La CHE maneja información sobre Yesa “con objetivos políticos”

Así lo expresan Yesa+No y la Asociación Río Aragón, que advierten que la Confederación busca sortear el debate técnico sobre el recrecimiento de Yesa

Foto (Archivo): Coagret

La Asociación Yesa+No ha lanzado una comunicación, que suscribe también la asociación aragonesa Río Aragón, en la que afirman que "el manejo de la información que hace la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) se realiza con objetivos políticos y no técnicos".

Para ambas asociaciones, lo que la CHE busca es "sortear el debate técnico y terminar una obra basándose en una política de hechos consumados", avanzando las obras al máximo posible, independientemente de la inconveniencia de hacerlo.

Denuncian que la ladera "está triturada y ha sido forzada a la rotura profunda, por ello presenta lóbulos inestables con movimientos variables, que son efectos locales de una inestabilidad generalizada". Para estos colectivos, los deslizamientos locales, "no es que vayan a afectar ‘previsiblemente’ a la estabilidad global como dice la CHE, son manifestaciones de una inestabilidad extendida ya vertical y horizontalmente".

Acusan a los gestores del proyecto de "tener poca vergüenza" al querer adjudicarse en exclusiva la capacidad de análisis de los sucesos derivados de la nefasta gestión de este proyecto, que provoca la catástrofe de febrero de 2013 y que, según estas asociaciones, "no tiene otro origen que un proceder antidemocrático".

En cuanto a las declaraciones referidas a cuestiones técnicas, aseguran que desde estas asociaciones solo pueden usar los datos conocidos. "Difícilmente se pueden hacer atendiendo a datos o detalles que no se conocen. Algo de lo que la CHE trata de aprovecharse e incluso utiliza para intentar desprestigiar a técnicos que no trabajan para ellos".

Por último, advierten que el presupuesto de la obra aumenta, según los PGE 2016, hasta los 408 millones de euros, una cifra que casi cuadriplica el presupuesto inicial, lo que convierte el recrecimiento de Yesa en la obra hidráulica española con mayor desvío presupuestario.

Según afirman, los datos ofrecidos por la CHE llegan tarde, y son lanzados según conviene. "Los datos del periodo ‘noviembre 2014 a mayo 2015’ están reflejados en un informe fechado en junio, pero no ve la luz hasta noviembre 2015, justo días antes de la primera reunión en 14 años de la Junta de obras del proyecto de recrecimiento. Los datos del periodo ‘mayo 2015 a noviembre 2015’ aún no se han presentado, pese a que los datos obran ya, obviamente, en manos de la Confederación. Estos no verán la luz hasta dentro de unas semanas (según sus propias palabras), previsiblemente hasta después de las elecciones generales".

Además, añaden, que la información se gestiona "de espaldas a las normativas europea y española de transparencia. Por lo tanto, se sigue igual en relación a anteriores informes, sin muestras de mejora en cuanto a la estabilidad de la ladera y con la CHE actuando de la misma forma".

Por todo esto, han convocado una manifestación el próximo 2 de enero en Zangoza (Sangüesa) en la que exigirán, "la paralización de las obras y moratoria de los procedimientos relacionados con el proyecto, la puesta en marcha de las alternativas para no poner en riesgo el sistema de Bardenas, la desaparición de la CHE y sustitución por un organismo marcadamente democrático, y la implicación de nuestras administraciones en este sentido".

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies