Ley de Lenguas: Llamar a las cosas por su nombre

La torpeza del Gobierno PP-PAR, al presentar su borrador sobre la Ley de Lenguas de Aragón, roza el surrealismo y la más estricta estupidez. Es surrealista conjugar términos para designar realidades culturales y lingüísticas que histórica y científicamente tienen ya una denominación: aragonés y catalán. Y es estúpido hacerlo porque denota odio, miedo y falta de respeto hacia Aragón y los y las aragonesas. Desde CHA hemos defendido siempre la pluralidad lingüística de Aragón y hemos entendido que lo que se habla en el norte de Aragón es aragonés y lo que se habla en el este es catalán. Ahora …

José Luis Soro. Foto: CHA

La torpeza del Gobierno PP-PAR, al presentar su borrador sobre la Ley de Lenguas de Aragón, roza el surrealismo y la más estricta estupidez. Es surrealista conjugar términos para designar realidades culturales y lingüísticas que histórica y científicamente tienen ya una denominación: aragonés y catalán. Y es estúpido hacerlo porque denota odio, miedo y falta de respeto hacia Aragón y los y las aragonesas.

Desde CHA hemos defendido siempre la pluralidad lingüística de Aragón y hemos entendido que lo que se habla en el norte de Aragón es aragonés y lo que se habla en el este es catalán. Ahora no. Con esta ley, surgida de la sinrazón y el analfabetismo, al aragonés y al catalán se les va a denominar modalidades lingüísticas. Han abierto la caja de Pandora. Porque del mismo modo que el aragonés y el catalán dejan de nombrarse como tales y pasan a llamarse modalidades lingüísticas, por qué no pasamos a llamar al castellano aragonés occidental. Los juegos de palabras son muchos.

Pero ante esta ley, que se han sacado de debajo de la chistera y con muy poca magia, hay más cuestiones. Por un lado la intolerancia del gobierno PP-PAR que ha incumplido sistemáticamente una Ley en vigor aprobada en 2009 (como hizo también el anterior gobierno PSOE-PAR), y que reconocía esa realidad trilingüe, algo que en 1997 tanto PP como PAR reconocieron junto al resto de fuerzas políticas en el Dictamen sobre política lingüística, aprobado por las Cortes de Aragón sin ningún voto en contra. Y, por otro lado, está esa ola que desde Madrid quiere barrer todo lo que sea Aragón y aragonesismo. Y al paso que van, se cargan Aragón. Lo matan y mañana nos dirán que nunca fuimos ni historia, ni identidad, ni país. Es delirante intentar negar la realidad, porque la realidad se impone y se impone con su nombre y con todas sus letras, que en este caso son: aragonés y catalán.

José Luis Soro (Presidente de CHA) | Para AraInfo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies