La CHE arrasa una sauceda protegida en Fraga

"La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), presumiblemente con el beneplácito del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental, ha destruido una parte considerable del bosque de ribera que acompaña al río Cinca a su paso por la ciudad de Fraga, zona catalogada oficialmente como Lugar de Interés Comunitario (LIC) por su valor ecológico e incluido en la Red Natura 2000. La acción ha sido políticamente promovida por el Ayuntamiento de Fraga y en su tramitación administrativa se ha prescindido de la obligación de efectuar una Evaluación de Impacto Ambiental y se ha seguido un procedimiento totalmente opaco y sin posibilidad de participación …

Foto: Ecologistas en Acción
Foto: Ecologistas en Acción
Foto: Ecologistas en Acción

"La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), presumiblemente con el beneplácito del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental, ha destruido una parte considerable del bosque de ribera que acompaña al río Cinca a su paso por la ciudad de Fraga, zona catalogada oficialmente como Lugar de Interés Comunitario (LIC) por su valor ecológico e incluido en la Red Natura 2000. La acción ha sido políticamente promovida por el Ayuntamiento de Fraga y en su tramitación administrativa se ha prescindido de la obligación de efectuar una Evaluación de Impacto Ambiental y se ha seguido un procedimiento totalmente opaco y sin posibilidad de participación pública", denuncia Ecologistas en Acción.

El dragado del río Cinca, la tala de sauces y la erradicación del sotobosque que ha efectuado la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) supone, para la organización ecologista, "un corte del importante corredor biológico de los sotos del Cinca, corredor que hasta ahora facilitaba el paso de la fauna desde los Pirineos hasta la cuenca del Ebro, en especial de mamíferos (nutrias, garduñas, tejones, etc.) que están catalogados como especies protegidas, o de interés, por su vulnerabilidad y que tienen dificultades para desplazarse en un medio cada vez más humanizado y lleno de barreras artificiales (autopistas, urbanizaciones, etc.)".

Para Ecologistas, "aunque el actual alcalde Fraga insiste, en sus comunicaciones públicas, que 'el río debe formar parte del núcleo urbano' lo cierto es que el tramo citado que atraviesa Fraga no es zona urbana (como tampoco es río su casco urbano), pertenece a la Red Natura 2000 por su valor ecológico y precisamente es importante porque es un corredor natural que atraviesa una zona humanizada". Además en la zona afectada han detectado la presencia de especies protegidas cuyo hábitat se está destruyendo en esta parte del río. Entre otras muchas especies citan peces, como la madrilla y la bermejuela, aves como diferentes especies de garzas y garcetas, y especies, más conocidas, como es el caso de la nutria, cuya presencia se ha detectado en ese tramo de río.

La Confederación Hidrográfica y la alcaldía de Fraga han justificado las actuaciones en el río como "necesarias para mejorar la capacidad de desagüe del Cinca y dar más seguridad al casco urbano de Fraga ante posibles inundaciones" pero "la realidad es que nunca se han aportado, pese a solicitarse, estudios técnicos que justifiquen las acciones realizadas y sobre los que se pueda debatir públicamente", recuerda Ecologistas en Acción. En el caso de los dragados realizados se destaca que precisamente el tramo del río que pasa por Fraga tiene ya el lecho del río rebajado por efecto de los embalses del Cinca y que está por ver los efectos que este dragado añadido causará en la dinámica fluvial. "Prueba objetiva e irrefutable -añaden- del citado rebajamiento del lecho del río está en el descalzamiento que sufren las pilastras del puente pequeño de Fraga, que han tenido que ser protegidas por grandes bloques de piedra para evitar que el río se las lleve en alguna crecida". Asimismo la Confederación Hidrográfica "cae en una clara contradicción cuando dice dragar por cuestiones de seguridad mientras que unos metros más abajo permite la presencia de un parque fluvial sobreelevado, protegido por una escollera, que sí que supone una clara disminución de la capacidad de desagüe del río a su paso por Fraga y que dificulta además la excavación natural, y temporal, del lecho que se da en los ríos durante las crecidas importantes".

El dragado efectuado en el Cinca supone para Ecologistas "un despilfarro de dinero público puesto que el gran dinamismo propio de los ríos, que con frecuencia se llevan o aportan gravas en las crecidas, hace completamente inútiles unas actuaciones que parecen tener mas una finalidad psicológica y política que de efectividad real en cuanto a protección del caso urbano de Fraga".

Ecologistas en Acción considera que se ha incumplido de "un modo grave" la normativa ambiental que obliga a someter cualquier proyecto de actuación en una zona catalogada oficialmente como Lugar de Interés Comunitario (LIC), y perteneciente a la Red Natura 2000, a una Evaluación de Impacto Ambiental, y "más todavía cuando se acometen acciones tan drásticas como es el caso". "El mismo Ministerio de Medio Ambiente (hoy Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente) obligó, por mucho menos, a realizar una Evaluación de Impacto Ambiental para el proyecto de canal de aguas bravas que se quería realizar en el mismo tramo del río en el año 2009. En la correspondiente Declaración de Impacto Ambiental el propio Ministerio reconocía la importancia ecológica del lugar y su importancia como corredor biológico. Por ello es difícilmente justificable que se haya actuado en esta parte del Cinca prescindiendo del citado proceso de Evaluación de Impacto Ambiental y en un procedimiento administrativo totalmente opaco, sin publicidad y sin posibilidad de que cualquier parte interesada pudiera alegar lo que estimara conveniente", apuntan.

"Ni siquiera se puede aducir -continúan-, como se insinúa, que hubiera urgencia en realizar talas de árboles y dragados que eximieran el trámite ambiental, cuando Fraga sufrió sus últimas inundaciones hace 31 años y no ha pasado en los últimos años nada relevante, en cuanto a seguridad, en el segmento de río aludido. Más todavía cuando la propia Confederación Hidrográfica y el Ayuntamiento de Fraga han estado declarando a la prensa la próxima acometida de obras en el Cinca desde el verano del 2012. Con el tiempo transcurrido desde entonces se hubiera podido realizar todo el proceso administrativo ambiental si se pretendía actuar en el río".

La oposición de Ecologistas en Acción a los dragados y arranque de vegetación natural, "de un modo sistemático e injustificado", es ampliamente conocida por la Confederación Hidrográfica, así como también es conocida por el ayuntamiento de Fraga respecto al Cinca. "El hecho de que la Confederación Hidrográfica no exponga públicamente sus proyectos de actuación ni tan siquiera en zonas LIC, y el hecho de que no contestara, incumpliendo las normas administrativas, al escrito que le envió Ecologistas en Acción en agosto del 2012, en el que pedía que se le considerara como parte interesada y se le diera información respecto a las actuaciones en el río que ya se anunciaban, muestran bien a las claras la falta de voluntad política de esta institución en cuanto a transparencia y participación ciudadana se trata. Este talante político es el mismo que el ayuntamiento de Fraga muestra cuando se niega sistemática e ilegalmente a contestar a los escritos oficiales que Ecologistas en Acción manda a la corporación municipal" aseveran.

Por todo lo expuesto Ecologistas en Acción solicita públicamente que se paralicen las obras en el Cinca hasta que no se realice su oportuna Evaluación de Impacto Ambiental, que se hagan públicos los expedientes administrativos que han dado lugar al "desastre ecológico" y que se depuren las correspondientes responsabilidades, "tanto políticas como de otro tipo", que se derivan de "tan lamentables hechos". En el caso de que la Administración Pública implicada no responda de "modo adecuado" a lo solicitado, Ecologistas en Acción enviará un informe con las actuaciones de dragados y talas de bosques de ribera efectuadas en zonas LIC que entregará a la Comisión de Medio Ambiente de la UE denunciando la destrucción de estos corredores verdes protegidos por la Directiva de Hábitats.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies