Ecología

La turistificación del Pirineo: un modelo que no cuenta con el cambio climático

Ecologistas en Acción denuncia que el modelo de transporte que favorecen las políticas públicas actuales es el de grandes infraestructuras para turismos privados, “desechando un sistema más vertebrador y equilibrado como el tren convencional, con el ejemplo más claro del ‘canfranero’ en el Pirineo central”
| 17 julio, 2019 07.07
La turistificación del Pirineo: un modelo que no cuenta con el cambio climático

El pelotón de la Ecomarcha de Ecologistas en Acción se ha unido a la jornada de reivindicación de CREFCO (Coordinadora para la reapertura de la línea Canfranc-Olorón) para exigir la apuesta por el ferrocarril convencional “como elemento vertebrador tanto para los propios habitantes como para un turismo más respetuoso con el territorio”.

La punta de lanza de este modelo -según afirman- es la reapertura del paso ferroviario de Canfranc que permitiría la conexión con Francia y la mejora de toda la línea para convertirla en un medio de transporte óptimo para acceder al Pirineo sin necesidad de dañarlo.

Durante numerosas etapas de la presente edición de la Ecomarcha, se han comentado también las afecciones de la unión de estaciones. Un modelo, que a juicio de la organización ecologista, está basado “en el desarrollismo urbanístico de hace unas décadas que parecía ya superado pero que ha vuelto a resurgir con proyectos de ampliación y/o unión de estaciones de esquí y grandes urbanizaciones asociadas”.

En opinión de Ecologistas, los casos más destacados son la unión de Formigal con las estaciones del valle de Aragón, urbanizando el santuario natural y cultural de Canal Roya, y la unión de la estación de Cerler (valle de Benas) con una nueva estación en el valle de Castanesa en las puertas del Parque Posets-Maladeta.

Explican asimismo que esta turistificación de paisajes de alta montaña implica “masificar y urbanizar” espacios emblemáticos por su alto valor natural y cultural (sin ir más lejos Canal Roya es la cuna de Aragón), y añaden que convertirán estos lugares en urbanizaciones “que esquilmarán los recursos de la zona, como la escasa agua de los arroyos de montaña y sus ibones, y que los transformarán de un modo irreversible”.

Además -continúan argumentando-, implica “dar la espalda a una realidad evidente: apostar por el modelo del ladrillo es un grave error para nuestro territorio”. Emblemático es el caso de Castanesa, un valle ganadero de apenas 200 habitantes donde está previsto construir una gran urbanización de más de 3.000 edificios.

A juicio de la organización ecologista resulta “igualmente grave” obviar la realidad del cambio climático que ya indica que “la nieve en el lado sur del Pirineo es un elemento en retroceso”. “Mientras los expertos recomiendan transformar las estaciones de esquí en otro modelo de actividad de montaña ligada al paisaje, el Gobierno de Aragón, desoyendo las últimas evidencias científicas, ha decidido ampliarlas. Un error nefasto que solamente se puede entender sabiendo que estos proyectos se pagarán con dinero público aportado por el Gobierno de Aragón y que sus beneficios irán a bolsillos privados”.

Por todo ello, Ecologistas en Acción defiende que el Pirineo merece un “futuro equilibrado y real” tanto para sus habitantes como para los turistas que lo visiten y lo aprecien por su valor. “Algo muy lejos del modelo de turistificación planeado por las instituciones”, concluyen.

17 julio, 2019

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR