La AV Venecia vuelve a pedir al Ayuntamiento que cuide el Canal

Repetidamente, siguiendo los cauces oficiales, desde la Asociación Vecinal de Venecia, y atendiendo quejas y solicitudes de vecinos, vecinas y colectivos del barrio de Torrero, venimos instando al Ayuntamiento de esta ciudad a que cuide la margen del Canal que linda con los pinares de Venecia. Para muchas personas es este lugar un tesoro dentro de la ciudad que sirve para evadirse de las miserias que políticos y grandes empresarios han engendrado y que nos están sumiendo a todas lentamente en una depresión a nivel social, que será mucho más difícil de corregir que la estafa económica a la que …

Foto: AV Venecia
Foto: AV Venecia

Repetidamente, siguiendo los cauces oficiales, desde la Asociación Vecinal de Venecia, y atendiendo quejas y solicitudes de vecinos, vecinas y colectivos del barrio de Torrero, venimos instando al Ayuntamiento de esta ciudad a que cuide la margen del Canal que linda con los pinares de Venecia. Para muchas personas es este lugar un tesoro dentro de la ciudad que sirve para evadirse de las miserias que políticos y grandes empresarios han engendrado y que nos están sumiendo a todas lentamente en una depresión a nivel social, que será mucho más difícil de corregir que la estafa económica a la que vienen llamando crisis.

Por el Canal, nuestro Canal, la gente del barrio y de toda la ciudad, viene a correr, caminar, pasear en bici, respirar, pintar, leer, pasar un rato en amistad, entrenar, ver el atardecer...

La única intervención del Ayuntamiento en esta margen del Canal, en mucho tiempo, fue la de levantar a toda prisa una especie de búnker convertido en bar-terraza, que vino a dar al traste con los deseos, anhelos y proyectos de un embarcadero, ludoteca, y centro de interpretación de la naturaleza que enriquecerían este espacio. Incluso se llegó a aprobar y conceder licencia para otro "bar-terraza"  junto al Puente de América, que contravenía la propia normativa municipal sobre patrimonio y espacios naturales, y para el que se otorgaron todos los permisos pese a las quejas vecinales y de colectivos en defensa del patrimonio. Llama la atención que el proyecto no va adelante, no porque el consistorio vigile con celo el cumplimiento de las normas paisajísticas, de preservación del patrimonio y medioambientales... sino porque el concesionario de las licencias apareció asesinado en medio de un feo asunto mafioso. A según qué niveles no debe mirarse mucho con quién se trata.

El Canal es patrimonio de la ciudad, de las personas y seres que en él encuentran refugio. El deber del consistorio es el de cuidarlo, evitar su deterioro y mejorarlo en lo posible.

Los ciudadanos y ciudadanas acatamos de mal grado y pagamos cada una de las subidas impositivas y recortes, hasta que llegue un día que ya no aguantemos otra vuelta de tuerca más. Pero de momento vamos aguantando, y pagando. El contrato de los políticos de esta ciudad para con sus ciudadanos pasa por cumplir sus obligaciones, y en los barrios periféricos no cumplen ni una. Asistimos al encarecimiento del catastro en muchos casos con subidas de hasta el 150%, a la privatización del agua (con la vergonzosa firma cómplice de grupos que dicen ser de izquierdas) que enriquecerá a una empresa privada empobreciéndonos a todos y todas, el encarecimiento de los transportes... mientras se mantienen los privilegios para iglesia y casta militar, que son los mayores terratenientes de la ciudad.

Por otro lado dejan de invertir en entidades sociales, desatienden servicios y despiden a personal, el de FCC, por ejemplo, cuando más falta hace, en número y calidad. Nuestra margen del canal tiene, para una población de unas 27.000 personas, más todas las personas que aquí acuden, dos bancos -de sentarse- rotos, cero papeleras, y eso sí, decenas de pintadas nazis que ofenden a cualquier persona digna.

Como queremos tener a los gestores democráticamente contratados de esta ciudad como personas dignas, queremos pensar que es que simplemente no ven esas pintadas estultas porque salen poco de las urbanizaciones de gente con perricas en las que habitan. Que no ven que la gente que sale a pasear con los perros que les acompañan en la vida, no tienen dónde tirar sus excrementos, y que por lo tanto no suelen recogerlos. No ven que si no despidieran y recortaran servicios como en FCC, tendrían el personal necesario para mantener el canal, su arbolado y su espacio en condiciones. Hoy por hoy son incluso las propias vecinas del barrio las que cuidan de parte de los jardines del Canal.

Dicen que no hay dinero... ¿se han planteado que si vendieran el Cristo crucificado, que atenta contra la laicidad constitucionalmente obligada de las instituciones, ese Cristo que preside sus plenos, si lo vendieran a un anticuario, podrían comprar unas papeleras y tres o cuatro bancos que disfrutaríamos todos y todas? ¿Se han planteado que sí hubo perricas para encargar proyectos y estudios, como el de exponabo, que quedaron en la nada? ¿Se han planteado lo que nos cuestan sus grandes fichajes políticos y coches oficiales? Se podrían seguir planteando cosas, pero no pedimos tanto, en el fondo no necesitamos tanto... sólo pedimos políticos dignos.

Más fotos en la Galería de Nobleza Baturra.

AV Venecia | Para AraInfo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies