[GRÁFICO] La economía del Estado español caerá un 10,9% durante el verano, la segunda peor después de Italia según la Comisión Europea

Las previsiones económicas del verano de 2020 apuntan a que la economía de la zona del euro se contraerá en un porcentaje histórico del 8,7% en 2020, para crecer de nuevo un 6,1% en 2021. La previsión parte del supuesto de que las medidas de contención seguirán atenuándose y de que no habrá una “segunda ola” de infecciones.

economía
Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea. Foto: @vonderleyen

La economía de la Unión Europea experimentará una profunda recesión este año como consecuencia de la pandemia de coronavirus, según han asegurado desde la Comisión Europea, “a pesar de la respuesta política rápida y general a escala nacional y de la UE. Debido a que la atenuación de las medidas de confinamiento va más lenta de lo previsto en nuestras previsiones de primavera, el impacto en la actividad económica en 2020 será más significativo de lo esperado”.

Las previsiones económicas del verano de 2020 apuntan a que la economía de la zona del euro se contraerá en un porcentaje histórico del 8,7% en 2020, para crecer de nuevo un 6,1% en 2021. La economía de la UE se contraerá un 8,3 % en 2020 y crecerá en torno al 5,8% en 2021. Por lo tanto, se prevé que la contracción en 2020 sea significativamente superior al 7,7% previsto para la zona del euro y al 7,4% para la UE en su conjunto en las previsiones económicas de la primavera de 2020. El retorno al crecimiento en 2021 también será “ligeramente menos sólido que el previsto en la primavera”, aseguran.

Las previsiones aseguran que el Estado español podría caer 10,9% este año y remontar un 7,1% en 2021. Hace tan solo dos meses, en las previsiones de primavera, Bruselas proyectaba una contracción del 9,4% para 2020 y una recuperación del 7% para 2021.

El Estado español es la segunda economía peor parada de la eurozona, solo superada por la italiana. Según las proyecciones, la economía italiana se contraerá en un 11,2% este año (9,5%, en las previsiones de primavera) y mejorará un 6,1% para el año próximo (6,5% en mayo).

Se espera que la recuperación se consolide en el segundo semestre de 2020

El impacto de la pandemia en la actividad económica ya era considerable en el primer trimestre de 2020, pues la mayoría de los Estados miembros comenzaron a aplicar medidas de confinamiento a mediados de marzo. Con un período de paralización y confinamiento mucho mayor en el segundo trimestre de 2020, se calcula que la producción económica se habrá contraído mucho más que en el primer trimestre.

No obstante, los primeros datos de mayo y junio indican que lo peor podría haber pasado. Se espera que la recuperación se consolide en el segundo semestre del año, aunque aún sea incompleta y desigual en los distintos Estados miembros.

La perturbación de la economía de la UE es simétrica en la medida en que la pandemia ha afectado a todos los Estados miembros. Sin embargo, tanto la caída de la producción en 2020 como la fuerza del repunte en 2021 difieren sensiblemente. Las diferencias en la magnitud del impacto y la fuerza de la recuperación en los Estados miembros se prevé que sean más pronunciadas de lo estimado en las previsiones de la primavera.

La inflación no debería registrar cambios

Las perspectivas sobre la inflación han cambiado poco desde las previsiones económicas de la primavera, pese a que se han producido modificaciones significativas en las fuerzas subyacentes que determinan los precios.

Aunque los precios del petróleo y los alimentos han subido más de lo previsto, se espera que su efecto se vea compensado por las peores perspectivas económicas y por el efecto de las reducciones del IVA y otras medidas adoptadas en algunos Estados miembros.

Actualmente, se prevé una inflación en la zona del euro, medida por el índice de precios al consumo armonizado (IPCA), del 0,3% en 2020 y del 1,1% en 2021. En la UE, las previsiones de inflación apuntan a un 0,6% en 2020 y a un 1,3% en 2021.

Riesgos excepcionalmente elevados

Pero los riesgos en torno a esta previsión son de excepcional envergadura y apuntan fundamentalmente a la baja.

La escala y la duración de la pandemia y de las futuras medidas de confinamiento, posiblemente necesarias, se desconocen en lo fundamental. La previsión parte del supuesto de que las medidas de contención seguirán atenuándose y de que no habrá una “segunda ola” de infecciones. Existen riesgos considerables de que, a largo plazo, el mercado laboral sufra más de lo previsto y de que las dificultades de liquidez se conviertan en problemas de solvencia para muchas empresas. S

Las próximas previsiones económicas de la Comisión Europea serán las del otoño de 2020, cuya publicación está prevista en noviembre de 2020.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies