La DGA se inhibe de su responsabilidad en el incendio de Ateca

Aunque es el propio Gobierno de Aragón, a través del INAGA, el responsable de autorizar las actividades de la empresa Land Life que provocaron el incendio forestal en Ateca, ahora afirma que “se personará ante la Fiscalía como perjudicado” al asegurar que “la actividad que desató el incendio era estrictamente privada y nada tiene que ver con la administración aragonesa”.

inhibe

Mientras el Gobierno de Aragón todavía no ha dado por extinguido el incendio forestal en Ateca, y “solicita a la población que evite acercarse a todo el perímetro por el riesgo que conlleva”, el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente de la Diputación General de Aragón, Joaquín Olona, anunciaba este lunes en el municipio de la Comunidad de Calatayud que, en los próximos días, y una vez recabada toda la información “que permita establecer el origen y las causas del incendio forestal, el Gobierno de Aragón se personará ante la Fiscalía como perjudicado, en tanto en cuanto se han quemado montes de utilidad pública y otros bienes de diferente naturaleza que tenemos la obligación de proteger”, así como que “nos presentaremos como acusación particular para defender con todas las consecuencias y hasta donde sea necesario los intereses públicos”, enfatizaba el consejero, obviando que el INAGA, que depende del mismo Olona, es la entidad de la administración aragonesa responsable de conceder licencias a empresas como Land Life.

En un intento de esquivar la responsabilidad judicial de la DGA, pues sobre la responsabilidad en la gestión política no cabe duda que es Joaquín Olona el máximo responsable, y acerca del origen del incendio, el consejero ha querido “zanjar cualquier duda”, y ha asegurado que “la actividad que se estaba llevando a cabo cuando se desató el incendio era estrictamente privada, y nada tenía que ver con la administración aragonesa”.

Sin embargo, cabe recordar que es el Instituto Aragonés de Gestión Ambiental -INAGA- la entidad de derecho público aragonesa “constituida como el órgano ambiental especializado en la tramitación de expedientes” en nuestro país, y que se encarga de exigir a las empresas, públicas o privadas, la presentación de evaluaciones ambientales para la autorización de actividades incluyendo explícitamente las que se realicen en “montes y vías pecuarias”, y que la empresa Land Life asegura que contaba, como afirma en su web “con autorización ambiental del INAGA”, como informó este Diario Libre.

“Inicialmente se redactó un proyecto para dotar la finca de una red de caminos suficientes. Posteriormente, se redactó un proyecto de repoblación forestal basado en los resultados de varias repoblaciones adyacentes, en el estudio de diferentes parámetros como el suelo, las pendientes, la exposición, etc. Ambos proyectos sirvieron para la obtención de las autorizaciones ambientales del INAGA y además de herramienta de planificación y ejecución”, explica en su web Land Life.

Olona también recordó que desde el inicio del verano el Gobierno de Aragón “está pidiendo precaución y la adaptación de toda actividad al nivel de riesgo por incendios, el más extremo de los últimos años”, y confirmó que a mediados del pasado mes de junio “ya se produjo un conato, originado por la misma empresa, la misma actividad y en el mismo lugar”, y que ya entonces “la Sección de Incendios del Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, con fecha del 21 de junio, envió un correo electrónico a los responsables con una serie de recomendaciones, entre las que se encontraba la de posposición de los trabajos hasta que las temperaturas fuesen más favorables”.

Finalmente, Olona anunció “la habilitación de una ayuda dirigida a los agricultores y ganaderos afectados, que complementará al resto de líneas procedentes del resto de instituciones para abordar un plan de restitución que permita recuperar la zona afectada por el gran incendio forestal que ha quemado alrededor de 14.000 hectáreas en el valle del Manubles y en su entorno”.

Zona quemada del incendio de Ateca
Zona quemada del incendio de Ateca. Foto: DGA.

La DGA firmó un convenio con Land Life autorizando sus trabajos de greenwashing

Tal y como indica el digital Alto Jalón, es el Gobierno de Aragón el que firma un convenio con Land Life Company para repoblar, no solo el Alto Jalón, sino todos los montes de Aragón. Esta compañía holandesa tiene proyectos activos en otras zonas de nuestro país, y aunque ahora de un plumazo los hayan borrado de su web, todavía podemos leer en ella que desde 2020 han reforestado en Aragón un total de 118.840 árboles en 108 hectáreas, y que, según ponen en su portal, “para esta reforestación hemos contado con la colaboración del Gobierno de Aragón, los agentes medioambientales de la Comunidad, así como los propietarios de las tierras”.

Cabe destacar, como explica Fran Álvarez -director de Alto Jalón- que Land Life Company, la empresa dedicada a la venta de derechos de emisión de CO2 a compañías contaminantes que mitigan así su huella de carbono, realizaba unos trabajos de reforestación en un monte privado entre los términos municipales de Bubierca y Ateca. Para ello, previo a la plantación, que tiene lugar en los meses de febrero y marzo, realiza una serie de hoyos donde después coloca el árbol. Estos trabajos de ahoyado son los que han provocado el incendio. Una tarea para la que Land Life subcontrató a la empresa Campos Rey Servicios Medioambientales, con sede en Ejea.

Por lo que se concluye que la afirmación del consejero Olona de que “la actividad que se estaba llevando a cabo cuando se desató el incendio era estrictamente privada, y nada tenía que ver con la administración aragonesa”, es un burdo intento de lavarse las manos e intentar eludir su responsabilidad y la del Gobierno de Aragón.


Más información sobre el incendio en Ateca en este enlace.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies