La Federación de Sindicatos de Periodistas apela a "la libertad y justicia" frente a "la intolerancia y el miedo"

La Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) apela, en un comunicado titulado 'Contra la intolerancia y el miedo, libertad y justicia', al cumplimiento de la deontología profesional para oponerse a los mensajes que puedan contribuir a la difusión del terror

Ante los recientes atentados de París, en los que han sido asesinadas 129 personas y varios centenares han resultado heridas, la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) expresa su "rotundo rechazo al terrorismo" y su "solidaridad y condolencias a los familiares de las víctimas, los heridos y el pueblo francés".

La FeSP se suma al mensaje de la Federación Europea de Periodistas (FEP) -a la que pertenece- y al llamamiento que ha hecho a las y los profesionales de la comunicación para preservar la información de los mensajes de odio.

En este sentido recuerdan que una parte de los medios de comunicación del Estado español, entre ellos distintas radios y televisiones públicas y también privadas, "han cumplido con su obligación de realizar un buen trabajo e informar con veracidad a la ciudadanía sobre estos atentados".

Pero "ha habido medios, columnistas y tertulianos de distintas cadenas de radio y televisión que han caído en la simple condena demagógica y no han ofrecido a la sociedad un análisis contextualizado de lo ocurrido", denuncian.

Asimismo, sostienen que hemos asistido a "malas prácticas periodísticas" debidas "al sensacionalismo exigido por algunos jefes sin escrúpulos que desprecian la información de calidad, veraz y contrastada que reclama la ciudadanía".

"Algunos responsables de las administraciones públicas, de algunas formaciones políticas y diversos comentaristas han recurrido a un lenguaje bélico y reclaman 'medidas de urgencia' que pondrían en peligro el ejercicio de derechos y libertades democráticas esenciales de la ciudadanía", asevera la FeSP.

Ante esos planteamientos, recuerdan a toda la profesión periodística y a todos los medios de comunicación, en un comunicado titulado 'Contra la intolerancia y el miedo, libertad y justicia', que "hoy más que nunca debemos observar las normas de estilo y atender las recomendaciones de los códigos deontológicos, para no ofrecer informaciones que contengan mensajes de odio y de discriminación".

También sostienen que "es necesario resistirse a las supuestas necesidades de reforzar nuestra seguridad que puedan llevar aparejado el recorte de libertades individuales y colectivas" y "además de expresar la repulsa al terrorismo y su condena, hay que denunciar también el aumento de las desigualdades y de las discriminaciones entre los pueblos".

"Las y los informadores, además de estar obligados a ser veraces, tenemos la responsabilidad de no utilizar expresiones que puedan contribuir a fortalecer los mensajes de los intolerantes y de los que quieren aterrorizarnos", apostillan en su mensaje.

Por último, la FeSP recuerda que "para combatir el terrorismo no hay que recortar derechos y libertades", y hace un llamamiento a la ciudadanía para que "distinga entre la comunidad musulmana, que merece ser respetada, y el terrorismo yihadista, que siempre debe ser condenado".

Periodistas franceses contra el mensaje de Hollande

El Syndicat National des Journalistes (SNJ- CGT) manifestó este martes su preocupación por el contenido del mensaje dirigido por el presidente francés, François Hollande, al Congreso.

Desde el sindicato sostienen que Hollande ha anunciado “graves medidas atentatorias a las libertades: prolongación durante tres mes del estado de urgencia e introducción en la Constitución de medidas de excepción”. Unas medidas de seguridad, que consideran "propias de la extrema derecha", y que “sin embargo, vienen trágicamente fracasando desde 2001. La ley sobre la información, aprobada este verano, ya es un nuevo paso hacia la vigilancia generalizada de los ciudadanos y de los periodistas”.

El sindicato recuerda lo ya manifestado por el colectivo de abogados de Francia, en cuanto que “atacar a las libertades para luchar contra el terrorismo es, precisamente, hacer el juego de los terroristas”. Asimismo, señalan al presidente galo que “no son necesarias leyes nuevas para luchar contra los extremismos sino recursos humanitarios, que las políticas de austeridad han recortado”.

“En estas circunstancias dramáticas, el papel de los periodistas es provocar y animar debates plurales. Nada tiene que impedirles interpelar, y poner en cuestión las consecuencias de las intervenciones militares de Francia en el mundo; la venta de armas -sobre todo a las dictaduras militares o religiosas de Cercano y Medio Oriente-; las alianzas escabrosas de la diplomacia francesa; las relaciones comerciales con Estados que financian el Daesh, y que son la tierra de cultivo del terrorismo y del oscurantismo; y los periodistas no deben estar al servicio de la propaganda guerrera sino, al contrario, ser los defensores de la convivencia”, añaden en un comunicado.

El sindicato culmina su mensaje llamando a “defender cada día los valores de solidaridad, paz y hermandad, que son esenciales de la democracia” y anunciando su compromiso de seguir luchando “por la independencia de las redacciones, la protección de las fuentes y los derechos de los periodistas”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies