Las personas trans podrán cambiar su nombre en el registro sin tener que demostrar “disforia de género”

Así lo ha publicado el Boletín Oficial del Estado (BOE) en el que se explica que este cambio responde a una concepción de la transexualidad no patologizante y respetuosa con la autonomía y libertad de cada persona

Concentración en Zaragoza de la Plataforma 28J. Foto: @arainfonoticias

Los registros civiles deberán atender las peticiones de cambio de nombre de los y las menores transexuales cuando “el solicitante declare que se siente del sexo correspondiente” a la denominación solicitada. Así lo ha publicado el Boletín Oficial del Estado (BOE) en el que se explica que este cambio responde a una concepción de la transexualidad no patologizante y respetuosa con la autonomía y libertad de cada persona.

El texto también alude a los cambios producidos durante los últimos años en la materia siendo necesarios incorporar el pleno respeto al principio de identidad sexual autopercibida.

Para la Asociación de Familias de Menores Transexuales, Chrysallis, esta es una solución transitoria hasta la aprobación en el Parlamento de la reforma de la Ley 3/2007 que extendería la posibilidad de rectificar la mención registral relativa al sexo a los menores de edad. Sin embargo, la consideran “una magnífica noticia” ya que “entre tanto se produce el pleno reconocimiento del derecho a la identidad sexual de todas las personas, a través de las iniciativas legales en marcha”.

A diferencia de lo que ocurría antes, la decisión ya no queda en la interpretación del funcionariado del registro, algo que generaba injusticias y arbitrariedades, ahora tanto los y las menores como las personas adultas podrán cambiar su nombre sin necesidad de informes de “disforia de género” o similares. Como comenta Chrysallis en su comunicado de agradecimiento, tampoco serán necesarios “exámenes forenses que por muy respetuosamente que se hicieran, en sí suponen un menoscabo en la dignidad de la persona”.

Sólo se requiere que “ante el encargado del Registro Civil, o bien en documento público, el solicitante declare que se siente del sexo correspondiente al nombre solicitado, y que no le es posible obtener el cambio de la inscripción de su sexo en el Registro Civil”, en el caso de las personas mayores de edad o personas emancipadas; o si estamos ante menores, que “ante el encargado del Registro Civil, o bien en documento público, los representantes del menor actuando conjuntamente declaren que el mismo siente como propio el sexo correspondiente al nombre solicitado de forma clara e incontestable”.

En Aragón, los y las menores pueden cambiar su nombre en la tarjeta sanitaria y usar su nombre elegido en el colegio pero, en los registros, menores como Gabriel, de Calatayud, se les negaba el cambio del nombre. La familia de este joven decidió recurrir judicialmente la medida por lo que deberá esperar a que se resuelva el expediente para hacer uso de este nuevo derecho.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies