La Casa de los Títeres de Abizanda se despide con una verbena para todos los públicos

La lluvia obligó a cambiar la era por el amplio espacio de juegos de Casa Maza, pero no impidió que alrededor de 60 personas disfrutasen del final de temporada de la Casa de los Títeres de Abizanda

Verbena de la casa de los titeres

Para la ocasión, los Titiriteros de Binéfar habían preparado una verbena de juegos y música popular que se desarrolló a lo largo de la tarde del 31 de agosto. A la que acudieron personas invitadas de Francia, del pueblo y fieles seguidores de este espacio cultural.

En la Casa de los Títeres los niños y niñas suelen ser los protagonistas. Sin embargo, en el acto de clausura quedó reflejado que jugar también es cosa de mayores y la verbena el momento idóneo para hacerlo. En ella se produce un despliegue de canciones tradicionales con músicos en directo, cabezudos (Labordeta entre ellos), zancudos, juguetes y marionetas en la que participan todas las personas presentes que así lo desean. Sus creadores y creadoras la recuperaban este verano después de dos años sin poderse realizar, ya que el contacto y la interacción de esta puesta en escena son fundamentales.

Ha sido un momento muy especial para la familia titiritera tras un verano de actuaciones repartidas por toda la geografía española, pues regresan 'a casa' para mostrar la grandeza de la unión, también con el público, y la vistosidad de sus propuestas. En total, una quincena de titiriteros y titiriteras acudieron a la despedida, dando por finalizado un verano de imparable actividad.

“Hace muchos años, cuando hicimos una gira en Taiwan, estábamos en pleno proceso de creación del proyecto de la Casa de los Títeres. Fuimos a un monasterio budista donde se le preguntaba al responsable del monasterio el futuro de los negocios. Nosotros le planteamos nuestra idea, queríamos saber qué iba a pasar con el pequeño teatro de títeres, y él nos dijo: 'no ganarán dinero pero tendrán mucho éxito artístico. ¿Eso es justamente lo que nos ha pasado este verano?', admite Paco Paricio, director de la compañía binefarense, tras apreciar en las últimas semanas una bajada de afluencia.

Por su parte Pilar Amorós, directora de la Casa de los Títeres, asegura que el mes de julio funcionó muy bien, al igual que la primera quincena de agosto, “pero por distintas razones la segunda ha sido un poco más floja”. Eso sí, destaca que “la calidad de los espectáculos ha sido extraordinaria. El número de las compañías que quieren venir desde las diferentes comunidades autónomas siempre es muy alto, y el resultado es muy hermoso artísticamente hablando”.

La ocupación ha rondado el 70%. “A pesar de todo, estamos muy contentos y esta fiesta de clausura lo ha reflejado”, recalca Amorós. Además, continúa, “al haber programado tantas funciones ha sido muy difícil llenarlas”, y afirman sentirse felices de poder decir que quienes conocen La Casa de los Títeres, la valoran muy positivamente. Ahora, durante el mes de septiembre, la Casa de los Títeres cierra sus puertas hasta el Puente del Pilar.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies