#BRIFenlucha  Economía

Las BRIF retoman la lucha ante el silencio de Tragsa

Una vez más las BRIF (Brigadas de Refuerzo Contra Incendios Forestales), creadas por el Ministerio de Medioambiente desde 1992 y gestionadas por la Empresa Pública TRAGSA, denuncian en un comunicado la "constante situación de desgaste y represión que sufrimos los y las trabajadoras de dicha empresa".
| 13 marzo, 2015 13.03
Foto: Miguel Ángel Conejos (AraInfo)

Foto: Miguel Ángel Conejos (AraInfo)

Una vez más las BRIF (Brigadas de Refuerzo Contra Incendios Forestales), creadas por el Ministerio de Medioambiente desde 1992 y gestionadas por la Empresa Pública TRAGSA, denuncian en un comunicado la «constante situación de desgaste y represión que sufrimos los y las trabajadoras de dicha empresa».

Después de estar durante muchos días del año pasado defendiendo sus reivindicaciones y derechos laborales, aseguran que lo único que han recibido por parte de la empresa publica Tragsa ha sido el silencio. «Hemos dado un tiempo prudencial en este comienzo de año para que sus dirigentes pensasen y recapacitasen, pero viendo que siguen en las mismas, no nos queda otra que volver a empezar con la lucha, si cabe, esta vez tenemos que ser más duros pues parece que no nos han escuchado», afirman.

En el comunicado afirman que «el Director General de Recursos Humanos de la Empresa Pública Tragsa, Jorge Hernández Marijuan, asiste a las reuniones de la junta directiva de la Mutua Fraternidad Mupresa (por la asistencia a las reuniones se le compensa con una cuantía de 659,20€/reunión, el 75% de lo que nosotros cobramos en un mes jugándonos la vida), la cual está contratada por Tragsa. Esta situación incomprensible puede afectar al trato del trabajador y trabajadora y por ello, este pase a ser considerado una gráfica más dentro de un balance, en la que prima el menor gasto y el porcentaje más solvente para ambas empresas».

Las BRIF recuerdan que Hernández Marijuan fue también Director General de Recursos Humanos de AENA, también empresa pública. «En su período en la empresa de aviación civil intentó poner en marcha un gran ERE que debido a la lucha de las y los trabajadores terminó en los tribunales y quedó paralizado. Seguidamente el señor Marijuan entró a formar parte de Tragsa donde el año pasado intentó llevar a cabo el mayor ERE jamás planteado en una empresa pública. Que nuestro futuro y respeto como personas, trabajadores y trabajadoras, como seres humanos esté en las manos de este señor nos parece inadmisible ya que ha demostrado ser vil y despiadado con los que nos encontramos en las base de la pirámide empresarial», denuncian.

«Una de sus prácticas habituales de funcionamiento es no reconocer nuestras enfermedades profesionales. Cuando nuestro trabajo en el periodo de prevención (BLP) consiste en el manejo y control de herramientas manuales para cortar la continuidad de la masa forestal por medio de quemas de residuos, así como trabajos silvícolas con motosierra, desbrozadora y motopértiga para la construcción de fajas auxiliares y áreas de mayor resistencia a los incendios forestales a través de clareos, podas, desbroces, recogida-amontonamiento y eliminación de residuos forestales», asevera el manifiesto. «También -continúan- llevamos a cabo la creación y mantenimiento de infraestructuras de apoyo a la extinción de incendios forestales como la apertura de pistas, fajas auxiliares y áreas cortafuegos, así como sirviendo también de apoyo a la labor de los Equipos de Prevención de Incendios Forestales (EPRIF) en las quemas controladas que realizan los mismos. Todas estas tareas conllevan esfuerzos físicos importantes y movimientos repetitivos de forma continuada. Cuando la ocasión lo requiere, participamos en trabajos de extinción de incendios forestales para atender situaciones de emergencia sobrevenidas, siempre alerta aún en el período preventivo».

Debido a las exigencias específicas de las actividades que desempeñan, todo el personal de las Brigadas deben mantener durante todo el año un nivel de forma física adecuado para la lucha contra incendios forestales en las condiciones más exigentes. Donde un día a la semana siguen un programa de preparación física dirigido por un Licenciado en la materia, compatible con las labores preventivas a realizar, que permite al personal mantener el nivel de forma en caso de ser necesaria su actuación en incendios.

«Por si fuera poco -continúan-, en los meses de más calor, cuando el monte es más susceptible de sufrir incendios, pasamos a formar parte del dispositivo de extinción (BRIF), un servicio de Brigadas Helitransportadas. Para ello, nuestro día a día ordinario, fuera de la actividad de extinción, consiste en un entrenamiento físico continuo, formación teórica y práctica, trabajos de adecuación de base, mantenimiento de herramienta y trabajos forestales que puedan ser de aplicación y entrenamiento como combatientes de incendios forestales».

En consecuencia, todos los años están sometidos a la presión de realizar unas pruebas médicas y físicas eliminatorias en las que si no alcanzan el nivel requerido se ven en «una lamentable situación (al no tener ni segunda actividad reconocida ni prejubilación) de desamparo y abandono».

Desde las BRIF critican que este tipo de situaciones se han venido repitiendo a lo largo del tiempo. «Existen casos que han llegado a Inspección de Trabajo y, en el dictamen del INSS constan declaraciones de la empresa Tragsa negando las alegaciones del trabajador y trabajadora, hecho irónico cuando a quien se solicita la inspección es a la Mutua por estar en desacuerdo con el informe médico y su valoración. He ahí la constatación del binomio Mutua Fraternidad Mupresa en no reconocernos unas enfermedades laborales acordes al trabajo que realizamos y la derivación de cualquier enfermedad laboral a la Seguridad Social y, por ende, cargando el gasto a la ciudadanía, colapsando así la salud pública», apostillan en el comunicado.

«Hay otros casos mucho más escalofriantes, en los que la única salida posible es verte inmerso en los tribunales, ante su estrategia constante del recurso frente a la razón, jugando al desgaste tanto económico como psicológico», aseveran.

Por otro lado, a juicio de las BRIF, Tragsa hace «una demostración de fuerza, echando de manera injusta a un compañero alegando ‘bajo rendimiento’, siendo falso el informe presentado. Todo esto está sucediendo en plena negociación de convenio y evidencia que existe un conflicto con los y las trabajadoras BRIF».

«​Estas agresiones sufridas, son las que nos unen y dan fuerza para luchar. Queremos hacer constar el apoyo incondicional a nuestros compañeros y compañeras y comunicar que esta actitud por parte de Tragsa, no hace más que darnos aliento para seguir adelante y nos ratifica en el hecho de que no estamos equivocadas y equivocados», subrayan.

«Ante todo esto y lo que quede por venir seguiremos luchando por unas condiciones dignas y el reconocimiento de la categoría de bombero forestal», concluye el comunicado.

13 marzo, 2015

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR