La Habitación Roja, Viva Suecia, La Pegatina, Niños Mutantes y Samba de Praça se unen a la fauna que poblará El Bosque Sonoro 2021

La segunda edición de este evento cultural, en el espacio natural de Mozota, completa su cartel del 1 al 4 de julio que ya cuenta con Iván Ferreiro, Novedades Carminha, Mediapunta, Iseo & Dodosound e Irregular Roots, demostrando que en los pueblos pequeños ocurren cosas enormes

Presentación de la segunda edición de El Bosque Sonoro.

Este jueves se ha presentado en la fábrica de Ámbar el cartel musical completo y las actividades de El Bosque Sonoro. La segunda edición de este proyecto se celebrará del 1 al 4 de julio en el pequeño pueblo zaragozano de Mozota, con la intención de revitalizar el entorno desde una perspectiva sostenible con el medio ambiente.

La agenda del ciclo musical de Mozota arrancará el jueves 1 de julio con Novedades Carminha y Mediapunta (22.00 horas). El viernes 2, actuará Viva Suecia (22.00 horas). El sábado 3 comenzará con La Habitación Roja y Niños Mutantes (13.00 horas) para cerrar con Iseo & Dodosound e Irregular Roots (22.00 horas). La edición de este año concluirá el domingo 4 de julio con doble sesión, La Pegatina con Samba da Praça (13.00 horas) e Iván Ferreiro (22.00 horas).

"Vuelve la música, es el gran titular". Han subrayado en la presentación de la nueva edición de El Bosque Sonoro. Un acto en el que sus tres organizadores han ocultado el rostro bajo caretas de animales -el Sr. Búho, Sr. Conejo y Sr. Lobo- para "despersonalizar y resaltar que este evento no tiene nombres ni apellidos, sino que pertenece a Mozota, la flora y fauna que lo habita, a los trabajadores que lo hacen posible y a los visitantes que lo financian a través de la venta de entradas", han dicho.

En la presentación, han estado acompañados por Marta de Santos, directora general de Cambio Climático y Educación Ambiental del Gobierno de Aragón; Rosana Sanz, concejala de cultura del Ayuntamiento de Mozota; y Enrique Torguet, director de marketing de Cervezas Ámbar. De Santos, ha destacado que "la cultura es el mejor vehículo para trasladar los mejores valores de la naturaleza", para añadir que "este evento es un orgullo tras el año que hemos vivido".

La concejal del Cultura de Mozota, Rosana Sanz, ha destacado que "no nos sentimos como un pueblo de la España vaciada, porque ocurren muchas cosas". Y ha declarado sentir "gran emoción por El Bosque Sonoro porque surgió de la autogestión, de algunos vecinos, que son profesionales de la cultura. Fue una oportunidad para dinamizar para que el día de mañana que las hijas y nietos de los vecinos mantengan el nexo con el pueblo y ellos acaben enriqueciéndolo". La edil ha hecho un llamamiento a las instituciones, porque "tan importante son las iniciativas como tener apoyo".

Por su parte, el Sr. Búho, Sr. Conejo y Sr. Lobo han agradecido "todo el apoyo del pueblo" y han afirmado que "lo importante de esta iniciativa es Mozota, sus vecinos, la flora y la fauna del bosque", haciendo hincapié "en la gente del sector cultural que lo está pasando muy mal, sin ayudas".

Una de las grandes novedades de este año son los “nidos”, un concepto inédito y pionero en la nueva escena covid para disfrutar de la cultura de pie y en grupo, cumpliendo con la normativa y todas las medidas de seguridad. Se trata de espacios con opción para cuatro, cinco o seis personas, delimitados con catenarias rurales hechas con soga de esparto y estacas, y una barra lateral donde se entregarán los pedidos de comida y bebida pedidos previamente a través de una app para restringir los movimientos dentro del recinto.

Otra de las apuestas es la carta gastronómica, basada en elaboraciones sostenibles, naturales y de productores locales. Así, se podrán degustar las patatas artesanas de La Azucena (Madrid), el lomo al azafrán de Laurel y Tomillo (Lagueruela, Comarca del Xiloca), la morcilla de calabaza de Sierra de las Villuercas (Deleitosa, Cáceres), la caballa al curry con piri-piri de Good Boy (Olhao, Portugal), la crema de queso manchego y guindillas caramelizadas de Devas Gourmet (Escanolilla, Toledo), la tarrina de calabaza de Tarro Verde (Ribatajada, Cuenca) o las yemas de espárrago con mostaza de habanero (Fitero, Nafarroa). Todo ello servido en material compostable de fécula de maíz.

Para esta edición, la organización de El Bosque Sonoro espera superar la excelente acogida que obtuvo el evento el año pasado y "crecer en su compromiso con el medio ambiente". El Bosque Sonoro "fue el único evento musical que se creó en pleno confinamiento, el único que se desarrolló en un entorno natural nuevo y sin ayuda institucional", han recordado. De hecho, el concepto ha sido reconocido en el ‘Observatorio Cultural 2020’ que cada año lleva a cabo la Fundación Contemporánea en sexta posición de su ranking de propuestas culturales más interesantes en Aragón. Todo ello, gracias a las más de 3.000 personas que acudieron el pasado septiembre a su primera edición, que contó con León Benavente, Coque Malla, Stay Homas y Mujeres, entre otros.

Además, todo lo recaudado a través de las donaciones de la “fila cero”, se consiguieron plantar 280 árboles el pasado febrero en una de las zonas más degradadas de Mozota. "Este año, se refuerza esta acción con el compromiso de plantar un árbol por cada entrada vendida a través de la plataforma Tree Nation", avanzaron. Y de momento, desde que salieran las primeras entradas a la venta, ya van contabilizados más de mil. Y es que, como miembros de la #ComunidadPorElClima, El Bosque Sonoro se ha sumado al reto de contribuir a plantar tres millones de árboles en el Estado español a través del proyecto “Archipiélago de Bosques” de la Fundación Ecodes.

La programación completa de El Bosque Sonoro 2021 comenzará el próximo 29 de mayo con el proyecto 'La Alfranca, Paisaje Sonoro', elaborado junto al Gobierno de Aragón. Un nuevo concepto de espectáculo en la naturaleza sin impacto acústico, en el que las y los espectadores recorrerán los jardines de La Alfranca mientras, a través de cascos inalámbricos, disfrutan de las actuaciones de Amorante, Arnau Obiols, Laura Val & Fran Gazal y Annacrusa. Todo ello, en dos pases de 1 hora y 45 minutos, con un aforo máximo de 100 personas cada uno.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies