La población de lince alcanza los 1.365 ejemplares, un 20% más respecto a 2020

El lince ibérico estará fuera de peligro cuando su población se multiplique por tres y alcance los 3000-3500 ejemplares y cuando desaparezcan o, al menos, se reduzcan al mínimo sus amenazas

Lince ibérico
Cachorros de Odrina | Foto: Antonio Liébana (WWF)

Ante la publicación del censo de lince ibérico, correspondiente al año 2021, WWF destaca que se trata del tercer año consecutivo con un incremento poblacional superior al 20%. En total, hay 1.365 linces en la península ibérica, lo que supone un aumento del 22,62% respecto al censo de 2020, cuando se superó la cifra del millar de linces, con un total de 1.111.

Los datos son esperanzadores para el futuro de esta especie. Sin embargo, WWF recuerda que hay que seguir trabajando  todavía para alcanzar una población totalmente viable, lo que se lograría con al menos 3.000-3.500 animales, de los cuales 750 deberían ser hembras reproductoras, y para reducir al máximo sus amenazas y conseguir que la especie esté fuera de peligro.

Según estos datos, el primer año de esta serie de porcentajes fue 2019, momento en el que un gran número de las hijas de los linces liberados empezaron a criar. Ejemplo de este éxito reproductivo es el caso de ‘Odrina’, que crió en 2019 y era hija de ‘Mesta’, un ejemplar liberado en 2016. Otro ejemplo de mamá lince nacida en el campo, cuya progenitora llegó gracias al programa de cría en cautividad, es ‘Iñalbali’, una hembra de lince que está presente en estos momentos en las cámaras del proyecto Territorio Lince de WWF.

Según Ramón Pérez de Ayala, responsable de proyectos del programa de especies de WWF España: “Estamos muy satisfechos con el notable incremento de los linces en la península ibérica, cuya población llega casi a los 1.400 ejemplares, según el último censo correspondiente a 2021. Este avance continuo responde al esfuerzo incansable de más de 20 administraciones y organizaciones, además de muchos particulares, y donde  WWF ha trabajado sin descanso en los últimos 20 años con un papel muy destacado”.

“A pesar de este importante incremento, el lince aún está en peligro y su población aún necesita multiplicarse por 3 en 2040. Para lograrlo, tenemos que seguir trabajando para eliminar sus principales amenazas, que siguen siendo los atropellos y la mortalidad ilegal. Aunque parezca increíble, todavía hoy siguen muriendo linces por disparo, o por el uso ilegal de venenos y trampas, como lazos o cepos. Estas acciones causan una pérdida irreparable de linces cada año, y están consideradas como delito en nuestro código penal” Y subraya: “Quienes las cometen se pueden enfrentar a importantes sanciones e incluso a penas de cárcel”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies