La Comisión Asesora Mujer y Ciencia plantea acciones de discriminación positiva para reducir la brecha de género en la ciencia

Esta medida ya se aplica en universidades y centros de investigación de otros países europeos como Alemania o Suiza, que han puesto en marcha recientemente distintos programas de excelencia

ciencia
Reunión de la Comisión Asesora Mujer. Foto: DGA.

La Comisión Asesora Mujer y Ciencia, impulsada desde el Departamento de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento, para aportar una mirada de género a las políticas científicas y universitarias, ha elevado un primer informe en el que plantea acciones positivas para reducir la brecha de género en el ecosistema aragonés de I+D+i.

Entre ellas, el órgano consultivo –que se ha reunido hoy bajo la presidencia de la consejera Maru Díaz- propone el lanzamiento de convocatorias extraordinarias de procesos selectivos o de ayudas destinadas exclusivamente a mujeres.

Sería una medida de carácter temporal para la contratación predoctoral o postdoctoral en áreas de conocimiento donde su presencia es menor y el índice de techo de cristal resulta más elevado, y siempre hasta que mejorara o revirtiera la situación.

Esta brecha se ha detectado, por ejemplo, en Ingeniería, Ciencias Naturales y Ciencias y Tecnologías Físicas. Esta medida ya se aplica en universidades y centros de investigación de otros países europeos como Alemania o Suiza, que han puesto en marcha recientemente distintos programas de excelencia, como el LISE MITNER o el Promoting Women in Academia, dirigidos únicamente a investigadoras.

Como apoyo para las jóvenes investigadoras, el órgano consultivo apuesta también por impulsar programas de mentorazgo con perspectiva de género, así como incentivos a los equipos de investigación que incorporen mujeres jóvenes en las áreas en las que están infrarrepresentadas. Además, aboga por poner en marcha planes de formación y difusión de buenas prácticas, y velar por el cumplimiento de los planes de igualdad de centros e institutos de investigación.

La comisión recomienda también llevar a cabo análisis anuales de los resultados de las convocatorias de ayudas de grupos y proyectos de investigación desde el punto de vista de género, para disponer de un diagnóstico certero y con perspectiva a cinco y diez años, que permita adoptar nuevas acciones a futuro y marcar los ejes estratégicos en los que debería avanzarse.

Todas estas medidas se valorarán, según ha explicado Díaz, para tratar de incrementar la participación de las mujeres en la investigación y la ciencia, uno de los “objetivos irrenunciables” con los que trabaja el Departamento. Durante la reunión, la consejera ha informado de las últimas acciones implementadas por la Consejería con esta vocación.

En este sentido, ha explicado que este año se han introducido nuevos criterios de género –de desempate- en los procesos de evaluación de todas las convocatorias impulsadas por la Consejería. Para ello, se modificaron hace unos meses las bases reguladoras para la concesión de subvenciones en materia de investigación, innovación, sociedad de la información y universidad.

Asimismo, en la última convocatoria de proyectos de I+D+i para líneas prioritarias y de carácter multidisciplinar 2021-2023, se ha introducido también una nueva valoración de género. Se puntúa con un punto extra el liderazgo de proyectos por parte de investigadoras responsables, con la vocación de impulsar el “paso al frente” de mujeres en los grupos de investigación reconocidos en Aragón.

Además, se trabaja ya para introducir nuevas medidas que potencien la igualdad en la evaluación de méritos investigadores “para que la maternidad o el cuidado de familiares no penalice a las investigadoras en las distintas convocatorias”. La intención es que, cuando esta evaluación se circunscriba a un periodo de años concreto, se aplique una ampliación de dicho periodo de evaluación por tiempo idéntico al de la situación de baja, excedencia o permiso.

Todo ello, según ha destacado la consejera, para corregir las desigualdades y la infrarrepresentación que aún sufren las mujeres en estos ámbitos. Y para garantizar la igualdad de oportunidades y cumplir con el mandato de la ley 7/2018, normativa con la que Aragón fue pionera al instar a una presencia equilibrada entre mujeres y hombres también en el ámbito de la investigación, la ciencia, la tecnología y la universidad.

Y es que, pese al avance de los últimos años, las cifras siguen mostrando esas desigualdades. En la convocatoria de grupos 2020-2022, las mujeres representan el 44% del total de investigadores, si bien solo 56 lideran grupos reconocidos, frente a 164 compañeros varones. En la anterior, 2017-2019, esa cifra era aún menor: 49 frente a 160.

La comisión asesora está compuesta por María Jesús Lázaro, del CSIC; Pilar Zaragoza y Concepción Lomba, de la Universidad de Zaragoza; María Villarroya, Palmira Vélez, Carmen Peña y Santiago José Boira, en representación de institutos, grupos de investigación y asociaciones científicas y profesionales; Ana Navas, Ángeles Rueda, Sara Alcázar, Trinidad Serrano, Carmen Mayoral y Penélope González, como delegadas de los centros y organismo públicos de investigación y empresas; María Goikoetxea y Carmen Mesa, por parte del Instituto Aragonés de la Mujer; Beatriz Giner, de la Universidad San Jorge; Rafael Nasarre y Raquel Ornat, por parte del Departamento de Ciencia, y Alba de Martino, del área de producción de Conocimiento e Innovación del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies