La Pantera Rossa acoge la presentación del libro 'El prejuicio psiquiátrico'

Es uno de los textos fundamentales de la antipsiquiatría italiana. Es, al mismo tiempo, un clásico (escrito a finales de los 70), y un libro de rabiosa actualidad. La cita tendrá lugar este miércoles a las 19.00 horas.

Pantera
Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)

Este miércoles 20 de febrero, a las 19.00 horas en la Pantera Rossa, se presenta el libro 'El prejuicio psiquiátrico' (Katakrak Liburuak), de Giorgio Antonucci, con prólogos de Thomas Szasz y Massimo Paolini que participará en la presentación.

Massimo Paolini es teórico de la arquitectura, autor de Perspectivas anómalas y consultor de Art in Translation | Universidad de Edimburgo en el área de las artes y la arquitectura. Colabora, además, con varias publicaciones en el ámbito del pensamiento crítico. Perspectivas anómalas explora las relaciones entre ciudad, arquitectura, ideas (y libertad).

'El prejuicio psiquiátrico' es uno de los textos fundamentales de la antipsiquiatría italiana. Es, al mismo tiempo, un clásico (escrito a finales de los 70), y un libro de rabiosa actualidad.

Su autor, Giorgio Antonucci, fue una de las figuras clave de ese movimiento que barrió Europa (y tuvo especial relevancia en Italia), y que tuvo como victoria agridulce el final del psiquiátrico como centro de internamiento masivo.

Un éxito a medias, ya que la crítica a la psiquiatría iba mucho más allá; cargaba también contra otras formas de control y dominio de las personas consideradas "locas" como son los electroshocks, los comas inducidos y buena parte de la medicalización. En realidad, apuntaba a la psiquiatría misma, considerada por Antonucci una auténtica pseudociencia, atravesada de cabo a rabo por sesgos y prejuicios y sin capacidad de validar o refutar ninguno de sus diagnósticos.

"Nosotros creemos, a diferencia de la mayoría de nuestros colegas –y de muchos profanos– que los llamados pacientes psiquiátricos son, como nosotros, personas en todos los aspectos. Pueden, como cualquiera de nosotros, ser juzgados excéntricos, preocupados, molestos, honestos o deshonestos. Y de muchas otras maneras que forman parte de la condición humana".

"No existe ninguna misteriosa 'enfermedad mental' que convierta misteriosamente al llamado paciente en algo menos que un hombre, necesitado de la intervención supuestamente humana del psiquiatra para devolverle la humanidad. Al contrario, 'eso' es algo contra lo que debe luchar con fuerza el llamado paciente (y con él otras personas de su ambiente social). Su éxito en la lucha dependerá en parte de él y en parte de nosotros, de cómo lo animamos o lo desanimamos, le permitimos o impedimos actuar".

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies