La contaminación electromagnética [segunda parte]

Publicamos la segunda parte del amplio análisis de Javier Sánchez, colaborador habitual de AraInfo, sobre la contaminación electromagnética. Puedes leer la primera parte en este enlace. Los estudios y sus conclusiones [1] Merece la pena comenzar el texto con las palabras de la asociación ADRP, en cuyo texto, como decíamos, está basada la primera parte de la nueva síntesis que proponemos aquí: “aunque presentamos aquí un dossier con referencias a los principales estudios científicos para argumentar nuestra justificada alarma y advertencia, la cuestión es que no nos corresponde ni como asociación, ni como madres/padres, ni como profesores/as, etc. demostrar los …

contaminación electromagnética2Publicamos la segunda parte del amplio análisis de Javier Sánchez, colaborador habitual de AraInfo, sobre la contaminación electromagnética. Puedes leer la primera parte en este enlace.

Los estudios y sus conclusiones [1]

Merece la pena comenzar el texto con las palabras de la asociación ADRP, en cuyo texto, como decíamos, está basada la primera parte de la nueva síntesis que proponemos aquí: “aunque presentamos aquí un dossier con referencias a los principales estudios científicos para argumentar nuestra justificada alarma y advertencia, la cuestión es que no nos corresponde ni como asociación, ni como madres/padres, ni como profesores/as, etc. demostrar los potenciales efectos nocivos de la exposición a los sistemas inalámbricos.

Al igual que cuando se produce la salida al mercado de un medicamento, es la industria correspondiente la que tiene el deber de garantizar y demostrar sin sombra alguna de duda la inocuidad de su producto, más aún tratándose de la salud del alumnado.

Son las Entidades Públicas o Personales que decidan instalar este sistema de conexión inalámbrica las que deben garantizar que la exposición continuada y a largo plazo de estas radiaciones es segura para las y los niños en edad escolar. Las instituciones que acepten instalar estos dispositivos, como responsables en última instancia de la protección de la salud del alumnado, deberían llevar seguimiento de la población expuesta, pudiendo determinar y evitar, en su caso, la alteración de la salud y del rendimiento intelectual y escolar de los alumnos/as, y también de la alteración de las del personal docente y auxiliar de las aulas más directamente afectadas.”

Efectivamente, como comentábamos en la primera parte del documento, el principio de precaución está siendo sistemáticamente violado en lo que respecta a la contaminación electromagnética. Más aún, puesto que ya no se trata de un caso de ignorancia (a no ser voluntaria) de las consecuencias, dado que los estudios que demuestran la toxicidad de determinados CEM se cuentan por miles. Estamos pues, más bien, ante un caso de deliberada omisión que implica un grave daño para la salud de la población.

En cualquier caso, ahí va la síntesis que hemos sido capaces de realizar, entendiendo que debía ser suficientemente extensa y contundente como para romper con el escepticismo provocado por tanta desinformación. Antes hemos preferido resultar algo redundantes a quedarnos cortos.

Contaminación electromagnética y salud: Llamadas de alerta desde la comunidad científica

De que riesgos potenciales hablamos:

El Servicio de Prevención de Riesgos Laborales de la Universidad Politécnica de Valencia2 describe como efectos no térmicos asociados a los Campos Electromagnéticos (CEM) de Radiofrecuencias y microondas (telefonía sin hilos, Wi-Fi, ...): “Transformaciones celulares, cromosómicas y genéticas, efectos sobre el sistema hematopoyético, cambios en el ritmo cardíaco y de la tensión arterial, alteraciones endócrinas y neuroendocrinas, efectos sobre la audición, variaciones en el comportamiento, alteraciones electroencefalográficas”.

Éstos habría que concretarlos y completarlos con los descritos en cientos de estudios científicos en la amplia bibliografía médica que describen efectos potenciales de exposición a corto plazo (déficit de atención, hiperactividad, irritabilidad, alteraciones de concentración y memoria, prurito, molestias oculares, dermatitis, dolores musculares, cefalea, insomnio, …) y a largo plazo cuando la exposición se mantiene en el tiempo (electrohipersensibilidad, síndrome de fatiga crónica, depresión, fibromialgia, arritmias, alteraciones cardíacos, epilepsia, autismo, Alzheimer, Párkinson, infertilidad, alteraciones hormonales, leucemia y diversos cánceres). Estos efectos no térmicos son descritos en la literatura científica en valores muchos más bajos que los establecidos en la normativa estatal, basada exclusivamente en los efectos térmicos.

El citado Servicio recomienda como acciones correctoras: “Reducir el tiempo de exposición, mantener las fuentes emisoras apagadas y desconectadas de la red eléctrica mientras no se utilizan, evitar la realización de actividades de duración prolongada en zonas próximas a las fuentes generadoras de las emisiones de RF y MO si se dispone de otras áreas con menor riesgo, establecer una distancia de seguridad entre las fuentes emisoras y el receptor, etc …”

En diciembre de 2009, por primera vez un Tribunal Laboral (Tribunal de Trabajo de Brescia) reconoció, en base a la epidemiología, una enfermedad de origen profesional (tumor benigno del nervio acústico) por vínculo causal con la exposición profesional a los CEM de tecnologías inalámbricas (uso frecuente de telefonía móvil e inalámbrica en el puesto de trabajo superior a 10 años).

En la actualidad contamos con cientos de declaraciones y miles de estudios científicos. Destacamos algunas conferencias y declaraciones médicas y científicas de todo el mundo emitidas desde 1998, en la línea del principio ALATA (“tan bajo como la técnica permita”, por sus siglas en inglés), que han llamado a aplicar el principio de precaución con límites y criterios más restrictivos ante la abrumadora evidencia de los efectos no térmicos de la radiación no ionizante en todas las frecuencias: 1998: Viena; 2000: Salzburgo, Roccaraso; 2002: Alcalá de Henares, Catania, Friburgo, 2004: Bamberg, Maintal; 2005: Lichtenfels, Helsinki, Haibacher, Pfarrkirchner, Freienbach, Lichtenfels, Hof; 2006: Benevento; 2007: Londres, Venecia; 2008: Herberman, RNCNIRP (Rusia); 2009: París, PortoAlegre, RNCNIRP (Rusia); 2010: Copenhague.

Cualquiera de estos enlaces puede ser seguido para su consulta. Hacemos a continuación una breve mención a algunos trabajos especialmente relevantes en orden cronológico:

  • Marzo 2001: Los efectos fisiológicos y medioambientales de la radiación electromagnética no ionizante, Informe para el Parlamento Europeo STOA panel del Dr. Hyland, Universidad de Warwick (Reino Unido) e Instituto Internacional de Biofísica (Alemania). Este estudio mencionaba la potencialidad de los CEM para influir entre otras, en la función cerebral, el sistema neuroendocrino, en la permeabilidad de la barrera hematoencefálica, en las concentraciones de calcio de las células y en la integridad de las conexiones iones - proteínas. Ya entonces proponía aplicar el principio de cautela en la línea que posteriormente retoma el Parlamento Europeo en las Resoluciones de 2008 e 2009. En este mismo año, el Dr. Hyland, revela en el Sunday Mirror (27.12.2001) el estudio con infantes que constata que el móvil genera una profunda una penetración de las microondas en sus cerebros, además de evidenciar como una conversación por teléfono móvil de sólo 2 minutos tiene la capacidad de modificarles la actividad eléctrica natural incluso una hora después de haber colgado.
  • Mayo 2004: el Proyecto REFLEX, estudio multicéntrico “in vitro” de la Comisión Europea (12 centros de investigación de 7 estados europeos realizado entre el 2000 y el 2004), concluye que la exposición continuada a los campos electromagnéticos (CEM) provoca efectos GENOTÓXICOS (daños al ADN y efecto mutágeno) incluso por debajo de los niveles legales actualmente autorizados. Esto supone conocer un potencial perturbador de los efectos no térmicos, que no están contemplados en los límites establecidos en nuestra normativa estatal. En Francia el Dr. Richard Gautier, miembro del Comité Científico Francés de Campos Electromagnéticos elaboró un diagrama con los mecanismos vinculados a la exposición de los CEM y de cómo pueden afectar a nuestra salud. En Finlandia, la Autoridad Nacional para la Seguridad Nuclear y Radiación de Helsinki (STUK), emitió un diagrama en la misma línea de la valoración del estudio REFLEX.
  • 2005: El Observatorio Europeo de Riesgos de la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo recoge en su documento “Previsiones de Expertos”, entre los principales riesgos emergentes físicos, la exposición a los CEM de alta frecuencia (telefonía móvil, Wi-Fi, …).
  • Agosto 2007: En 2007, se publicó un informe independiente de Bioinitiative muy importante y extenso (de 610 páginas) en el que se muestran evidencias sobre la salud de los campos electromagnéticos. (Bioinitiative Report: A Rationale for a Biologically-based Public Exposure Standards for Electromagnetic Fields (ELF anf RF, 31/8/2007) El estudio del grupo Bioinitiative, en una revisión internacional de más de 1.500 estudios científicos con la colaboración de la Agencia de Medio Ambiente, documentó que las evidencias sugieren efectos biológicos e impactos en la salud que pueden ocurrir y de hecho ocurren en niveles de exposición, que pueden estar miles de veces por debajo de los límites públicos de seguridad actuales. Los CEM de radiofrecuencia o microondas pueden considerarse genotóxicos (daño al ADN de las células) bajo ciertas condiciones de exposición, incluyendo niveles por debajo de los “límites de seguridad” existentes

El informe revela que existen una multitud de efectos nocivos, principalmente trastornos cognitivos y del sueño, perturbaciones hormonales que podrían traducirse en cáncer de mama, riesgo de enfermedades neurodegenerativas, diferentes tipos de tumores cerebrales o de las glándulas salivares, transtornos del ritmo cardiaco, perturbaciones del sistema inmunitario y hasta disminución de la fertilidad. Este alarmante informe fue firmado por una decena de investigadores que decidieron alertar a los poderes públicos y a los medios de un riesgo sanitario que ellos consideran importante.

Asímismo señaló que incluso en niveles muy bajos de exposiciones pueden llevar a las células a producir proteínas del estrés, y reconoce que existe una evidencia sustancial de que estas emisiones pueden causar reacciones inflamatorias y alérgicas y cambiar las funciones inmunes normales, incluso en los niveles permitidos por los actuales valores límite de seguridad.

El informe Bioinitiative concluyó que las pruebas actuales son suficientemente sólidas para considerar los límites de protección (establecidos por la O.S.F.C.C. y el I.C.N.I.R.P. -referentes de la legislación estatal española y de otros muchos países-) como NO SEGUROS, e inadecuados para proteger la salud pública. Por ello, reclamó la necesidad de disponer de límites más estrictos de exposición a los CEM. Se propuso un valor límite de precaución de 0.1 μw/cm2 en exposición exterior (< de 0,01 μw/cm2 en interiores) “en los lugares donde la ciudadanía vive, trabaja, y va a la escuela”, limitar el uso del móvil en menores de 18 años, evitar las antenas de telefonía móvil en las proximidades de los centros de enseñanza y vetar las instalaciones de Wi-FI en las aulas, las guarderías y los centros de ocio. ¿Esto qué supuso?:

  • La Resolución de 2008 del Parlamento Europeo llamando a establecer una normativa de valores límite mucho más estricta (como las ya iniciadas en otros estados o comunidades), y reconociendo la insuficiente protección, especialmente en grupos sensibles. (Resolución del Parlamento Europeo, 04.09.08 (522 votos a favor y 16 en contra), sobre la “Revisión Intermedia del Plan de Acción Europeo sobre Medio Ambiente y Salud 2004-2010”)
  • La Resolución de 2009 del Parlamento Europeo demandando medidas para reducir al mínimo la exposición a los CEM reconociendo el riesgo potencial de las tecnologías inalámbricas. (Resolución del Parlamento Europeo, 02.04.09 (559 votos frente a 22 e 8 abstenciones) “Sobre las consideraciones sanitarias relacionadas con los campos electromagnéticos”)

De este modo se generó el mayor consenso sobre el principio de cautela a nivel europeo ante la contaminación electromagnética, recogido en las dos resoluciones mencionadas. En ellas sereconoció que “la tecnología de los dispositivos inalámbricos (teléfono móvil, Wifi-Wimax- Bluetooth, teléfono de base fija «DECT») emite CEM que pueden producir efectos adversos para la salud humana”, constatando “que los límites de exposición a los campos electromagnéticos establecidos para el público [como los estándares actuales de nuestra normativa estatal] son obsoletos ... y tampoco abordan la cuestión de los grupos vulnerables, como las mujeres embarazadas, los recién nacidos y los niños”

Por ello, se solicitaron, entre otras medidas:

  • “… valores límite de exposición más exigentes para todos los equipos emisores de CEM …”.
  • La valoración de otras alternativas con una “guía de las opciones tecnológicas disponibles y eficaces para reducir la exposición de un lugar a los CEM”,
  • La profundización del estudio de los aparatos domésticos inalámbricos, como el «WI-FI» y el teléfono fijo inalámbrico «DECT» ante la exposición generalizada a “una emisión continua de microondas”
  • “…un uso razonable del teléfono móvil y un uso preferente del teléfono fijo …”, sugiriendo “una campaña general de sensibilización de los jóvenes en materia de buenas prácticas en el uso del teléfono móvil como, por ejemplo, usar dispositivos de manos libres, realizar llamadas cortas, apagar los teléfonos cuando no se utilicen (por ejemplo, durante las clases) y usar el teléfono móvil en zonas con buena cobertura” (evitar también usarlo en el bus, tren, coche, ...), denunciando “determinadas campañas de comercialización de algunas operadores de telefonía, particularmente agresivas con ocasión de las celebraciones navideñas y otras fechas señaladas, como la venta de teléfonos móviles destinados exclusivamente a los niños o las ofertas de «minutos libres» dirigidas a los adolescentes”
  • El reconocimiento “de la hipersensibilidad eléctrica como una discapacidad, con el fin de garantizar una protección adecuada e igualdad de oportunidades a las personas que la sufren”
  • Así mismo, manifestó su profunda preocupación por el hecho de que… “las aseguradoras europeas ya están aplicando su propia versión del principio de cautela” en su tendencia a “excluir la cobertura de los riesgos vinculados a los CEM de las pólizas de responsabilidad civil”.

En septiembre del 2007 la Agencia Europea de Medio Ambiente apoyó el informe Bioinitiative con la siguiente declaración: "Existen numerosos ejemplos en el pasado de que por no utilizar el principio de precaución, se produjeron serios perjuicios, a menudo irreversibles, sobre la salud y sobre el medio ambiente. Se deben adoptar desde ahora medidas efectivas y proporcionadas de precaución, sabias y prudentes, para evitar amenazas futuras sobre la salud serias derivadas de los CEM. Debemos recordar que la precaución es uno de los principios de la política medioambiental de la Unión Europea".

Entre 2007 y 2010 se realizó el Proyecto Interphone, estudio multicéntrico de telefonía móvil de la OMS. La Coordinadora del Proyecto Interphone, Dra. Elisabeth Cardis, recomendó dar “prioridad a los teléfonos fijos" en niños (2008) y afirma: “Algunos de los resultados muestran con consistencia un mayor riesgo entre los usuarios más frecuentes; el hecho de que los riesgos eran más altos en el lado de la cabeza en que el teléfono fue utilizado normalmente, y que los tumores se encontraban en el lóbulo temporal del cerebro, que es el más próximo a la oreja”.

En 2010 se produjo la reevaluación del estudio Interphone. Ésta fue llevada a cabo por los investigadores Lloyd Morgan (Universidad de Berkeley, California), Dr. Michael Kundi (Instituto de Salud Medioambiental, Universidad de Viena, Austria) y Michael Caldberg (Dpto. Oncología, Hospital Universitario de Orebro, Suecia). Ll. Morgan señaló que "por cada año que una persona usa el teléfono móvil, el riesgo [de padecer meningiomas] aumenta un 24%", "por cada 100 horas de uso de teléfono móvil, el riesgo de que aparezcan meningiomas aumenta el 26%". “Lo que hemos descubierto indica que va a haber una gran pandemia de tumores cerebrales a no ser que se alerte a la población y se la anime a cambiar el uso que realizan hoy en día de la telefonía móvil”, "... se demuestra que el riesgo real es mayor que el que se presentó inicialmente… por lo que invita a que "los teléfonos móviles se mantengan alejados siempre de la cabeza y el cuerpo". (2010).

Éstas conclusiones, van en la línea de los meta-análisis de Hardell (2008: “cuadro persistente de una asociación entre el uso de teléfonos móviles y el glioma ipsilateral y el neuroma acústico en un período de latencia de 10 años”), de Vini G. Khurana (2009), de Yueh-Ying Han (2009), de J. Moskowitz…

Insistimos en que ahora piensen en la enfermedad del Comandante y en su carácter recurrente, y saquen sus propias conclusiones. Todavía veremos mucha más información al respecto en las siguientes páginas.

Existe mayor vulnerabilidad en infancia y juventud…

…a los efectos potenciales de las tecnologías sin hilos como el uso del teléfono móvil: son múltiples las llamadas a la cautela desde instituciones sanitarias a nivel mundial recordando:

  • La mayor penetración en el cráneo
  • La mayor vulnerabilidad de los órganos en desarrollo
  • Los efectos acumulativos: mayor riesgo potencial en exposición precoz.

A lo que se suma su vulnerabilidad a la presión publicitaria y grupal (tendencias adictivas). Al menos 1 de cada 3 menores afirman desarrollar intranquilidad y ansiedad cuando tiene que prescindir del móvil (Defensor del menor, Comunidad de Madrid, 2005)

Y en el caso específico de las ondas Wi-Fi

Aunque se presentan la radiaciones de un nodo Wi-Fi como muy bajas (100 mW) en comparación con las máximas que consigue un teléfono móvil para conectar con su antena (2W)3, mediciones realizadas en el Reino Unido y en Canadá y difundidas en programas de periodismo de investigación en las cadenas televisas de la pública británica BBC (21.05.07) o en la Global News de Canadá (17.10.10), muestran picos en los niveles de radiación muy superiores a los esperados, cuando en la proximidad de cuerpos y cabezas de los niños/as se suman las emisiones de uno o varios nodos a la de los propios portátiles del alumnado, especialmente en los momentos de descarga (picos de radiación ausentes en las mediciones oficiales al presentarse cifras medias), cuando interactúa con los nodos como un móvil con su antena.

La polémica en los medios sobre el uso de los sistemas Wi-Fi se inicia con el apoyo de la Agencia Europea de Medio Ambiente al informe Bioinitiative y con los datos presentados en el Reino Unido en la investigación presentada en dicho programa Panorama de la BBC: con mediciones tres veces más potentes que las emitidas en la cercanía de una antena de telefonía móvil, por lo que sus potenciales efectos adversos afectarían en la misma proporción (ver la página 22 del presente documento).

El problema fundamental son los niveles de emisión de microondas pulsátiles a los que estamos expuestos (telefonía inalámbrica, wi-fi,...), el tiempo de exposición y los grupos más sensibles (recién nacidos, mujeres embarazadas, infancia, juventud, vejez, patologías previas). La exposición continua a las ondas wi-fi somete al cuerpo a un efecto acumulativo, con daños biológicos detectados dentro de los límites legales incluso en potencias muy bajas (incluso con 0,02 μw/cm2), con peligros potenciales a largo plazo, especialmente en grupos vulnerables como la infancia y la juventud (mayor penetración en el cráneo, órganos en desarrollo…).

Ante la falta de datos a muy largo plazo y el conocimiento de un potencial biológico muy activo (en grupos/personas sensibles) el Informe Bioinititive (2007) apoyado por la Agencia Europea de Medio Ambiente, demanda primar el cable desinstalando el Wi-Fi de espacios de enseñanza y de ocio, de guarderías, de bibliotecas... (solicitado en 2005 por el Departamento de Salud Pública del estado de Salzburgo en Austria). Las resoluciones del Parlamento Europeo (2008 y 2009) apostaron por reducir al mínimo la exposición valorando las “opciones tecnológicas disponibles y eficaces”, línea ya recomendada por el gobierno alemán que instaba a primar el cable sobre el Wi-Fi.

En cuanto a la electrosensibilidad (EHS) o Síndrome de las Microondas, está, como otras enfermedades ambientales emergentes, en un progresivo reconocimiento:

  • Según la Declaración de París de 2009 “Los efectos de los CEM sobre la salud se han establecido a través de la observación clínica de un gran número de investigaciones toxicológicas y biológicas, así como a través de algunos estudios epidemiológicos. A día de hoy, en Europa hay un número creciente de gente electro-hipersensible, personas que han desarrollado una intolerancia a los CEM”.
  • La Resolución de 2009 del Parlamento Europeo pidió en el citado punto 28 “a los Estados miembros que sigan el ejemplo de Suecia y reconozcan como una discapacidad la hipersensibilidad eléctrica, con el fin de garantizar una protección adecuada e igualdad de oportunidades a las personas que la sufren”. Suecia cuenta en la actualidad con programas de ayuda a las personas electrosensibles en la protección a la exposición a los CEM, personas que sufren de dolores, fatiga, cansancio, pérdida de memoria, palpitaciones, dificultad para respirar, insomnio, depresión
  • Estos efectos, acreditados por la OMS (que aún no reconoce el nexo causal), son reconocidos junto a su relación causal a los CEM por múltiples organizaciones (gubernamentales como la Health Protection Agency del Reino Unido o el Comité Nacional de la Radiación No Ionizante de la Federación Rusa, y profesionales como la Academia Europea de Medicina Ambiental o la Asociación Irlandesa de Médicos Ambientales ), en las declaraciones científicas ya citadas (como la de Alcalá de Henares) e indicada en investigaciones epidemiológicas como la realizada en La Ñora (Murcia).
  • Conforme a las estadísticas, cada año son más las personas que sufren de EHS: en Suecia la incidencia pasó del 0,63% de la población en 1995 al 9% en 2004, y en Austria del 1,5% en 1995 al 13.3% en 2003, según los científicos suecos Örjan Hallberg y el austríaco Gerd Oberfeld, si el crecimiento de la EHS continúa al ritmo actual, en 2017 lo sufrirá, con mayor o menor intensidad, la mitad de la población mundial.

El debate general sobre los campos electromagnéticos y la implantación de sistemas inalámbricos como el Wi-Fi a nivel internacional

La creciente preocupación social por la incertidumbre sobre los riesgos de salud aumenta por una deficiente o incluso ausente regulación de estas tecnologías. Estamos sometidos a la exposición al margen de nuestro consentimiento, con una irradiación cada vez más generalizada en nuestra sociedad (día y noche) y con un mayor número de emisores. Mientras la Comisión Europea (CE) y la OMS no actualizan unos criterios que datan de hace 14 años (reclamado, entre otras, por la Agencia Europea de Medio Ambiente y por el Parlamento Europeo), son cada vez más los países, regiones, comunidades autónomas y ayuntamientos que ya adoptaron normativas en base al principio de cautela y la racionalización del despliegue de estas tecnologías:

Hay estados, de la comunidad europea o no, que establecieron límites más estrictos de emisión de radiofrecuencias4 que la de la Recomendación de 1999 de la CE (niveles criticados por la Agencia Europea de Medio Ambiente y el Parlamento Europeo, como obsoletos y no protectores especialmente de los grupos sensibles). Son casi la mitad de los miembros de la Unión Europea: Reino Unido, Italia, Suecia, Finlandia, Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Lituania, Bulgaria, Polonia y Grecia. Fuera de la Unión pueden citarse Suiza, Liechtenstein, Canadá, Australia, Israel, Nueva Zelandia, Rusia e China.

Mientras gobiernos como el español o, en este caso, también el venezolano,5 implantan el Wi-Fi en las aulas y se prima el despliegue caótico de antenas de telefonía sin actualizar límites de protección, en la mayoría de los estados de Europa se emprendieron algunas medidas en la línea proteccionista esbozada en las Resoluciones del Parlamento Europeo:

Alemania. El Gobierno Federal Alemán recomendó primar el cable sobre el Wi-FI, para mantener la exposición "tan baja como sea posible" tal y como defiende desde 2005 la Oficina Federal alemana para la Protección contra las Radiaciones (DbF) y la Academia Alemana de Pediatría y Medicina de la Adolescencia (desde el 2001). Además promovió el Llamamiento de los 20, llamando a “reducir al mínimo la exposición a la radiación de los niños”.

El ayuntamiento de Francfort (capital financiera alemana) prohibió la instalación de Wi-Fi en las escuelas hasta que no se demuestre su inocuidad. Un año después, el Parlamento de Baviera recomendó cambiar la conexión Wi-Fi en las escuelas a favor del cable, excluyendo así los riesgos potenciales sobre la salud. En Colonia, una red municipal cableó toda la ciudad con fibra óptica, ofreciendo una alternativa óptima en términos de salud y de calidad tecnológica.

El sindicato de enseñantes “Unión para la Educación y el Conocimiento” (GEW) se situó contra el despliegue del Wi-Fi en las escuelas por motivos de seguridad: “Debido a los posibles efectos sobre el rendimiento escolar, una escuela saludable no sólo debe ser libre de humo, también debe permitir a los profesores y alumnos enseñar y estudiar en un ambiente libre de radiación”

Desde diciembre del 2000 la Academia Alemana de Pediatría y Medicina de la Adolescencia demandó límites de exposición más estrictos a los CEM y aconsejó a padres y madres, en la línea de la DbF, restringir el uso del móvil en sus hijos y adoptar precauciones adicionales en los niños, por los peligros potenciales asociados a su crecimiento.

Reino Unido. Desde el año 2000 (informe Stewart) se recomendó el uso racional de la telefonía móvil (llamadas lo más cortas posibles y con un móvil de bajo SAR) y que los menores de 16 lo utilicen solo en emergencias, justificando esto en la mayor vulnerabilidad de la infancia y adolescencia.

Varias escuelas en el Reino Unido retiraron su sistema Wi-Fi, para prevenir efectos adversos para a la salud, dado que en el Reino Unido la mayoría de los centros educativos tienen desde hace años sus redes informáticas conectadas por Wi-Fi, con la lógica preocupación entre enseñantes (especialmente la Asociación Profesional de Enseñantes) y padres y madres de alumnos/as.

Estado francés. A petición del Comité de Higiene y Seguridad (CHS) de la ciudad de París, la Biblioteca Nacional de Francia, así como otras bibliotecas de París, sustituyeron el Wi-Fi por cable. Ayuntamientos como el normando de Hérouville-Saint-Clair, sustituyeron el Wi-Fi por conexiones Ethernet en sus centros de enseñanza apelando al principio de precaución en los menores.

Dos provincias de la región de Rhone-Alpes, están instalando redes de fibra óptica en todo su territorio como alternativa al Wi-Fi y WiMAX, y para dar servicio por cable a toda la población (más de un millón de habitantes, incluidas viviendas rurales, escuelas, empresas, hospitales, etc.).

El Ayuntamiento de Lyon (3ª ciudad de Francia después de París y Marsella) desarrolló una campaña institucional por el uso responsable del móvil.

El 12.07.10, en la línea de protección a los menores de la exposición a CEM, se publicó la Ley que prohíbía el uso de los teléfonos móviles en las escuelas infantiles y centros de primaria y secundaria obligatoria, prohíbía toda publicidad que promoviera el uso de un teléfono móvil por niños menores de 14 años, impuso la mención al SAR y de las recomendación de uso de kit manos libres.

En el 2010, bajo el patrocinio del gobierno francés, 16 ciudades seleccionadas comenzaron a rebajar de modo experimental a 0,1 μw/cm2 (4.500 veces menor de su límite legal) el límite de exposición a CEM de las antenas de telefonía móvil, según lo propuesto por el informe Bioinitiative.

Bélgica. En el 2007 una treintena de pediatras flamencos hicieron un llamamiento de alerta ante la expansión descontrolada de la irradiación por sistemas inalámbricos (como el Wi-Fi y el móvil), demandando medidas restrictivas y campañas informativas para limitar su uso y su exposición, especialmente en menores de 16 años y embarazadas. En septiembre de 2007 el Gobierno Flamenco de la federación belga lanzó un "Aviso sobre el empleo del móvil en niños", repartiendo 700.000 folletos dirigidos a padres y madres.

En junio de 2008, el catedrático Dr. André Vander Vorst profesor de la Facultad de CC. Aplicadas de la Universidad Católica de Louvain-A-Neuve, experto reconocido en bioelectromagnetismo y asesor del Consejo Superior de la Salud Belga, en la presentación de una tesis de doctorado que dirigía volvió a solicitar públicamente mayores restricciones legales a las tecnologías inalámbricas.

En noviembre de 2008 el Ministro Federal de Desarrollo Sostenible, Energía, Clima y Protección de los Consumidores declaró no autorizar teléfonos móviles infantiles en función del principio de precaución

Italia. Por primera vez un Tribunal Laboral (en recurso de apelación) en el 2009, reconoció una enfermedad como de origen profesional (tumor benigno del nervio acústico) por vínculo causal con la exposición (irradiación) profesional a los CEM de tecnologías inalámbricas (uso muy frecuente de teléfono móvil y teléfono inalámbrico en su puesto de trabajo durante más de 10 años)

Irlanda. Desde 2005, la Asociación Irlandesa de Médicos Ambientales (IDEA), considerando claramente demostrada la relación entre los síntomas de la electrosensibilidad y la exposición a los CEM, solicitaron normas de seguridad más estrictas posibles en la instalación y uso de cualquier emisor de CEM (incluyendo telefonía móvil, Wi-Fi,…) para proteger de su exposición a la población general y especialmente a los grupos más vulnerables.

Austria. El Departamento de Salud Pública del Estado Federado de Salzburgo (estado que mantiene 0,1μw/cm2 como límite de exposición a radiofrecuencias) recomendó evitar las instalaciones inalámbricas en los centros de enseñanza y guarderías. El Colegio Médico de Austria recomendó no instalar redes Wi-Fi en los colegios y llamó a aplicar el uso racional y cautelar de la telefonía móvil, creando un decálogo de uso.

Suiza. SWISSCOM (52% estatal) promueve las redes de cable en la escuela pública con la fibra óptica gratis, primando la conexión por una red LAN interna. La Oficina Federal Suiza de Salud Pública (OFSP) avisa de los riesgos del Wi-Fi en su uso y de cómo limitarlos (desconexión, no aproximación,…).

Canadá. El campus de la Universidad Lakehead de Ontario eliminó la conexión Wi-Fi por el principio de cautela, manteniendo una completa conexión a Internet a través de cable de fibra óptica. En la línea del llamamiento de la Dra. Magda Havas (Universidad de Trent, Ontario), cada vez más grupos de madres/padres solicitan en los consejos escolares descartar el Wi-Fi a favor del cable, y el Ayuntamiento de Thorold ya aplicó el principio de cautela, derogando el contrato de cobertura Wi-Fi.

El Departamento de Salud Pública de Toronto recomienda "que los niños, especialmente los niños pre-adolescentes, usen el teléfono fijo siempre que sea posible, manteniendo el uso de teléfonos celulares para los propósitos esenciales solamente, que limiten la duración de las llamadas de teléfono móvil y hagan uso de auriculares o de las opciones de manos libres, siempre que sea posible."

A nivel del Estado Español:

En Extremadura, precursora del Proyecto Estatal Escuela.2.0, mantiene la conexión por cable con una Red tecnológica Educativa que desde el año 2005 comenzó la informatización de sus aulas en infantil, secundaria y bachillerato, con las ventajas técnicas de éste (mayor cobertura, ausencia de interferencias y seguridad en los datos) y de salud (reduciendo la exposición a la contaminación electromagnética).

En el País Vasco, el Parlamento aprobó por unanimidad medir el nivel de las radiaciones electromagnéticas antes de implantar el Wi-Fi en los colegios y atender a las recomendaciones internacionales. Los sindicatos ELA-STV y el STEE-EILAS solicitaron primar el cableado frente al Wi-Fi en la enseñanza. Varios centros decidieron suspender su conexión Wi-Fi, rechazaron su obligatoriedad y solicitando la conexión a las redes por cable. En 2010 el sindicato ELA-STV extiende a las empresas la campaña de primar el cable ante el Wi-Fi. En 2008 el Ayuntamiento navarro de Aranguren (7.000 habitantes) se convirtió en operador, ofertando a la comunidad una conexión a internet por cable de mejor calidad que el Wi-Fi o WiMAX.

Por otra parte, la Federación Catalana de Enseñanza de CCOO está recogiendo quejas del profesorado ante los casos detectados de electrosensibilidad criticando que no se haya medido el impacto que pueda tener sobre la salud la exposición continuada a los CEM del Wi-Fi.

Movilizaciones vecinales y ecologistas en Castilla a favor de alternativas no inalámbricas en el acceso a Internet trajeron consigo, entre otras, la paralización judicial cautelar del despliegue de las antenas Wi-Fi en el casco histórico de León.

Algunas normativas territoriales (Navarra -2002-, Castilla-La Mancha -2001-, Cataluña - 2001-, Castilla y León -2001-) y municipales (como la reciente de Leganés), recogen condiciones o límites de exposición a las radiofrecuencias más proteccionistas que los marcados en la normativa estatal. En 2010 cinco grupos se comprometen en el Congreso de los Diputados a crear una comisión contra los efectos de la contaminación electromagnética (incluido primar el cable al Wi-Fi).

Dossier de estudios sobre contaminación electromagnética (Radiación no ionizante)

1. "Contaminación electromagnética. Las radiaciones y sus efectos sobre la salud". Raúl de la Rosa. Colección Terapion, 1995 (Ya hace 18 años, atención a la fecha).

Efectos Probados: Modificación de niveles hormonales. Alteración en la unión de los iones a la membrana celular. Modificación de los procesos bioquímicos en el interior de las células (transcripción ...del RNA, síntesis proteica, etc.).

Abe Liboff, físico, sometió a células sanas y otras malignas a campos magnéticos comprobando que se producía un incremento en el desarrollo del ADN cinco veces superior en las células malignas. Igualmente se ha demostrado el efecto de campos magnéticos ELF (15 Hz, 2,3uT, y 56 mT) sobre la síntesis del ADN en ciertos cultivos de fibroblastos humanos. Liboff apunta a los efectos mutagénicos que pueden ir ligados a dichos fenómenos. En la misma línea. E.M. Goodman encontraba efectos en la actividad del ADN-ARN ¡ya en 1983! y G.D'Ambrosio comprobaba la existencia de aberraciones cromosómicas.

La exposición a dichos campos también reduciría la producción de melatonina (hormona que actúa como poderoso anticancerígeno) y por tanto la capacidad de respuesta del sistema inmunológico. Por la noche la glándula pineal segrega en condiciones normales la cantidad de melatonina necesaria para mantener el equilibrio en el organismo, pero si la persona está sometida a campos eléctricos o magnéticos, la producción de esta hormona queda por debajo de sus valores normales. En pruebas realizadas en laboratorio se ha comprobado que campos magnéticos artificiales, similares a los valores producidos por La Tierra, influyen sobre la actividad de las células pineales, disminuyendo la segregación de melatonina, y dado que la glándula pineal es la encargada de elaborar la melatonina en ausencia de luz, se puede producir una alteración en los ciclos circadianos. Dicho de otra forma: bajo la influencia de algunos CEM, no olvidemos que la luz visible es una onda electromagnética con determinada longitud de onda, el cuerpo puede creer que es día en momentos de la noche e incluso durante toda ella. Efectivamente, las investigaciones de Rusel Reiter, profesor de neuroendocrinología de la Universidad de San Antonio en Texas demuestran que los campos electromagnéticos tienen el mismo efecto en la glándula pineal que la luz, impidiendo de este modo el proceso generador nocturno. Realizó un experimento con ratas sometidas a un foco emisor de 80.000 nT intermitente y comprobó que se reducían los niveles de melatonina hasta un 50%.

En este sentido, según José Luís Bardasano, director del instituto de Bioelectromagnetismo "Alonso de Sta. Cruz" e investigador de la Universidad de Alcalá de Henares que ha trabajado durante años con la glándula pineal, demostró que los campos magnéticos ELF (frecuencia extremadamente baja, por sus siglas en inglés) pueden interferir en la ritmicidad pineal, especialmente en la síntesis y secreción de melatonina. Actualmente existen muchos estudios que demuestran cómo la disminución de melatonina aumenta el riesgo de padecer cáncer.

Algunos investigadores como Relsa Goodman y Ann Henderson del Columbia University de Nueva York, han logrado modificar la transcripción del RNA y la síntesis proteica trabajando con campos de 60 Hz.

2. Bioinitiative Report: A Rationale for a Biologically-based Public Exposure Standerds for Electromagnetic Fields (ELF anf RF), 31/8/2007. En 2007, se presentó un informe científico independiente de Bioinitiative, un trabajo muy importante y extenso de 610 páginas en el que se muestran evidencias sobre la salud de los campos electromagnéticos. Este informe atrajo la atención de la opinión internacional, pues compiló los resultados más inquietantes de 1500 estudios y reseñó al hombre una multitud de efectos nocivos de determinados CEM, principalmente transtornos cognitivos y del sueño, perturbaciones hormonales que podrían traducirse en cáncer de mama, riesgo de enfermedades neurodegenerativas, diferentes tipos de tumores cerebrales o de las glándulas salivares, transtornos del ritmo cardiaco, perturbaciones del sistema inmunitario, y hasta disminución de la fertilidad. Este alarmante informe fue firmado por una decena de investigadores que decidieron alertar a los poderes públicos y a los medios de un riesgo sanitario muy importante.

Un mínimo repaso a algunos estudios concretos:

Andrew A. Marino. Centro de Ciencias de la Salud, Universidad de Louisiana. Investigador del efecto de las ondas electromagnéticas en los seres vivos desde los años 60-70, ha publicado cerca de 150 artículos que cuestionan los efectos que pueden causar los campos electromagnéticos en los seres vivos. "Ellos pueden centrar la atención en el problema de los efectos térmicos porque saben perfectamente que su aparato no produce calor y aunque así fuese no se podría medir porque no se puede poner un termómetro en mitad del cerebro, entonces no hay problema, así que es seguro. Por eso si yo fuese el asesor de esos industriales les diría, ¡vamos financien todos los estudios que puedan!". Las normas legales de los teléfonos basadas en el valor SAR son cada vez más criticadas porque parten del principio de que los problemas a la salud únicamente pueden derivarse de los efectos del calor. Ahora bien, científicos como Marino sugieren que puede haber otras consecuencias distintas de los efectos térmicos por debajo de lo que el SAR permite medir. Según Marino, el cuerpo es capaz de detectar los campos electromagnéticos interactuando con ellos y mandando la información al cerebro. Éste descarta la información como inútil para él y por lo tanto ignora la señal, pero el proceso repetido de detectar e ignorar pone a prueba la capacidad de adaptación del cuerpo; el organismo se debilita y su salud se vuelve más frágil si este proceso se repite constantemente.

En el 2000 la UE decidió financiar el Proyecto REFLEX propuesto por la fundación VERUM de Munich. El objetivo era comprobar si los teléfonos móviles provocan efectos biológicos en las células humanas por debajo de los límites legales. Franz Adlkofer fue su coordinador, y cuatro años más tarde se publicaron sus resultados. "Estos se pueden resumir de la siguiente manera: los campos electromagnéticos de altas frecuencias son capaces de dañar los genes. En efecto, hemos causado rupturas de hebras de ADN, hebras simples y dobles. En la mayoría de los casos las rupturas de hebras dobles pueden ser reparadas pero esto no es sistemático". En el cuerpo existen proteínas encargadas de recomponer las rupturas de hebras de ADN pero cuanto más importante es la ruptura mayor es el riesgo de error en la reparación, lo que puede llevar a alteraciones cromosómicas. "En general las células que presentan una alteración cromosómica mueren, eso es lo que ocurre en la mayoría de los casos, pero puede suceder que una célula sobreviva, lo que desarrollaría un proceso canceroso". Los resultados de Adlkofer fueron controvertidos y a pesar de sus alertas, no obtuvieron ninguna reacción de la UE que fue quien encargó el estudio.

En Burdeos el IMS es bien conocido por rehacer los experimentos de los laboratorios que han encontrado efectos nocivos y contradecir sus resultados. Estos experimentos financiados en parte por los operadores de telefonía móvil están dirigidos por Isabelle Lagroye (bióloga) y Bernard Veyret (físico, especialista en campos electromagnéticos). "La mitad de los estudios que realizamos son estudios de replicación de resultados establecidos por otros". "Insistimos tanto en replicar los experimentos porque si no se pueden encontrar en las mismas condiciones un mismo efecto, eso quiere decir que sobre él no se puede debatir, que no se puede tener en cuenta para la evaluación de riesgos". "No hemos podido replicar los efectos de Salford en Suecia. Ciertamente pensamos que si la barrera hematoencefálica es reproducible habrá que tenerlo en cuenta, intentamos reproducirla, otros intentan reproducirla y no encontramos lo mismo".

No obstante el impacto de las ondas electromagnéticas sobre la barrera hematoencefálica ha sido confirmado por otros investigadores en el mundo.

Leif G. salford, neurocirujano, Hospital Universitario de Lund, Suecia. "La barrera hematoencefálica es muy particular, su pared es muy densa si se la compara con otros vasos del cuerpo. El cerebro tiene tabiques muy especiales que impiden que la sustancias se escapen". La barrera hematoencefálica impide el paso de sustancias contenidas en los vasos sanguíneos hacia los tejidos del cerebro. Ahora bien después de exponer a los animales durante dos horas a las radiaciones de teléfonos móviles, Salford constata que la barrera hematoencefálica se hace permeable en 1/3 de las ratas expuestas lo que provoca un escape de albúmina. "A finales de los años 90 después de haber estudiada unas 1600 ratas llegamos a la conclusión de que existía claramente una fuga de albúmina en el cerebro de las ratas y también en las neuronas". Estas fugas pueden causar migrañas y hasta incluso, según Salford, la destrucción de neuronas. "Las lesiones neuronales también pueden causar el desarrollo de tumores tanto benignos como malignos".

Olle Johansson, Profesor de Neurociencias, Instituto Karolinska, Suecia. "Si hay 5000 publicaciones en revistas científicas reconocidas y eso no basta, ¿cuántas hacen falta?...5001, 5002, ¿cuántas serán suficientes y quién tiene que decidirlo?
Rony Seger, biólogo, Instituto Weizmann, Tel Aviv, Israel. "¿Se puede detectar una reacción por debajo del umbral térmico causada por una radiación muy corta y de muy baja energía? La respuesta es sí. Después nos hicimos la pregunta siguiente ¿cuál es el mecanismo que permite a la célula sentir esta radiación tan débil y transmitirla a su interior? El ADN es como el jefe de la célula, es el que dice a la célula lo que debe hacer y cómo. Hay un gran número de receptores diferentes, y hay varias vías de comunicación, de hecho se parecen a las vías telefónicas: recogen la señal en la membrana de la célula y la llevan hasta el núcleo. A continuación, el ADN puede comenzar a funcionar y decir a la célula lo que debe hacer. Sometimos a la célula a una radiación muy débil, inferior a la de los móviles, durante 5, 10, y 15 minutos para ver si se producían cambios en las vías de comunicación. Hemos podido identificar la activación de esta vía que llamamos cascada porque se trata de una reacción en cadena. Es la activación de los genes por factores de transcripción.". Si el descubrimiento de Seger ha suscitado tanta atención más allá de la comunidad científica es porque esta vía de comunicación está también implicada en el crecimiento de la célula. La sobreactivación de esta señal podría pues favorecer la proliferación de las células, que es uno de los fenómenos característicos de los procesos cancerosos. "Una vez más, yo no quiero infundir miedo con este tipo de radiaciones muy débiles, pero en ciertas condiciones es posible que favorezcan el desarrollo de algún tipo de cáncer. Las radiaciones tal vez no provocan el cáncer, pero pueden favorecerlo"
Lennart Hardell, Oncólogo, Epidemiólogo, Hospital Universitario de Örebro, Suecia. Realizó un estudio sobre 4000 personas en función de la utilización del teléfono móvil y fue el primero en constatar un aumento del riesgo de diferentes tumores cerebrales relacionados con él. "Se pone de manifiesto que después de 10 años de utilización del teléfono móvil aumenta el riesgo de desarrollar un glioma o un neurinoma acústico...los resultados son los mismos con los teléfonos inalámbricos que usamos en casa o en la oficina..."."El aumento de casos de cáncer de pulmón empezó en la segunda guerra mundial y los estudios epidemiológicos comenzaron a mediados de los cincuenta. Tuvo que pasar mucho tiempo para que la sociedad y los gobiernos reaccionasen. Ha pasado lo mismo con el amianto, que se ha utilizado desde hace un siglo aunque se supo muy pronto que era peligroso...La historia real dirá quién tenía razón y quién estaba equivocado. Yo fui el primero en demostrar que el agente naranja era cancerígeno y fue atacado violentamente en aquel momento; hoy la historia se repite" William Stewart (Chairman, Health Protection Agency), Consejero Científico Jefe de Margaret Thatcher, y colaborador con Tony Blair para examinar la telefonía móvil y su impacto sobre la salud, tras estudiar el tema durante años no pudo descartar que podía tener efectos biológicos. "Básicamente eso significa que podría provocar cambios en funciones cognitivas, por ejemplo. En segundo lugar había indicios de que podía haber inducciones al cáncer. En tercer lugar había algunos cambios biológicos dentro de la célula...". Su informe contenía un gran número de recomendaciones, una de ellas es que las antenas de telefonía móvil no debían impactar directamente en áreas donde los niños estaban expuestos...

"...la gran diferencia es que con un teléfono móvil tú tienes el control de la situación, tú eliges si quieres ser o no radiado...". P: "La OMS sostiene firmemente que no hay efectos adversos por la exposición a largo plazo a bajos niveles de radiación. ¿Cree que esa es una reflexión científica correcta?” R: "Pienso que se equivocan. Porque sí que hay evidencias, y nuestro informe señalaba algunas de esas evidencias...Creo que ellos deben revisar las declaraciones que están haciendo públicas."."Creo que es necesario que se realice una revisión del wi-fi y otras tecnologías. Pienso que es conveniente hacerla ahora mismo”.

Henry Lai (biólogo de la Universidad de Washington) ha encontrado efectos en la salud por radiación similar a la wifi, durante 30 años de investigación. Encontró que de entre 2 ó 3 mil estudios sobre los móviles, alrededor de la mitad encontraba efectos. P: "Cree usted que es prudente establecer los límites para este tipo de radiación basándose sólo en los efectos térmicos?” R: "Pienso que es totalmente irresponsable establecer los límites usando los estándares térmicos; si los estableces basándote sólo en los efectos térmicos, estás ignorando una gran cantidad de datos."P: "Permitiría Ud. que sus hijos se sentaran frente a un ordenador con el wi-fi activado un día tras otro en la escuela?” R: "Esa es la pregunta del millón. Me temo que no; limitaría su exposición a este tipo de radiación."

Dr. Berd Oberfeld (Salzburgo), un científico del gobierno que pide que el wi-fi sea retirado de las escuelas en Austria, también ha encontrado efectos en niveles de radiación similares al wi-fi.."al examinar los datos puedes hacerte una imagen muy clara. Es como un puzzle y todas las piezas parecen encajar bien; desde roturas y daños en el ADN, hasta las evidencias epidemiológicas que muestran, por ejemplo, un aumento en el índice de determinados síntomas e incluso de cánceres". "Recomendaría a los padres que pidieran a la escuela que desinstale el wi-fi, y, en caso contrario, que cambiasen al niño de escuela".

Dr. Olle Johanssen, Instituto Karolinska, Suecia. Él llevó a cabo experimentos con niveles de radiación más bajos que el wi-fi, y encontró efectos biológicos. P." El gobierno de UK sostiene que no se conocen efectos adversos para la salud con esta clase de radiación ¿es correcta esa información?” R: " No, no, no lo creo. En la literatura científica encontrarás una gran cantidad de efectos, como por ejemplo daños en los cromosomas, impacto en la capacidad de concentración, disminución de la memoria a corto plazo, aumento en el número de casos de cáncer, etc. Hay un gran número en diversas áreas...” P: "Y entonces, ¿por qué dicen las autoridades de UK que no hay efectos adversos conocidos? R: "Debo decir que es muy extraño...La gente con electro-hipersensibilidad siente por lo general que algo no va bien, mientras que tú y yo no. La pregunta que esto nos plantea es: dentro de 20 o 30 años ¿tendremos algún tipo de cáncer, enfermedad neurológica u otra cosa? No lo sabemos, no lo sentimos, debido a que no tenemos ninguna señal de aviso." P: "La mayoría de países incluidos UK establecen sus límites de radiación conforme a las pautas del ICNIRP (International Commission on Non-Ionizing Radiation Protection). Estas no pueden estar equivocadas ¿o sí?” R: "Espero que no, ya que gobiernos y de este modo países enteros y toda la población depende de ellos, pero sé también que los gobiernos están fuertemente influenciados por la industria, y el mensaje básico de estos es que si estás por debajo de cierto nivel térmico no hay problemas". P: "¿Es sensato que establezcan su normativa según los efectos térmicos? R: "Oh, no, para nada, pienso que eso es simplemente absurdo, de ningún modo puedes apoyarte en esos parámetros."

Dr. Michael Repacholi (Universidad de Roma), científico responsable de la postura de la OMS, y que fundó el cuerpo que establece la normativa ICNIRP. La INNIRP es un grupo internacional de científicos en el que los gobiernos confían para establecer los límites de radiación. No contemplan ningún efecto biológico, así que basan nuestros límites de exposición en los efectos térmicos. En otras palabras, la radiación tiene que ser tan intensa como para calentar tus órganos antes de ser limitada, por esa razón nuestros niveles de seguridad son tan altos.”

Ya no trabaja para la OMS pero tomó decisiones que afectan las vidas de todos. P: "Cuando Ud. declara en la página web de la OMS que no hay efectos adversos conocidos para la salud, ¿está mostrándole a la gente una imagen completa de toda la ciencia de ahí fuera?". R: "Cuando esa declaración fue puesta en internet, se refería a que ningún efecto había sido comprobado, y que un efecto ha sido comprobado significa que ha sido repetido en varios laboratorios usando técnicas de estudio muy precisas.". P: "Pero Henry Lai y Olle Johansson dicen que sí han hallado efectos. Quiero decir que hay varios científicos muy respetados que dicen haber hallado efectos por debajo de esos niveles. ¿Están todos equivocados?” R: "Si ellos han publicado. Cada grupo de análisis mira los estudios junto con otros estudios para ver si son comparables entre ellos o apuntan en la misma dirección. Ese es el llamado método por el peso de las evidencias, y si el peso de las evidencias indica que hay un efecto o que no lo hay, ese es el único modo en que puedes saber si hay realmente un efecto adverso a la salud."

Pero ahí es donde surge la controversia, el Dr. Repacholi trabajaba para la misma industria que ayudó a crear esta forma de radiación. Antes de trabajar para la OMS, él fue el experto testigo para la industria de telefonía móvil, defendiendo su derecho a colocar las antenas en lugares controvertidos. P: "¿Se considera a sí mismo totalmente independiente como científico?” R: "Bueno, no sé cómo me ve la gente...". P: “Sí que lo sabe, yo creo que sí que sabe como lo ve la gente.” R: "Bueno, sí que lo sé. He visto las páginas web y la gente puede decir lo que quiera. Sé lo que soy. Sólo digo lo que la ciencia dice, y eso para mí es un punto de vista independiente.".P: "Ud. trabajó para la industria antes de hacerlo para la OMS y el ICNIRP, y posteriormente también lo hizo". R: "Sí, lo hice, y desafío a cualquiera que diga que he cambiado mis intereses a causa de mi financiador, porque te aseguro que no es así".

Al respecto de los medios de comunicación…

…resulta muy interesante ver el reportaje en Panorama, 21/5/2007. BBC ONE. En este reportaje, Alasdair Philips (Electrical Engineer Powerwatch) realizó una medición a 100 m de un mástil de antenas de telefonía móvil, dónde ésta es máxima al caer a tierra. Después realizó mediciones en una escuela con wi-fi instalado, en el interior de un aula y en la posición del alumno, donde éste situaría su cabeza. Según sus mediciones éstas son 3 veces más altas que las obtenidas anteriormente, especialmente en las descargas de datos. Los cráneos de los niños están en formación, y existen pruebas de que éstos absorben más radiación que los adultos. Los límites que se obtuvieron en la clase están dentro de los “límites de seguridad” de UK, incluso 600 veces por debajo.6 No hay estudios sobre la exposición a muy largo plazo al wi-fi, por el poco tiempo que hace de la proliferación de esta tecnología, (nota del autor: “de suyo eso es motivo suficiente para mantener el principio de precaución”) pero hay miles acerca de teléfonos móviles y mástiles de antenas, los cuales emiten niveles de radiación similares.

También resulta intersante, por ejemplo, el reportaje “Rodeados de ondas”, de Arte France et Mosaïque films.

O incluso el de Reporteros Cuatro, 2004.

También las informaciones que presentaba el propio Centro de Noticias de la ONU, (31 de mayo, 2011): ““El uso de teléfonos celulares aumenta el riesgo de contraer glioma, un tipo de cáncer cerebral maligno”, concluyó un grupo de expertos sobre el tema. La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer de la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó a los campos electromagnéticos de radiofrecuencia como posiblemente cancerígenos para el ser humano. Incluso treinta y un especialistas de 14 países se reunieron en Lyon, Francia, para intercambiar información y analizar estudios.”

También, por supuesto, existen informaciones “negacionistas” como las de medios de gran tirada en España: "Redes wi-fi son radiaciones completamente inofensivas". La Razón.es. 19/6/2010.

Afortunadamente, éstas han podido ser contrarrestadas en otros medios por las declaraciones de gente autorizada en la materia: "Así, Fernando Pérez, vicepresidente de la Fundación para la Salud Geoambiental apunta que los pequeños de la casa son los más vulnerables, junto a las embarazadas, personas mayores y enfermos. «Todos los estudios epidemiológicos han demostrado efectos reales de las radiaciones en la salud y el desarrollo de los niños», explica Pérez.”
“Pero, si no existen riesgos, ¿por qué en Europa están tomando medidas? Uno de los ejemplos más contundentes llega del vecino galo. En Francia, se están eliminando las redes Wi-Fi en bibliotecas, colegios y lugares públicos, «sin embargo en España la legislación data del año 2001, y establece unos límites máximos que son 4.000 veces superiores a los recomendados por los últimos estudios», apunta Pérez. Además, el gobierno francés ha puesto en marcha estudios para medir los efectos de la exposición continua en centros escolares.

Respecto a la información en internet, recomendamos el portal “Escuela Sin Wi-Fi”, donde se puede encontrar mucha y muy buena información para un primer acercamiento al tema.

Confiamos que esta pequeña síntesis resulte de utilidad. La gravedad del tema aconseja su difusión máxima y medidas políticas urgentes. Para cualquier aclaración, comentario, aporte...: moncada26j53@yahoo.es

...

[1] Por puro respeto, conservamos aquí la declaración inicial de quienes elaboraron la síntesis que a su vez ha sido resumida aquí: “Este documento es la versión en castellano para la Plataforma Estatal Contra la Contaminación Electromagnética, del original en gallego de la APDR (Asociación Para la Defensa de la Ría de Arosa) En las siguientes páginas presentamos informaciones, reflexiones y propuestas a considerar ante la implantación del Wi-Fi en los centros de enseñanza por el Programa estatal “escuela 2.0” (…) para la consideración de los distintos agentes sociales implicados en el Consejo Escolar.”

Se trataba el anterior, pues, de un documento orientado a la escuela, pero la información que contiene, así como la de la nueva síntesis propuesta, tiene validez general.

[2] Todas las palabras marcadas en azul tienen incorporado el vínculo que puede redirigir a una página donde se amplía la información señalada en ese punto.

[3] Insistimos en que éste es un valor máximo: la emisión de un teléfono móvil durante una conversación con buena cobertura es apreciablemente menor y, por tanto, la diferencia de potencia con una antena W-LAN disminuye. Las diferencias, como comentábamos, se centran en lo que respecta a la distancia al foco emisor, la frecuencia de la onda y el tiempo de exposición.

[4] Instamos a consultar los límites marcados en cada país y a observar la disparidad existente. Como podemos ver, el orden de magnitud de los mismos varía enormemente. En algunas regiones austriacas hablamos de 10.000 o incluso 100.000 veces menor al del Reino Unido, por ejemplo. Evidentemente, en Austria, las telecomunicaciones funcionan a la perfección.

[5] Evidentemente, esto se hace por motivos radicalmente diferentes en uno y otro caso. En el primero, por la servidumbre hacia la transnacional correspondiente, en este caso fundamentalmente Microsoft. En el segundo, por la política general de inclusión, también en lo referido al acceso a las tecnologías de las información. Sin embargo, los efectos finales pueden ser igualmente dañinos.

[6] Ver las tablas por países en los enlaces correspondientes.

...

[Javier Sánchez es corresponsal de AraInfo en América Latina]

Autor/Autora

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies