La Cartuja lanza un proyecto de alojamientos colaborativos para mayores

El Barrio de La Cartuja de Zaragoza ha dado su apoyo masivo al nuevo proyecto de vivienda colaborativa impulsado por la Junta Vecinal de La Cartuja Baja

Sala común con ventanas de una vivienda laborativa de la cartuja

Desde hace varios meses el barrio rural está trabajando en la elaboración de un proyecto para dar respuesta a las necesidades de alojamiento en el barrio a la par que suponga un proyecto de apoyo a las personas mayores residentes en el mismo.

Este trabajo ha tenido este sábado sus frutos con la presentación al barrio de un proyecto para la construcción de un equipamiento social que incluya alojamientos colaborativos con servicios comunes destinados a personas mayores. Como ha explicado el alcalde, José María Lasaosa, “el barrio de La Cartuja necesita nuevos equipamientos y también dar respuesta a la carestía de vivienda que sufre desde hace años. Esta apuesta permitirá aportar un proyecto social de vivienda para mayores a la par que ayuda a liberar las viviendas de estos para que puedan venir nuevos pobladores”.

La idea se ha presentado en el marco de una Jornada sobre Vivienda Colaborativa, organizada por la Junta Vecinal de La Cartuja, con el apoyo técnico de La Replazeta, que se ha desarrollado durante toda la mañana del sábado, contando con la participación de un centenar de personas asistentes y la experiencia de personas llegadas de ciudades como Barcelona, Madrid y Cantabria, además de la zaragozana de La Cartuja.

Paloma Rodríguez, Juan Imedio y Carmen Rodríguez de Trabensol, un proyecto ubicado en Torremocha del Jarama, que lleva cerca de nueve años de vida en común gracias a sus 56 apartamentos, han destacado la importancia del grupo, la convivencia y la ayuda mutua.

Juan Colom representante de “Brisa del Cantábrico”, en Meruelo (Cantabria) ha destacado la capacidad de estos proyectos de plantear un modelo alternativo a los cuidados en la tercera edad. Según ha expuesto, Brisa es un proyecto finalista y garantizará la pervivencia en el alojamiento hasta el final de la vida. Con más de 250 alojamientos, supone una alternativa en el medio rural.

Junto a Juan, las dos representantes de CAN70 venidas de Barcelona, Anna Torrons y Rosalía Molina, han explicado como el Ayuntamiento les ha cedido, mediante un convenio, un suelo público en el barrio de Sarriá para la construcción de sus alojamientos colaborativos, encontrándose ahora en la fase del diseño de los apartamentos. Según las representantes de CAN70, trabajan en la idea de alojamientos de 40-45m2 con espacios comunes suficientes tales como comedor, cocina comunitaria, cuartos de lavandería, etc...

La tarea ahora se centra en conseguir que la administración territorial reconozca estos proyectos como alternativas para la atención a la dependencia y la promoción de la autonomía personal, sin catalogarlos como residencias geriátricas.

plano de la vivienda colaborativa de la cartuja

El proyecto

El proyecto se situaría en un parcela del desarrollo previsto en La Cartuja LC2. El suelo donde se ubicará el complejo, la SE-3, está destinada al uso social, tiene una dimensión de 5.112 m2 y una edificabilidad de 1926 m2, lo que permitiría la construcción de aproximadamente 28 apartamentos y grandes espacios comunes.

El proyecto se calificará como un equipamiento por lo que sus instalaciones deberán estar abiertas al barrio. Los beneficiarios del mismo serán las personas mayores de La Cartuja aunque si hubiera plazas disponibles se abriría a toda la ciudad.vista exterior de la vivienda colaborativa de la cartuja

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies