La Policía alerta de nuevo sobre falsos secuestradores que buscan por teléfono víctimas en Zaragoza

En realidad no se trata de ningún secuestro real, sino de una estafa telefónica que busca presionar a las víctimas mediante amenazas y datos obtenidos en las redes sociales para que pague un supuesto rescate antes de colgar el teléfono

La Policía española ha lanzado una alerta a la ciudadanía sobre falsos secuestradores que buscan por teléfono víctimas en Zaragoza. Esta modalidad delictiva desapareció en Aragón, tras una operación policial desarrollada por la Brigada Regional de Policía Judicial de Zaragoza en el año 2017, que llevo a la identificación e imputación de una banda organizada que operaba desde el extranjero.

Sin embargo, en las últimas semanas se ha detectado la existencia de llamadas del mismo tipo en Zaragoza. Gracias al conocimiento de la ciudadanía de este tipo de "modus operandi" utilizado por los estafadores, no se ha producido ningún engaño. Si bien la Jefatura Superior de Policía de Aragón considera oportuno alertar a la población e indicarles como deben proceder en caso de recibir una de estas llamadas maliciosas.

La estafa telefónica se basa en el modus operandi del secuestro virtual, es decir, simular el secuestro de un familiar o persona allegada para solicitar el pago de una cantidad de dinero para la supuesta liberación. Los falsos secuestradores pueden llegar a obtener datos del entorno familiar de la víctima en las redes sociales para tratar de dar verosimilitud a la llamada.

El objetivo de los estafadores es convencer a la víctima de que el secuestro se ha producido en realidad. Para ello utilizan amenazas, presiones y hasta llegan a poner al teléfono al supuesto secuestrado para que, entre lamentos, reclame el pago del dinero para evitar que le hagan daño. El supuesto secuestrado habla poco y muy alterado con el objeto de dificultar a la víctima reconocer la voz, dado que en realidad se trata de una grabación o de un colaborador de los estafadores.

Objetivo: pago rápido antes de comprobar la información

La llamada bajo amenazas se prolonga durante bastante tiempo con dos objetivos: evitar que la víctima pueda corroborar la veracidad de la información y por otro lado conseguir que realice un pago rápido. Para ello el estafador va dando instrucciones a la víctima para que transfiera el dinero o lo haga llegar a través de empresas de envío de dinero.

Todas las unidades de Policía están avisadas para reaccionar en cuanto se denuncie un “secuestro virtual”. Existen unas pautas de prevención básicas que pueden evitar que los ciudadanos se conviertan en víctimas de este tipo de extorsiones. Para eso desde el cuerpo policial piden que no se descuelgue llamadas que no espera con prefijo extranjero o con número oculto.

También que se desconfíe si le dicen que han secuestrado a un familiar, incluso si se pone otra persona o se escuchan voces de fondo, pues no son su familiar. Además, que se compruebe la información que le están aportando los falsos secuestradores y que no realice ningún pago, pese a que pidan un pago rápido para no dar tiempo de localizar al familiar, no envíe ningún dinero.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies