La Marea Básica denuncia que "millones de personas" se verán excluidas del Ingreso Mínimo Vital Puente

El Gobierno español ha informado que destinará 750 millones de euros a esta medida. "Para valorar hasta qué punto es ridícula esa cantidad basta con compararla con los 100.000 millones de euros en avales a empresas que, para mayor inri, van a ser gestionados por la Banca privada", apuntan desde el colectivo.

ingreso
Foto: @ilpRentaBasica

El Gobierno español ha anunciado que, en el Consejo de Ministros y Ministras del próximo martes, aprobará el llamado Ingreso Mínimo Vital Puente. A la vista de la información divulgada por integrantes del Ejecutivo, la Marea Básica contra el paro y la precariedad asegura en una nota de prensa que les parece "una auténtica vergüenza que se pretenda afrontar la gravísima situación que ya atraviesan millones de personas y familias en nuestro país, y que crecerá en los próximos meses, con una renta mínima como la que se anuncia".

El Gobierno español ha informado que destinará 750 millones de euros a esta medida. "Para valorar hasta qué punto es ridícula esa cantidad basta con compararla con los 100.000 millones de euros en avales a empresas que, para mayor inri, van a ser gestionados por la Banca privada", apuntan desde el colectivo.

Las administraciones públicas en el Estado español dedican actualmente cerca de 18.000 millones de euros a las prestaciones no contributivas o asistenciales (subsidios por desempleo, PNC, rentas mínimas, etcétera). Sólo en rentas mínimas la cuantía que destinan actualmente los territorios ronda los 1.500 millones de euros. "Y todo eso, a pesar de que, como viene denunciando la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, las rentas mínimas solo cubren al 7’6% de la población que en nuestro país vive por debajo del umbral de la pobreza", añaden.

También recuerdan desde este movimiento social que el compromiso electoral de las dos fuerzas políticas que componen el Gobierno era asignar 6.000 millones (Ingreso Mínimo Vital-PSOE) y 10.000 millones (Ingreso Básico Garantizado-Unidas Podemos), respectivamente. "Constituye una afrenta a las personas que sufren el paro, la pobreza o la precariedad, que las cantidades que se indican ahora -tras la gigantesca crisis socio-sanitaria del coronavirus- estén muy por debajo de lo prometido", subrayan.

A juicio de la Marea Básica "pretender que, en las circunstancias actuales de confinamiento, con millones de personas despedidas, sin la válvula de escape que supone la economía sumergida (el 22% de la economía española) y con la situación de pobreza o exclusión social que ya afectaba antes de la crisis a un 26% de la población, se pueda hacer frente con este ingreso mínimo es un disparate".

En su opinión "los requisitos establecidos están en consonancia con la cuantía global insignificante que se anuncia. Que para poder acceder a esta ayuda se deban tener ingresos por debajo de los 200 euros o que la media de cada individuo, en la unidad familiar, se sitúe por debajo de los 450 euros, indica cuál es el carácter restrictivo con el que se ha concebido esta medida".

Millones de personas que necesitan la protección pública del Estado "van a quedar en la intemperie"

Uno de los problemas que se conocen de las rentas condicionadas es la demostración de rentas. "Tenemos serias dudas de que sea posible. En los servicios sociales no tenemos más que atención telefónica, unido a que las personas en situación más precaria no tienen medios informáticos para poder solicitarlo siquiera, creemos que excluirá una vez más a quienes más lo precisan".

El Gobierno español anuncia que, dentro de tres meses, presentará un Ingreso Mínimo Vital definitivo, que esta iniciativa es transitoria. Para este colectivo "la propuesta que se apunta, emana de un organismo contaminado hasta la médula por la filosofía neoliberal como es la AIREF, cuyo cometido es velar por 'el principio de estabilidad presupuestaria previsto en el artículo 135 de la Constitución Española', o sea velar por los intereses de la banca. Nos parece además una frivolidad que se planteen presentar la proposición dentro de tres meses. ¡Tres meses! Se nota que los señores ministros no tienen las mismas urgencias que el común de la ciudadanía".

Denuncian, en definitiva, que millones de personas que necesitan la protección pública del Estado "van a quedar en la intemperie". "Con medidas como esta, el lema 'Que nadie se quede atrás', en la boca del Gobierno, se convierte en un escarnio contra los más humildes", apostillan.

Por ello manifiestan su "decepción e indignación por el hecho de que en unas circunstancias históricas de excepcionalidad como las que vivimos el Gobierno no haya ni siquiera contemplado la posibilidad de establecer una renta básica de cuarentena", tal y como le han reclamado diversos colectivos y movimientos como la Red Renta Básica o la Marea Básica entre otros.

"Estamos en un momento el que el debate sobre la renta básica incondicional cobra aún más relevancia. Y mientras que políticos y economistas de todo el mundo están valorando su posible implantación como medida de protección social necesaria en una crisis sociosanitaria sin precedentes, nos encontramos con que el Gobierno español opta por una renta mínima miserable y miserabilista. Subrayamos la cobardía y la falta de perspectiva histórica de nuestros gobernantes", aseveran.

"Una vez más, los rescatados son la banca y las grandes empresas"

Asimismo, denuncian el hecho de que el Gobierno no haya contado con ninguno de los movimientos que defienden la Renta Básica. En el caso de la Marea han solicitado reiteradamente y por escrito que se les escuchara o convocara, y su petición no ha sido atendida. "¿Qué lógica tiene convocar a un diálogo de este tipo a una federación de consumidores y no hacerlo, en cambio, a un movimiento que viene reivindicando desde hace años el cumplimiento de la Carta Social o la Renta Básica?", se preguntan.

"Este hecho, el ostracismo institucional de los movimientos de la Renta Básica tiene también, en nuestra opinión, una singular gravedad. El sentido patrimonial de las instituciones y las prácticas clientelares están reñidas con una concepción ética de la política. Ya lo sufrimos con el PP, tanto nosotros como otros movimientos como la PAH. Pero pensábamos que no lo sufriríamos, y ya en los primeros compases, de quienes se auto-denominan como gobierno progresista", recalcan.

Por último, reclaman al Gobierno español "que corrija el rumbo, que proteja al conjunto de la población. No puede ocurrir que, una vez más, los rescatados sean la banca y las grandes empresas. Por el rescate a las personas. Tenemos derecho a una vida digna. ¡Renta Básica ya!".

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies