#Ébola  Economía  Portada

La FADSP acusa al Gobierno del PP de irresponsabilidad en el ébola

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) ha acusado hoy al Gobierno de actuar con «irresponsabilidad», tras la confirmación del primer caso de contagio de ébola en el Estado español. «Gracias al Gobierno de Rajoy y a la inefable ministra Mato, una terrible enfermedad confinada a África desde hace 40...
| 7 octubre, 2014 07.10
Este mediodía se han realizado concentraciones en la puertas de los centros sanitarios aragoneses pidiendo la dimisión de Ana Mato y en solidaridad con la enfermera infectada. Foto: @mareablancazgz

Este mediodía se han realizado concentraciones en la puertas de los centros sanitarios aragoneses pidiendo la dimisión de Ana Mato y en solidaridad con la enfermera infectada. Foto: @mareablancazgz

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) ha acusado hoy al Gobierno de actuar con «irresponsabilidad», tras la confirmación del primer caso de contagio de ébola en el Estado español. «Gracias al Gobierno de Rajoy y a la inefable ministra Mato, una terrible enfermedad confinada a África desde hace 40 años ya ha llegado a Europa», asevera la plataforma, que califica este hecho de «enorme gravedad».

El colectivo acusa a la ministra de Sanidad, Ana Mato, de haber tomado las decisiones «a espaldas de los profesionales, más preocupada por beneficiar a la industria sanitaria que en potenciar el sistema sanitario público». Además acusan a Mato de realizar un gestión «desastrosa e irresponsable» de la crisis del ébola.

La FADSP ya advirtió de las consecuencias que podrían derivarse del traslado de los religiosos afectados al Estado español, debido al «desmantelamiento» de la unidad de infecciosos del único centro que podría hacer frente a esta enfermedad, que «ya no disponía ni de un laboratorio, por lo que las secreciones infectadas de los pacientes debían trasladarse diariamente al hospital La Paz».

«Una de las profesionales que han atendido a la segunda víctima no solo no estaba confinada, en cuarentena durante el tiempo de incubación de la enfermedad (2-21 días), sino que a los 9 días del fallecimiento del religioso, dentro del plazo de riesgo de contagio, la paciente se ve obligada a acudir a un servicio público de urgencias», argumenta.

Para la FADSP, la «mercantilización» de la sanidad está convirtiendo la salud en un «negocio» para las compañías farmacéuticas y los eventos sanitarios en «espectáculos mediáticos». «De esos barros estos lodos», matiza.

Finalmente, considera que es «inexcusable» la «inmediata dimisión» de los responsables sanitarios de este caso, sobre todo porque, concluye, «necesitamos personas competentes que puedan abordar el problema con garantía».

Según informa un artículo publicado en Diagonal, la Asociación Madrileña de Enfermería Independiente (AME), parte del personal de enfermería de los servicios de urgencias y de cuidados intensivos del Hospital La Paz presentó una denuncia ante el juzgado de guardia el 11 de julio del 2014 en la que se exponían los riesgos y deficiencias del hospital para atender a pacientes con sospecha o diagnosticados de ébola. Asimismo, la denuncia hacía referencia al desmantelamiento del Hospital Carlos III por parte de la Consejería de Sanidad de Madrid, centro de referencia para el estudio, la investigación y el tratamiento de enfermedades infecciosas.

En una noticia difundida por Público, las y los trabajadores del «desmantelado» hospital Carlos III denuncian que el protocolo de seguridad establecido para atender a los pacientes infectados era insuficiente. Además, aseguran que muchos compañeros sentían miedo porque apenas recibieron 15 minutos de formación para aprender a ponerse el traje de aislamiento y que no hubo seguimiento de su estado de salud.

Esta mediodía, se han realizado concentraciones de 5 minutos en la puertas de los centros sanitarios aragoneses pidiendo la dimisión de Ana Mato y en solidaridad con la enfermera infectada.

La enfermera con ébola, estable y «sin riesgo vital»

La auxiliar de enfermería infectada por el ébola e ingresada en el Hospital Carlos III – La Paz de Madrid está estable y, por ahora, no tiene «riesgo vital»», aunque es «una enfermedad grave», según ha informado el coordinador del centro de Alertas y Emergencias del Ministerio español de Sanidad, Fernando Simón.

Simón, en diversas entrevistas radiofónicas recogidas por Europa Press, ha afirmado además que el marido ha sido aislado y que «está bien y relativamente tranquilo». En concreto, ha precisado que el Ministerio acordó ayer lunes con la Comunidad de Madrid proponerle el aislamiento en habitación hospitalaria, y que según sus datos se encuentra en esta situación en el hospital de Alcorcón.

También ha asegurado que se propondrá el aislamiento a las personas que hayan podido tener contacto estrecho con la afectada, por «precaución» y por la «alarma social» generada, y hacerles un seguimiento estricto durante los 21 días en que pueden desarrollarse los síntomas.

Simón ha subrayado que lo urgente desde el punto de vista de la salud pública es «garantizar que todos los riesgos asociados a este caso están controlados» y que no haya riesgos para el resto de la población, y para ello se está haciendo un listado exhaustivo de las personas con las que la enferma ha tenido contacto en los últimos seis días.

«Sería muy inocente pensar que no existe capacidad de transmisión, claro que existe, aunque sigue siendo muy baja», ha dicho, y ha precisado además que esa capacidad de transmisión es menor en los primeros días, así que le «preocupan más los últimos que los primeros».

Simón ha subrayado que lo sucedido «era posible pero muy poco probable», y de la misma forma no puede descartarse que «algunos de los contactos de alto riesgo puedan haberse infectado». Sin embargo, ha dicho que la población general debe estar tranquila, porque la posibilidad de «una epidemia real es, de nuevo, posible, pero muy poco probable» y porque se están tomando todas las medidas para que «un riesgo que es muy poco probable sea aún menor».

En paralelo a las medidas de salud pública y a la necesidad de tratar «adecuadamente» a la enferma, Simón ha añadido que se está investigando el origen del contagio para detectar si hay que mejorar el protocolo o si se produjo algún fallo en alguno de los pasos de su aplicación o supervisión, y ha admitido que todas las opciones son posibles.

«Lo recomendable hubiera sido aislarla»

Simón ha reconocido que se podría haber aislado antes a la enfermera infectada, puesto que atendió al enfermo fallecido, el misionero Manuel García Viejo. «Al ser una persona en seguimiento, sí que se podría haber planteado que ante cualquier síntoma, por mínimo que fuera, se tomaran muestras y se aplicara un procedimiento de aislamiento», ha dicho. Además la enfermera presentó síntomas cuatro días después de la muerte del sacerdote.

Algo que hubiera recomendado el experto en Salud Pública Ildefonso Hernández Aguado, según afirma en una entrevista publicada este martes por eldiario.es.

En ese sentido, Simón ha subrayado que todos los protocolos se consideran «correctos» y son los mismos que se utilizan en todo el mundo, aunque «obviamente algo ha fallado» y, aunque tiene «dudas» de que sean los protocolos en sí, ha recalcado que se revisará todo. «La posibilidad de que el protocolo esté mal es pequeña pero se está revisando».

7 octubre, 2014

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR