Ecología

La tendencia empeora: más aceite de palma para combustible y menos para alimentos

Algunos de los Estados como Italia, Países Bajos y el Estado español fueron responsables del 82 % de la producción europea. De este porcentaje el Estado español se coloca como el mayor productor de biodiésel de palma con un 43 %.
| 2 julio, 2019 07.07
La tendencia empeora: más aceite de palma para combustible y menos para alimentos
Foto: Ecologistas en Acción.

La ciudadanía europea está comiendo menos aceite de palma y en su lugar lo quema cada vez más en coches y camiones, aunque el 82 % de la población lo desconozca. En 2018 el 65 % de todo el aceite de palma importado en la UE se utilizó para obtener energía.

Un 53 % de todas las importaciones de palma se destina a la producción de biodiésel y el 12 % para generar electricidad y calentar (datos récord). El biodiésel de aceite de palma creció en 2018 un 3 % mientras su uso en la alimentación se redujo significativamente en un 11 %.

Algunos de los Estados miembros como Italia, Países Bajos y el Estado español fueron responsables del 82 % de la producción europea. De este porcentaje el Estado español se coloca como el mayor productor de biodiésel de palma con un 43 %. El 86 % de su producción proviene de la palma.

Estas son las nuevas conclusiones de Oil World, la referencia de la industria para los mercados de aceites vegetales publicados por la federación europea Transport & Environment y Ecologistas en Acción.

La estrecha relación del aceite de palma con la deforestación de las selvas tropicales

La UE utiliza más de cuatro millones de toneladas de aceite de palma crudo para producir biodiésel en biorefinerías europeas. Para el año 2018 se triplicaron los volúmenes.

La mayor parte de las importaciones del biodiésel de soja son de Argentina (49 %), seguido del aceite de palma de Malasia e Indonesia (en total, el 37 % de las importaciones).

Una de las paradojas que refleja el informe es que la UE gastó 4,2 millones de euros en 2018 para importar dos de las principales causas de la deforestación, plantaciones de palma y soja, mientras que las instituciones de la UE gastan 3,4 millones de euros durante seis años para proteger la naturaleza.

Laura Buffet, de Transport and Environment, ha afirmado: “Todos los aceites vegetales tienen un vínculo con la sustitución del aceite de palma, y por lo tanto se asocian indirectamente con la destrucción de los bosques”.

La UE también ha dejado claro que los países ya no están obligados a utilizar los biocombustibles a base de alimentos después del 2021 si quieren cumplir con los objetivos climáticos. Un hecho histórico fue el catalogar el uso de aceite de palma para la energía como insostenible (con algunas excepciones discutibles). La coalición paneuropea, formada por 18 organizaciones, estuvo incidiendo a través de la campaña No en mi depósito (Not in my tank, en inglés) para su eliminación gradual a partir del 2021.

Rosalía Soley, coordinadora de la campaña de biodiésel de Ecologistas en Acción, concluye: “Los datos del 2019 son claros. El consumo de biocombustibles de aceite de palma y soja no puede crecer por encima de los niveles de consumo de este año y debería disminuir gradualmente a partir de 2021 hasta alcanzar el 0 % en 2030. Si el Gobierno estatal asegura que la transición energética es un eje prioritario deberá adquirir compromisos reales para eliminar el aceite de palma y soja del biodiésel en el mercado de biocarburantes”.

2 julio, 2019

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR