Las grullas de Gallocanta vuelan hacia Birosta

De la mano de Carlos Pardos el bar vegetariano Birosta se llenará de imágenes que representan grullas volando, secciones de alas repetidas, plumas... en una suerte de deconstrucción, más cercanas a la emotividad que a la perfección pictórica

Carlos Pardos.

El pintor Carlos Pardos trae la belleza del vuelo de las grullas hasta el bar vegetariano Birosta de Zaragoza, en una exposición en la que presenta una colección de papeles manchados con tinta y restos de té, con una mínima intervención.

En esta ocasión las imágenes representan grullas volando, secciones de alas repetidas, plumas... en una suerte de deconstrucción, más cercanas a la emotividad que a la perfección pictórica.

Carlos Pardos, nacido en Gallocanta, utiliza estas aves migratorias como símbolo de libertad y movimiento constante. Así mismo, son metáforas del paisaje, de un paisaje muy particular: la Laguna de Gallocanta. Lugar de paso en la ruta de las grullas, territorio de frontera, cruce de caminos, comarca llena de pueblos pequeños señalados con ermitas, peirones y una geografía llena de matices.

El pintor colabora con colectivos relacionados con la naturaleza y expone en sitios alternativos a la galería y a espacios comerciales. La última exposición fue en Holanda, donde participó en una colectiva en un antiguo hospital ocupado por artistas y artesanos. Allí presentó una serie modular sobre papel titulada "Spetter en poezië" ("Manchas y poesía").

expogrullasBIRoS

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies