La solidaridad con Can Vies desborda el centro de Barcelona

LA DIRECTA | Miles de personas se han manifestado este sábado en Barcelona para rechazar el desalojo de Can Vies y la represión de las protestas de los últimos días en el barrio de Sants. La movilización –que ha reunido columnas de los barrios de Sants, Gràcia, Horta, Sant Andreu, el Guinardó, el Clot y también de ciudades del área metropolitana, como El Prat y Badia del Vallès– llenaba la calle de Urgell desde Sepúlveda hasta tocar el Paralelo. Con una densidad de dos manifestantes por metro cuadrado esto equivaldría a más de 20.000 personas. La manifestación ha transcurrido sin problemas desde …

CAN VIES 31mayo2014 La DirectaLA DIRECTAMiles de personas se han manifestado este sábado en Barcelona para rechazar el desalojo de Can Vies y la represión de las protestas de los últimos días en el barrio de Sants. La movilización –que ha reunido columnas de los barrios de Sants, Gràcia, Horta, Sant Andreu, el Guinardó, el Clot y también de ciudades del área metropolitana, como El Prat y Badia del Vallès– llenaba la calle de Urgell desde Sepúlveda hasta tocar el Paralelo. Con una densidad de dos manifestantes por metro cuadrado esto equivaldría a más de 20.000 personas. La manifestación ha transcurrido sin problemas desde la plaza Universidat hasta la avenida de los Drassanes, donde los Mossos habían desplegado un cordón y han impedido que la marcha continuara hacia la plaza Sant Jaume. La protesta se ha dispersado y un grupo ha conseguido llegar a Sant Jaume, mientras otros avanzaban por la avenida de los Drassanes y la rambla del Raval. En la Gran Vía, los Mossos han rodeado e identificado un grupo de un centenar de personas que, al final de la protesta, volvían hacia el barrio de Sants.

Barcelona.- “Desde la periferia de Barcelona se está viviendo con mucha intensidad la movilización por Can Vies, porque es un referente del movimiento okupa, juvenil, estudiantil y feminista.... lo vivimos a flor de piel”, explicaba Pol, que acababa de llegar con la columna de Horta. “Hemos salido 25 personas y hemos llegado aquí centenares: estamos haciendo concentraciones y caceroladas diarias y mucha gente del barrio, de todas las edades, simpatiza con la protesta”, añadía. “Si Can Vies va a terra, tothom en peu de guerra”, y la exigencia de libertad sin cargos para todos los detenidos han sido los gritos más sentidos a la protesta, y también se sentían consignas como “Violencia es no llegar a final de mes” o “Trias, boy escout, esto es una revuelta”.

Pau Guerra, del colectivo de Can Vies, no escondía su emoción con la respuesta: “Han venido miles de personas, y muchas más que han salido a repicar cazuelas. Ahora continuaremos trabajando para reconstruir el espacio y recuperar la vida social, política y cultural que teníamos hasta ahora. Queremos que nos dejen en paz el distrito y el Ayuntamiento”. El colectivo reclama la dimisión de Xavier Trias, alcalde de Barcelona y del regidor de Sants, Jordi Martí. “El lunes hicieron una salvajada y cada día que pasa queda más claro. Es cínico que hablen de diálogo después de desalojarnos y empezar a derribar el espacio”. Can Vies también reclama la libertad inmediata y sin cargos de todos los detenidos y la paralización del procedimientos judiciales abiertos contra los espacios okupados de la ciudad.

El presidente de la Federación de Asociaciones Vecinales de Barcelona (FAVB), Lluís Rabell, también ha participado en la protesta y ha defendido el modelo de movilización de este sábado por la mañana “que ha permitido que todo el vecindario se sume” al inicio de la reconstrucción del centro social. “Hay que seguir presionando el ayuntamiento en todos los ámbitos para defender que lo que parece una frágil tregua se mantenga y que Can Vies se pueda consolidar: la movilización ha abierto una ventana de oportunidad conquistada con la lucha y hay que aprovecharla”. Rabell ha denunciado los “llamamientos incendiarios” del regidor del PP Alberto Fernández Díaz, que hoy ha pedido el derribo de Can Vies “para evitar que se convierta en un mausoleo de los antisistema”. El presidente de la federación vecinal lo ha acusado de “querer una situación de caos para justificar la mano dura... y si es de Madrid mejor”.

En la protesta han participado también los familiares de Sergi Rubià, de 30 años, uno de los dos detenidos para los cuales el juez ha impuesto prisión preventiva. “Ha sido una detención totalmente arbitraria: Sergi decidió marchar cuando vio que la situación se complicaba y lo cogieron: es una cabeza de turco, le podía pasar al hijo de cualquier familia”, explicaba el hermano del joven, que pertenece a los Castellers de Sants y es estudiante de cine y auxiliar de Enfermería.

Bloqueo policial en los Drassanes

La marcha ha avanzado en medio de un fuerte dispositivo policial hasta la avenida de los Drassanes, donde la advertencia de la intervención de los Mossos ha hecho dividir la protesta. Los antidisturbios se han puesto las máscaras, han pedido a la prensa que se quedara a un lado y han anunciado una carga. Algunos manifestantes han quemado contenedores, mientras el resto se movía por las calles del centro, donde había muchos turistas que miraban con curiosidad y hacían fotografías. Finalmente una parte de la gente ha podido reagruparse en plaza Sant Jaume, y los Mossos han concentrado una treintena de furgonetas a la calle Ferran. El otro foco de la protesta ha estado a la Rambla del Arrabal, donde se han levantado numerosas barricadas con contenedores encendidos y ha habido rotura de vidrios. Un vehículo que estaba junto a un contenedor también ha quedado quemado.

Un grupo de un centenar ha vuelto a la plaza Universidad y se dirigía hacia Sants cuando decenas de furgonetas los han rodeado en la Gran Vía, a la altura de la calle Rocafort y los han forzado a que se identificaran. La policía ha tomado imágenes de los retenidos con diferentes prendas de ropa y antes de dejarlos marchar ya habían tomado sus datos. “Nos seguían una veintena de furgonetas por Gran Vía y de repente en Rocafort nos han rodeado: los mossos han bajado y nos han acorralado hasta el chaflán de Rocafort. Después de un buen rato, nos han cogido a cada uno dos mossos, nos han registrado las bolsas y si teníamos prendas de ropa nos las hacían poner para grabarnos con ellas, nos han grabado de arriba abajo y también nuestro DNI y nos han dejado marchar después de tenernos rodeados más de cincuenta minutos”, explica Gabriel, uno de los jóvenes que han sido identificados.

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies