Movimientos

La Fundación 14 de abril rechaza el Pacto Mundial para la Migración de la ONU

La entidad ha denunciado que las Naciones Unidas ha “olvidado” algunas referencias como el artículo 13 de la Declaración Universal de Derechos Humanos sobre la libertad de movimiento y asegura que este acuerdo apuntala las “exportaciones masivas”
| 12 diciembre, 2018 10.12
La Fundación 14 de abril rechaza el Pacto Mundial para la Migración de la ONU
Fotografía: Fundación 14 de abril.

Con motivo de la celebración en Marrakech de la cumbre para firmar el Pacto Mundial para la Migración de las Naciones Unidas, la Fundación 14 de abril ha querido trasladar su rechazo al considerar que este acuerdo solo apuntala un modelo de políticas migratorias basado en la “externalización de las fronteras y las exportaciones masivas”.

“Consideramos fundamental estrechar los lazos de solidaridad entre trabajadoras y trabajadores. Frente a los discursos de extrema derecha que intentan dividirnos, reafirmamos nuestra lucha internacionalista por un modelo global justo, que debe incluir un modelo migratorio justo”, comentan desde la fundación.

Este pacto apoya entre otras medidas la creación de centros de detención donde “encerrar a quienes no han cometido delito alguno” y promueve que los Estados recojan y compartan datos de las personas migrantes, “criminalizando así a estas personas”. Asimismo, recoge posibles acuerdos que permiten deportar a personas, incluso a los menores de edad, “al estilo del vergonzoso acuerdo a este efecto que actualmente negocian España y Marruecos”.

Luchar contra las causas y no contra la migración

También ha recordado que la ONU ha dejado de lado algunas referencias del Derechos internacional en materia migratoria como el artículo 13 de la Declaración Universal de Derechos Humanos sobre libertad de movimiento. “Migrar es un derecho y debemos luchar contra las causas que obligan a las personas a huir de sus hogares, nunca contra esas personas como están haciendo nuestros gobiernos”, añaden.

Por último, condenan la “condicionalidad” que se impone a los países del Sur en estas negociaciones, ligando elementos como la aceptación de las deportaciones a la recepción de fondos de cooperación internacional. “El empobrecimiento de los países del Sur es consecuencia directa del colonialismo y el neocolonialismo, por lo que los Estados europeos y occidentales deben asumir su responsabilidad con las sociedades de las que hoy muchos y muchas se ven obligadas a migrar”, concluyen.

12 diciembre, 2018

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR