La Plataforma “Salud mental en barrios” de Zaragoza solicita un proceso de dialogo con la DGA

Ayer, miércoles 30 de octubre de 2013, tuvo lugar una Asamblea de la Plataforma vecianl “Salud mental en barrios”con la asistencia de Mariano Sanjuan, que forma parte de la Unidad de Coordinación de Salud Mental del Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón. Entre los 60 asistentes se encontraban representantes de Asociaciones de Vecinos, de familiares de pacientes, profesionales de la sanidad y la salud mental, Consejos de salud y las organizaciones en defensa de la Sanidad pública. Sanjuan expuso los objetivos y líneas generales de la remodelación de la atención a Salud mental en el Sector II, y en …

centro salud mental zgzAyer, miércoles 30 de octubre de 2013, tuvo lugar una Asamblea de la Plataforma vecianl “Salud mental en barrios”con la asistencia de Mariano Sanjuan, que forma parte de la Unidad de Coordinación de Salud Mental del Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón. Entre los 60 asistentes se encontraban representantes de Asociaciones de Vecinos, de familiares de pacientes, profesionales de la sanidad y la salud mental, Consejos de salud y las organizaciones en defensa de la Sanidad pública.

Sanjuan expuso los objetivos y líneas generales de la remodelación de la atención a Salud mental en el Sector II, y en concreto del traslado de las Unidades de Salud mental de 5 Centros: Rebolería, Torrero, San José, Las Fuentes y Casablanca al Centro de Valdespartera. La totalidad de las opiniones expresadas a continuación pusieron en cuestión el planteamiento que se hace desde la Jefatura de Psiquiatría del Hospital Miguel Servet. Las críticas con el fondo y las formas del mismo se realizaron de forma razonada, con argumentos médicos, técnicos y en defensa del modelo de atención comunitaria, accesible y de proximidad.

La Plataforma “Salud mental en barrios” solicitó a Sanjuan como miembro de la Unidad de Coordinación que traslade al Consejero de Sanidad del Gobierno de Aragón, Ricardo Oliván, “que consideramos el traslado negativo para los pacientes, que no se lleve a cabo y que se abra un proceso de diálogo y encuentro con profesionales y familiares de pacientes”.

Por otra parte, IU Aragón exige a la DGA mantener el mismo número de plazas de Atención Primaria y recuperar las suprimidas en los centros de Rebolería, Torre Ramona y el Arrabal

El grupo parlamentario de IU Aragón presentará hoy en la Comisión de Sanidad de las Cortes de Aragón una Proposición no de Ley en la que exige al Gobierno aragonés adoptar de manera inmediata las medidas necesarias para mantener el mismo número de plazas médicas de Atención Primaria, en los centros de salud de Parque Roma, L'Almozara, Torrero-Este y la Jota de Zaragoza, que permitan seguir prestando, al menos, con los mismos niveles de garantía y calidad, la asistencia sanitaria a la población de la zona. Además, IU demanda al Ejecutivo que recupere las plazas que se suprimieron en los Centros de salud de la Rebolería, Torre Ramona y el Rabal que provocó, no sólo la pérdida de tres plazas de Atención primaria, sino de calidad en la prestación asistencial.

La portavoz de Sanidad de IU Aragón, Patricia Luquin, denuncia “la descapitalización de la sanidad pública que el Gobierno del PP lleva a cabo también con la supresión de plazas de médicos de Atención Primaria en los centros de salud de Zaragoza y que incide de manera directa en una pérdida de la calidad del servicio para los y las usuarias y del empleo de los profesionales sanitarios”.

Luquin, denuncia “la presión asistencial de varios centros de salud en Zaragoza, como el de Rebolería, Torre Ramona y el Arrabal de Zaragoza, que han sufrido de supresión de plazas de Atención Primaria”. Para la diputada, “en la política de recortes, que viene siendo habitual en el Departamento de Sanidad Bienestar Social y familia, empieza a ser una constante el recorte en plantilla de profesionales”.

Cabe recordar que la organización Mundial de la Salud -OMS- recomienda que cada médico de Atención Primaria se haga cargo de un máximo de 1.500 pacientes o incluso menos. “En muchas ocasiones, -concluye Luquin- no sólo no se cumple esta recomendación, sino que la supresión de plazas conlleva una sobrecarga de trabajo para el resto de las y los profesionales que, en muchos casos, ya asumen más pacientes de los recomendados por la propia OMS”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies