La Sociedad Aragonesa de Profesores y Profesoras de Matemáticas enmienda el Programa de Integración de Materias de la DGA

La Sociedad Aragonesa «Pedro Sánchez Ciruelo» de Profesores y Profesoras de Matemáticas -SAPM- valora positivamente que el Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón realice esfuerzos y ponga medios humanos y materiales para atenuar los efectos negativos que la pandemia del COVID-19 ha producido en el sistema educativo. Sin embargo, hace unas reflexiones y propuestas sobre el Programa de Integración de Materias (PIM) que se está poniendo en marcha.

Foto: Gayatri Malhotra en unsplash

Desde la SAPM valoran positivamente los esfuerzos de la DGA pero se hacen las siguientes reflexiones. En primer lugar, “nos parece que la convocatoria se ha realizado precipitadamente, pues la resolución se firmó el 11 de junio y el plazo de presentación de solicitudes va del 15 al 30 de junio”.

Con la solicitud, los centros deberán aportar un documento básico que incluya los siguientes aspectos:

  • a- Principios pedagógicos en los que se basa el programa y objetivos específicos que el centro educativo pretende alcanzar con su implantación, con especial atención a las competencias clave.
  • b- Estructura organizativa y distribución horaria: ámbitos y materias que se incluyen en los mismos.
  • c- Profesorado que impartirá docencia en los ámbitos.
  • d- Los centros bilingües que deseen hacer uso de la flexibilización a la que se refiere el apartado tercero 1.
  • g- deberán incluir en su documento básico del programa, además de la documentación señalada en los anteriores apartados, la justificación en la que se basa su solicitud de flexibilización del mínimo del 50 % de horas lectivas exigido para la implantación del programa.»

“Conviene recordar que en estos momentos todo el profesorado en general y muy especialmente los equipos directivos, se hallan envueltos en la elaboración de una serie de informes, memorias, etc., que les tienen ocupados más del 100% de su jornada laboral”, indican desde la SAPM.

Según el criterio de esta asociación “unido a la celeridad en esta convocatoria, la resolución habla solo de generalidades y deja todo el peso, la organización y el trabajo a los centros y al profesorado en un tiempo mínimo (prácticamente vacaciones) para la elaboración coordinada de las programaciones didácticas que, por otro lado, deben contener una gran cantidad de elementos fruto de decisiones no baladís. Además, se indica que «el centro educativo tendrá en cuenta la disponibilidad de profesorado con perfiles adecuados a los ámbitos de conocimiento que establezca el centro educativo»”.

Se preguntan “¿cuáles son esos perfiles globalizados? Hay que recordar que una de las características del profesorado de secundaria es ser especialista. Algo que, en lugar de valorarlo y aprovecharlo como conocedores de la didáctica y contenidos de la materia, se ignora en la propuesta de este programa. Sí habla la convocatoria de la posibilidad de formación (y asesoramiento) destinada al profesorado que imparta estos ámbitos”.

“Pero esta formación se va a realizar sobre la marcha, por lo que, en cierta forma, el alumnado de este curso puede convertirse en el sujeto de una suerte de experimento. Entendemos que la formación debería ser a priori, antes de empezar el programa, si se pretende afrontarlo con seriedad y garantías de éxito. Se trataría de formar profesionales para ser especialistas en esos ámbitos, lo que conllevaría, además de formación en interdisciplinariedad, una parte importante de las didácticas específicas involucradas”, recalcan desde la SAPM.

Desde la Sociedad Aragonesa de Profesores y Profesoras de Matemáticas explican que “las líneas de formación del profesorado del Departamento, en estos últimos años, no han incluido nada sobre didácticas específicas, ni mucho menos didácticas específicas interconectadas. Y tampoco han anunciado ninguna línea en esta dirección. La resolución deja algunos cabos sin atar sobre temas de calado. Uno de ellos es la codocencia que plantea. Nada que objetar a esta práctica, por supuesto. Sin embargo, leído el texto parece claro que de llevarse a cabo será a costa del trabajo del profesorado; es decir, incrementando su carga lectiva. Los incentivos que se ofrecen a los centros son dejar la ratio en un máximo de 20 alumnos y dos horas lectivas, en total para todo 1.º de ESO, no por profesor involucrado, para tareas de coordinación. Con esto, difícilmente se va a cubrir la codocencia”.

“El programa parece quererse basar en la interdisciplinariedad con el objetivo de desarrollar las competencias clave. Evidentemente, con la vista puesta en el currículo. Hacer un trabajo sobre las simetrías que hay en una flor quizás se puede considerar un trabajo puntualmente interdisciplinar, pero probablemente no irá más allá de un resultado estético que ponga en funcionamiento algunos conceptos matemáticos. Una interdisciplinariedad curricular debe tener unas raíces un poco más profundas. Es de esperar que las matemáticas se asocien en el mismo ámbito que las Ciencias Naturales: Biología y Geología”, exigen.

Asimismo, recuerdan que “las experiencias nacionales e internacionales con mayor calado que permiten conectar disciplinas en Secundaria dentro del ámbito STEAM (en los que intervienen las matemáticas) principalmente son con Física y Matemáticas. Los modelos que se establecen en Física admiten una matematización que enriquece la intervención del especialista en matemáticas. Aunque existen conexiones de las matemáticas con fenómenos del ámbito de la Biología y Geología, su establecimiento requiere el empleo de nociones matemáticas que no se presentan en 1.º de ESO, como logaritmos, funciones periódicas, funciones trigonométricas, etc. A este nivel, la única conexión viable es mediante la interpretación de tablas y datos y, a duras penas, la proporcionalidad y el porcentaje”.

Esta asociación observa que en “el currículo catalán de matemáticas de Secundaria y Bachillerato, que es competencial, está desarrollado por ámbitos y vienen desarrolladas explícitamente las conexiones entre materias, el ámbito matemático está separado del ámbito científicotecnológico y además, las conexiones fundamentales de las matemáticas con otras materias apenas se corresponden al ámbito de la Biología y Geología y sí con la Física y Química. Si nos vamos al aragonés comprobamos que hay una única mención a las matemáticas, en 29 páginas de currículo de Biología y Geología. En uno de los 10 objetivos de la asignatura: «Obj.BG.3. Comprender y expresar mensajes con contenido científico utilizando el lenguaje oral y escrito con propiedad, interpretar diagramas, gráficas, tablas y expresiones matemáticas elementales, así como comunicar a otros, argumentaciones y explicaciones en el ámbito de la ciencia»”.

Concluyen afirmando que “no aparece en el currículo aragonés de Matemáticas ni una sola vez la palabra «biología» y ni una sola vez la palabra «geología». El programa es voluntario, así que, dado el trabajo extra que le va a suponer a los equipos directivos y docentes, la escasa compensación y las dudas de carácter didáctico que presenta, confiamos en que los centros opten por no acogerse a él”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies