ejemplo, las diferencias socioeconómicas. Dayton pone unas fronteras étnicas que antes no existían y creo que no es consecuente con la complejidad que ha generado el conflicto. Simplemente intenta separar los combatientes con fronteras. Esto se ha visto que no ha tenido frutos: no ves violencia directa pero tienes países casi fallados o en quiebra permanente, como es Bosnia.

Pero esto es un tema sobre todo económico

Es un tema socioeconómico. El principal motivo de la quiebra de Bosnia, si se puede hablar de Bosnia como Estado fallido, es la corrupción, que impide que se pueda desarrollar socioeconómicamente, impide que haya grandes inversiones porque todo el capital extranjero que entra es corrompido de alguna manera. Creo que *Dayton en cierto modo es muy culpable de esto.

¿De la corrupción?

Si, de alguna manera, porque Dayton es responsable que ahora haya estados étnicamente separados, y esto hace que se agrande de forma ridícula la administración pública y la clase política. Por ejemplo, Bosnia tiene más de 100 ministerios. Además, actualmente las élites políticas de Bosnia gobiernan según su cuota étnica, esto genera que no haya un reparto equitativo de la riqueza sino que sea un reparto étnico, totalmente clientelista. En parte Dayton tiene culpa de esto porque no facilita una reconciliación.

¿Crees que se puede llegar a hablar de conflicto latente, todavía?

Creo que sí, podemos hablar de violencia estructural. Pero hay una cosa que no había en 90 antes de que estallara la guerra: el miedo. La gente, por encima de todo, no quiere volver a vivir el que vivieron. Esto lo tienen clarísimo. Pero está claro, este miedo también los impide dar pasos adelante para reformar las cosas y acaba siendo un pescado que se muerde la cola.

¿Los acuerdos de Dayton preveían el regreso de los desplazados?

Sí, pero este es otro aspecto fallado de Dayton. Durante la guerra, un 25% de la población de Bosnia fueron desplazados, la mayoría internos pero también muchos marcharon al extranjero, y los acuerdos de paz preveían que pudieran volver a sus pueblos. Pero la misma realidad que provoca Dayton, que crea dos estados separados étnicamente, hace que no todos puedan volver porque se sienten incómodas, puesto que los pueblos han quedado étnicamente homogeneizados.

Visto así, parece que es imposible que haya reconciliación. ¿Cómo se ha trabajado esto en el ámbito institucional?

En su momento hubo una iniciativa para establecer en Bosnia una comisión de la paz y la reconciliación. Se hizo una propuesta de ley que se presentó en el parlamento de Bosnia pero finalmente no salió adelante y todavía hoy en día la comisión no se ha constituido. Además, cuanto más tiempo pasa, más difícil es aclarar las cosas, porque pierdes protagonistas Y la memoria de la gente no es la misma. Pero el hecho que pase tiempo y que sea más difícil constituirla no quiere decir que sea menos importante, porque las generaciones futuras seguirán teniendo este sentimiento. La plataforma que impulsó la creación de la comisión todavía sigue luchando porque se constituya pero no parece que se tenga que llegar a hacer, hay presiones muy fuertes de Serbia y de Croacia porque no se haga.

¿Por qué no salió adelante?

Una de las excusas que se dio es que esta comisión entorpecería el trabajo del Tribunal Penal Internacional.

¿Crees que sería así?

No, porque mientras un tribunal penal internacional tiene un trasfondo totalmente judicial y penalti, la comisión de la verdad y la reconciliación tiene un sentido mucho más psicológico, mucho más humano, de cura de heridas; tiene mucho que ver con la psicología social. Implica seguir un proceso de reconciliación, es decir, seguir los cuatro principales procesos: la verdad, aclarar los hechos por parte de los protagonistas; el reconocimiento de culpa; el perdón y finalmente la reparación.

Y aparte de la comisión, ¿Cómo se está trabajando desde la sociedad civil la reconciliación?

Ante la imposibilidad de institucionalizar un proceso de reconciliación la sociedad civil se ha tenido que mover muchísimo. Hay un caso muy guapo y paradigmático que es el de Prijedor y Sanski Mosto, dos pueblos que quedaron un a cada banda de la frontera de la república Srbska y dónde, antes de la guerra, cada uno de los grupos étnicos representaba entre el 40 y el 60 % de la población. Después del conflicto y con los acuerdos de Dayton, Sanski Mosto se convirtió en un pueblo de mayoría musulmana y Prijedor de mayoría serbia. En esta zona, la ONG norteamericana Karuna Center for Peacebuilding, alertados por una vecina de Sanski Mosto, preparó un programa de reconciliación que consistía al hacer unos talleres de diálogo entre ciudadanos que habían sido conviviendo en la misma ciudad hasta el estallido de la guerra. Inicialmente empezaron a hacer los talleres con grupos de mujeres, la mayoría ya se conocían porque habían sido vecinas. En los talleres los hacían explicar las experiencias que habían vivido las familias durante la guerra. Y es espectacular, hay episodios muy bonitos y muy duros.

Fue una iniciativa que tuvo mucho de éxito y las mismas mujeres que habían participado pidieron que se implementara un programa similar por el profesorado. A partir de aquí, se elaboró el Diacom Project, que se trata de un programa basado en diálogos entre educadores de las dos comunidades, tanto de una ciudad como de la otra, con el objetivo que transmitan a sus alumnos la experiencia.

Y en cuanto al juicio, ¿Qué importancia crees que tiene juzgar a los ideólogos del conflicto y no a los soldados que ejecutan las órdenes?

Es fundamental, tiene mucho que ver con el proceso de reconciliación, podríamos considerarlo como uno de los pasos, el de la reparación. Creo que tiene sobre todo una importancia simbólica: la víctima tiene que ver como el culpable es castigado. Cuando se puso en marcha el tribunal, en primera instancia se decidió empezar a juzgar los de bajo de todo. Pero enseguida se dieron cuenta que era inabarcable y decidieron encausar a Mldaic, Karadzic, Milosevic… Esto tiene mucho más peso simbólico y se incrementa la importancia del proceso. Pero actualmente está cambiando de nuevo la tendencia. Esto es porque algunos sectores, sobre todo en Europa y en los Estados Unidos, creen que los juicios están haciendo que no se avance en el proceso de resolución del conflicto. Personalmente creo que no es cierto, primero se tiene que juzgar, pero si hay esta tendencia es porque creen que juzgar a los líderes y a los ideólogos puede crear precedentes por otros conflictos, fuera de los Balcanes, donde también se podrían traer procesos judiciales en contra de responsables políticos, por ejemplo Irak. Esto marcaría un precedente que no interesa en los Estados Unidos.

¿Es un proceso contaminado?

Totalmente. Uno de los grandes problemas que se han dado en el proceso de resolución del conflicto de los Balcanes es que la comunidad internacional siempre ha actuado con la lógica de la comunidad internacional y no con una lógica interna. La EUFOR, presente en Bosnia desde el 2004 sustituyendo la misión de la OTAN, tenía una misión basada en los intereses por la seguridad de la Unión Europea en ninguna parte de fomentar la creación de mecanismos regionales de seguridad. La sociedad balcánica ha tenido un papel muy flojo en el tribunal, se ha intentado resolver el proceso de los Balcanes sin la sociedad de allá. Esto ha demostrado que es totalmente erróneo. Lo que se tiene que hacer es dar el poder a la población para que coja el mando del proceso de reconciliación.

30 septiembre, 2013

Autor/Autora


Vimeo
Ocurrió un error. Comprueba que el id 1756922 corresponde a un 0 y que existe.
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR