Lambán empuña un rey en su guerra contra Sánchez

Para el de Exeya cualquier excusa es buena si él cree que le puede arrear al de Tetuán, y esto sería muy gracioso sino fuera porque a la sociedad aragonesa nos van millones en juego por la relación institucional y personal entre ambos.

El exconcejal y exalcalde de Exeya, exdiputado y expresidente de la DPZ, y actualmente Secretario General del PSOE en Aragón y Presidente de la Diputación General de Aragón, Javier Lambán, no pierde ocasión de pisar charcos, embarrarse, y arrear manporros al aire de las redes sociales, si con ello cree desgastar a su jefe de partido y también jefe institucional Pedro Sánchez Castejón. Su inquina contra el exbaloncestista madrileño se remonta, al menos, al episodio en el que Sánchez derrotó democráticamente a la andaluza Susana Díaz, candidata de Lambán y de quien es bueno recordar dijo aquello de “los dioses del socialismo y de la política la cubren con un manto más poderoso del que la cubrían hace un año”.

Pues bien, el último charco en el que Lambán se ha metido sin que nadie esperara su participación es el del papel de Felipe de Borbón como ariete de la derecha (política, judicial y mediática) contra el último gobierno del Estado español elegido democráticamente. Tras la polémica por la maniobra sectaria y partidista de Felipe de Borbón compinchado con el derechista Carlos Lesmes -Presidente en funciones del Consejo General del Poder Judicial- para airear mediáticamente un supuesto desaire de Sánchez a ambos derechistas, el Borbón txiki y el Lesmes, por no ‘dejar acudir’ al Borbón al sarao que Lesmes tenía organizado en Barcelona.

¿Qué ha hecho Lambán?, ¿defender la legitimidad democrática del gobierno de su compañero Sánchez?, ¿quitar hierro al asunto recordando que la agenda del Borbón la decide el gobierno del Estado?, ¿recordar el bloqueo institucional del PP y sus jueces mariachis para la renovación de sus órganos de gobierno? Pues no, tirando la piedra y escondiendo la mano, diciendo pero sin decir, escribía en su perfil personal de las redes sociales “Sin entrar en polémicas concretas sobre las que tengo mi propia opinión, manifiesto mi apoyo total a la Constitución del 78 y, en consecuencia, a su expresión máxima, el Rey Don Felipe VI. Desestabilizar la monarquía constitucional es desestabilizar irresponsablemente la Constitución”.

Pues mire Presidente Don Javier I -I en España, 0 en Aragón-, sin entrar en polémicas concretas sobre las que yo también tengo mi propia opinión, y aunque a mi tampoco nadie me ha pedido expresarlas, y sabiendo que las opiniones son como los culos, que cada cual tiene el suyo, manifiesto mi apoyo total a la Democracia, y, en consecuencia, a su expresión máxima, la Soberanía Popular. Y como usted, afirmo que desestabilizar un gobierno democrático es desestabilizar irresponsablemente la Democracia.

Hasta aquí los juegos florales, divertimento vacuo para quien lo escribe, y pesadumbre para quien lo lea. Porque de todo lo anterior se colige lo único importante. Que con su desfachatez y procacidad rédicosocial pone en riesgo las inversiones que el Estado español le debe históricamente a Aragón, ya sé que es una lástima que dependan de su relación personal-institucional con su homólogo español, y no de una regla pautada y conocida en el reglamento de la comisión bilateral Aragón-España, por ejemplo, pero las cosas son como son, y no como nos gustaría, y su afán de protagonismo y de zaherir a su jefe federal Sánchez, con oportunidad o sin ella, sólo nos puede llevar a cosechar algún 'no es no' cuando desde su gobierno le pida perricas e inversiones para nuestra tierra. Y esto sí es grave. Lo que usted opine de un rey o de un lacayo, rai, pero sin perricas no hay posibilidad de políticas sociales para el conjunto de la sociedad aragonesa. Y esto sí es irresponsable, imperdonable, y en su caso gratuito.

Sólo me queda pensar que es usted mucho más listo de lo que aparenta, y que todas sus declaraciones extemporáneas son parte de una estrategia de mayor calado: encabezar la próxima candidatura electoral de la UNHCER -Unidad Nacionalista Hispano-madrileña de Constitucionalistas pseudoaragoneses por España y su Rey-, conformando una coalición de ‘su’ PSOE, con el PP de Beamonte, el Cs de Pérez Calvo, y el Vox de Morón, y obtener así una mayoría absoluta que le permitiera formar un gobierno sin tener que ceder consejerías a la incómoda, y a veces impertinente, muchachada del centro-izquierda aragonés.

¡Qué Susana Díaz nos coja confesadas!

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies