La mortalidad de aves y murciélagos se dispara con los grandes aerogeneradores de última generación

Ecologistas en Acción advierte que los aerogeneradores de más tamaño que se están instalando en los parques eólicos en los últimos años generan unas accidentalidades muy por encima de las conocidas hasta la fecha. Puede alcanzar niveles extraordinariamente altos, de 10 o más aves por aerogenerador al año.

Imagen: Uge Fuertes.

En los últimos años se han comenzado a instalar en el Estado español una generación de grandes aerogeneradores eólicos que superan los 2 MW de potencia unitaria. Se encuentran ya en tramitación proyectos con máquinas de más de 6 MW. Los impactos de los aerogeneradores en la fauna son de sobra conocidos pero, dado lo novedoso de la instalación de este tipo de grandes máquinas en el Estado, y aunque diversos estudios realizados en EE.UU. y en Europa ya alertaban de la posible mayor incidencia en la mortalidad, hasta ahora no se disponía de datos de la afección real que podrían provocar sobre quirópteros y avifauna.

Los datos del registro del Gobierno de Nafarroa, facilitados a Ecologistas en Acción en ese territorio, detallan que en el recientemente construido complejo eólico Cavar, que cuenta con 32 aerogeneradores SG132 (mayores de 3 MW), se han producido 89 colisiones de rapaces en los primeros diez meses de funcionamiento, 80 de ellas de buitre leonado.

Por otro lado, en los parques eólicos La Nava y Los Cierzos (comarca aragonesa de la Ribera Alta del Ebro), que suman 10 aerogeneradores de 3 MW instalados, dos organizaciones ambientales, Ansar y Amigos de la Tierra, han detectado en 2020 una siniestralidad registrada de 110 aves y 297 murciélagos.

Las tasas de colisión registradas en estos aerogeneradores de mayor potencia, que no tiene precedentes en el Estado español, puede alcanzar niveles extraordinariamente altos, del orden de 10 o más aves/aero/año o de 30 quirópteros/aero/año. Si se evalúa la tasa en función de los MW instalados, aunque la cifra se reduce, sigue siendo más alta de la que se estima para parques con aerogeneradores de menor potencia.

Estos datos de mortalidad, multiplicados por el gran número de instalaciones eólicas que se prevén (en torno a 5.000 aerogeneradores de 3 a 6 MW), no solo supone un riesgo real para las poblaciones locales de aves y quirópteros, sino que pueden tener un serio y grave efecto global sobre las poblaciones de muchas especies.

Ecologistas en Acción reclama una acción urgente de las administraciones competentes. Por ello, la organización ecologista ha solicitado al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a través de una carta remitida a la ministra Teresa Ribera, que se cree un grupo de trabajo específico que se encargue de recabar datos de colisión a los territorios y a las compañías, que valore, en los proyectos en tramitación otras tecnologías que no provoquen mortalidad en la avifauna, la utilización de aerogeneradores de menor tamaño y potencia, así como los emplazamientos menos peligrosos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies