La DGA “arranca” al Estado el compromiso de subsanar el error que ha dejado sin banda ancha al Aragón rural

La consejería de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento considera “inadmisible” que Aragón quedase fuera inicialmente de las subvenciones estatales por un error de interpretación y está en conversaciones con el Gobierno estatal para corregirlo

Sobrarbe banda
Foto: Kaitlyn Baker (Unsplash)

El Gobierno de Aragón ha denunciado que el Programa de Extensión de Banda Ancha, impulsado por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital y cofinanciado con Fondos FEDER, deje fuera inicialmente a 12 zonas españolas, entre ellas, las aragonesas, y ha anunciado que “trabaja ya para lograr una nueva convocatoria que subsane los errores de interpretación que han supuesto la desestimación de todas las propuestas presentadas por las operadoras en el territorio”.

Nada más conocer la insólita situación, la Consejería de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento se puso en contacto con la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales, que gestiona el programa, para solventar el problema. Tras las conversaciones mantenidas en los últimos días, el Departamento ha arrancado el compromiso del Estado para la puesta en marcha cuanto antes de una nueva convocatoria parcial, que permita la llegada de subvenciones para la mejora del servicio.

El programa PEBA 2020 incluía casi 4 millones de euros para la extensión de redes de comunicaciones electrónicas de banda ancha en Aragón, en las denominadas zonas blancas, esto es, aquellas sin cobertura actual y que no tienen previsiones de despliegue en los próximos tres años. En esta edición, por primera vez las ayudas también se dirigían a las zonas grises, aquellas con una cobertura de nueva generación deficiente, proporcionada por un solo operador, y a una velocidad inferior a los 100 megas. La alcaldesa de Teruel, Emma Buj, recordaba este lunes que alguna de las zonas del centro de la ciudad o barrios como Villalba Baja y Tortajada se encuentra de estos grises.

Como novedad, la convocatoria de este año establecía un nuevo mecanismo de cómputo basado en unidades inmobiliarias, dentro de cada área georreferenciada y marcaba unos límites mínimos para considerar las propuestas. “Las diferencias habidas en la interpretación de este nuevo criterio por parte de algunas de las operadoras de telecomunicaciones que concurrieron ha supuesto la desestimación automática de multitud de propuestas”, señalan desde el Gobierno de Aragón.

El problema ha sido recurrente en todo el Estado. De hecho, solo 33 de los 108 proyectos presentados han sido finalmente aceptados de acuerdo con la resolución provisional del Ministerio y la inversión final del programa no alcanza ni el 60% del importe previsto en un principio.

Con solo 105,77 millones de los 186 destinados inicialmente al plan, el programa solo beneficiará a 33 zonas de las 45 previstas. Se trata de Cádiz, Córdoba, Huelva, Sevilla, Asturies, Las Palmas, Cantabria, Ávila, Burgos, León, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria, Valladolid, Zamora, Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Toledo, Girona, Lleida, Tarragona, Castelló, València, Badajoz, A Coruña, Lugo, Ourense, Pontevedra, Nafarroa y La Rioja.

Para la consejera de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento, resulta “inadmisble” que por un fallo de interpretación en el programa de subvenciones Aragón se quedase fuera y ha lamentado que al territorio se le deban cinco millones del plan de este año que están sin ejecutar.

Además de exigir una convocatoria complementaria, tal y como se ha acordado con el Ministerio, Maru Díaz ha urgido que se modifiquen a futuro “unos criterios que están pensados exclusivamente para el despliegue en grandes ciudades”.

En este sentido, ha recordado el compromiso del Ejecutivo aragonés en “garantizar un bueno acceso a internet en las zonas menos pobladas y dispersas, que contribuya a cerrar la brecha digital y hacer frente al reto demográfico”.

Con esta premisa, el Gobierno de Aragón es partidario, y así se lo ha trasladado al Ministerio, de modificar la regulación actual para la competencia entre operadoras y el modelo de subvención al despliegue que, si bien está siendo eficaz para cubrir grandes áreas con alta densidad de población, se está demostrando insuficiente para resolver el problema de muchísimas localidades que no resultan atractivas para las operadoras por coste de inversión y mantenimiento.

Esta modificación, que afectaría solo a las zonas rurales, debería ir dirigida a facilitar las actuaciones de las Administraciones públicas en aquellas poblaciones donde las operadoras no consideren viable abordar las inversiones de despliegue de banda ancha.

En Aragón, los últimos datos apuntan a que en torno al 94% de las personas disponen de banda ancha en sus domicilios. Actualmente, existen distintos planes de despliegue de banda ancha (a 30 megas), que en conjunto benefician a más de la mitad de las localidades.

“No obstante, la crisis sanitaria ha demostrado la necesidad de tecnologías más escalables para permitir un uso intensivo de internet. Además, la Comunidad se enfrenta al reto de garantizar el servicio a las más de 200 entidades singulares de población de menos de 50 habitantes que aún no disponen de él”, señalan desde la DGA.

Asimismo, ha anunciado que está preparado un “ambicioso” proyecto que espera poder financiar con cargo a los fondos europeos Next Generation.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies