Las crisis olvidadas y las poblaciones obligadas a huir, en el centro de la acción humanitaria de MSF

Médicos Sin Fronteras (MSF) presentó este martes el balance anual de sus operaciones humanitarias a nivel mundial y alertó del olvido en el que han caído conflictos como los de Sudán del Sur, Siria, la República Centroafricana y la República Democrática del Congo, que están obligando a millones de personas a abandonar sus hogares. También lanza un documental web para explicar la vida de los que solo tienen una opción: huir.

El río Suchiate, en la frontera entre México y Guatemala. Los migrantes centroamericanos cruzan este paso en balsas. Es el principio de un durísimo viaje en territorio mexicano. Foto: Imagen del documental de MSF Éxodos.
El río Suchiate, en la frontera entre México y Guatemala. Los migrantes centroamericanos cruzan este paso en balsas. Es el principio de un durísimo viaje en territorio mexicano. Foto: Imagen del documental de MSF Éxodos.
El río Suchiate, en la frontera entre México y Guatemala. Los migrantes centroamericanos cruzan este paso en balsas. Es el principio de un durísimo viaje en territorio mexicano. Foto: Imagen del documental de MSF Éxodos.

Médicos Sin Fronteras (MSF) presentó este martes el balance anual de sus operaciones humanitarias a nivel mundial y alertó del olvido en el que han caído conflictos como los de Sudán del Sur, Siria, la República Centroafricana y la República Democrática del Congo, que están obligando a millones de personas a abandonar sus hogares.

La organización detalló las cifras correspondientes al ejercicio 2013 y explicó que los países en los que sus operaciones tuvieron un mayor coste son, por este orden, República Democrática del Congo, Sudán del Sur, Haití, Siria, República Centroafricana, Níger, Somalia, Irak, Chad y Zimbabue. Juntos, suman un gasto de 323 millones de euros, el 53% del presupuesto de MSF destinado a operaciones.

Los equipos de MSF llevaron a cabo más de 9 millones de consultas externas y 477.700 hospitalizaciones en todo el mundo. Además, sus trabajadores humanitarios trataron a casi 1,9 millones de pacientes con malaria y a 233.800 niños y niñas con desnutrición aguda severa. La mayor parte de los proyectos de MSF (un 62%) siguen estando en África.

“Trabajamos en un entorno de olvido, crueldad y violencia”, afirma José Antonio Bastos, presidente de MSF. “Cada vez es más difícil el acceso a los que precisan ayuda humanitaria, sobre todo en conflictos como Siria, la República Centroafricana y Sudán del Sur”, añade.

Por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial hay más de 50 millones de personas que se han visto obligadas a abandonar sus hogares. Es frecuente que los pacientes de MSF estén en esta situación. Por eso la organización humanitaria ha decidido lanzar un web documental que explique cómo son las vidas de estas personas.

El proyecto multimedia, titulado Éxodos, se centra en la crisis de los refugiados en Siria y países colindantes, las consecuencias de la guerra en Sudán del Sur y en los desplazados que la padecen y los centroamericanos que escapan de las maras o bandas violentas e intentan llegar a Estados Unidos. La iniciativa pretende acercarnos a la situación de personas que dejan atrás la violencia en diferentes partes del globo. ¿Son tan diferentes sus vidas?

“Sean considerados como refugiados, desplazados o migrantes, las personas que huyen del conflicto, el crimen organizado o la violencia deben recibir la asistencia humanitaria adecuada”, dice José Antonio Bastos.

El 30% de los proyectos de MSF se hallan en zonas conflicto armado, frente a un 23% en zonas de inestabilidad interna y un 5% en áreas de posconflicto, según la memoria internacional de 2013. Los esfuerzos de MSF se centran en aliviar el sufrimiento y devolver la dignidad a las poblaciones más vulnerables, especialmente las que están sufriendo las crisis más recientes, como el éxodo de más de tres millones de refugiados sirios o la terrible situación humanitaria en Sudán del Sur y República Centroafricana.

Éxodos: tres historias para contar cómo la gente escapa de la violencia en tres continentes

MSF lanza un documental web para explicar la vida de los que solo tienen una opción: huir

No importa dónde busquen refugio: necesitan ayuda ahora. Médicos Sin Fronteras lanza Éxodos, un documental web sobre refugiados, desplazados dentro de un mismo país y migrantes obligados a abandonar sus hogares.

Por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, el número de personas que viven lejos de sus casas a causa de la violencia y el conflicto ha rebasado la barrera de los 50 millones, según datos de la Agencia de la ONU para los Refugiados. Esta cifra incluye a muchas personas a las que MSF brinda asistencia, ya sea aquellos que se hallan temporalmente en una tienda de un campo de refugiados, en un edificio destartalado o durmiendo a la intemperie.

“La gente que huye de la violencia ha tenido todo tipo de experiencias diferentes, pero tienen algo en común: todos han vivido en un escenario dominado por la crueldad y la brutalidad”, dice Joan Tubau, director general de Médicos Sin Fronteras.

Éxodos se centra en la guerra siria, que ha obligado a más de tres millones de personas a abandonar el país, en el conflicto de Sudán del Sur, con sus calamitosas consecuencias sobre una población que ya sufría una terrible situación humanitaria, y en los centroamericanos que escapan de la violencia y la vuelven a encontrar cuando inician la ruta para llegar a Estados Unidos.

A través de una narración donde se combinan texto, vídeo y fotografía, tres reportajes explican la similar situación de personas huyendo de la violencia y el conflicto en varios puntos del globo. Aunque estas historias tengan lugar en contextos políticos diversos, es imposible no trazar paralelismos.

“Refugiados, desplazados dentro del mismo país, migrantes forzados… Esos son los términos que usamos, pero el sufrimiento de la gente que huye de la violencia no puede ser categorizado”, dice Tubau, quien cierra: “Para nosotros, la condición legal de estas personas no importa: están escapando de la guerra y la violencia, y demasiado a menudo han sido abandonadas a su suerte”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies