La AV Barrio Jesús vuelve a reclamar que la Casa del Director de la Azucarera se convierta en la Casa de Juventud

Desde la asociación vecinal aseguran que ante la inminente finalización de las obras de adecuación de la Casa del Director de la Azucarera, situada en el Barrio Jesús, insisten en la urgente necesidad de que se convierta en un equipamiento de barrio que sirva para cubrir las carencias que sufren

Casa
Casa del Director de la Azucarera. Foto: Raúl Olivan.

La Casa del Director de la Azucarera, una vez que para la Casa Solans se definieron sus usos como sede de Ebrópolis, así como de las oficinas municipales de Cooperación al Desarrollo y de Relaciones Internacionales, es el único y último edificio municipal del que disponen las entidades sociales, vecinales y culturales del Distrito para poder desarrollar los equipamientos que todavía faltan por realizar.

En marzo del 2017, se constituyó una mesa de trabajo para definir los usos futuros de la Casa Solans, formada por las entidades del barrio, miembros de la Junta Municipal de El Rabal, técnicos municipales de distintas áreas, por la Consejera de Participación, Elena Giner, y por el Consejero de Economía y Cultura, Fernando Rivarés, consejero de Cultura; dicha mesa tenía como función principal debatir sobre las posibles fórmulas de participación para la toma de decisiones sobre los equipamientos disponibles, y en ella se manifestó la necesidad de establecer también los usos para la Casa del Director de la Azucarera.

No es la primera vez que desde las entidades firmantes reclaman la Casa del Director de la Azucarera como un equipamiento de distrito, como espacio útil para cubrir las carencias de equipamientos existentes. Únicamente, y después de varias peticiones de reunión con el director de Zaragoza Activa (en esas fechas Raúl Olivan) para pedir explicaciones sobre el uso del edificio, se les transmitió que era algo muy bueno para el barrio y les invitó a participar en los usos exteriores de la Casa del Director; “pero como es evidente eso no soluciona nuestro problema de falta de equipamientos”.

En julio del 2018, volvieron a insistir en las necesidades del barrio que hay para este equipamiento y presentaron una propuesta. El actual proyecto pretende impulsar iniciativas relacionadas con la economía colaborativa y circular, con un enfoque dirigido a la economía y al emprendimiento. Sin embargo, “esto nunca se ha planteado desde las distintas entidades que habitualmente trabajamos en el Distrito, pues creemos que existen mayores carencias para el desarrollo del barrio, necesidades de distrito, necesidades enfocadas hacia la promoción del ocio y el entretenimiento del sector joven”, aseguran desde la AV Barrio Jesús.

Ahora, vuelven a insistir en la carencia de espacios en el barrio para Casa de Juventud y servicios para jóvenes, “lo cual está provocando que nuestros jóvenes, ante la falta de alternativas, opten en parte por la pasividad en el mejor de los casos, o por el botellón, estupefacientes o vandalismos en el peor”, denuncian.

“Necesitamos de espacios de socialización para los jóvenes, con espacios polivalentes y de autogestión, supervisados y en coordinación con los servicios municipales competentes, que cubran sus necesidades y que ayuden a la hora de trabajar en la prevención de adicciones”, lamentan.

Además, reclaman un espacio desde el que participar y gestionar, junto con otros servicios municipales, asociaciones y colectivos el día a día del barrio, generando una oferta de servicios y programas.

Por todo ello, y teniendo en consideración que la escala y tipología arquitectónica de la Casa del Director de la Azucarera se adapta más a una Casa de Juventud que a los usos que plantea el proyecto solicitan que sea este espacio compartido que necesitan las y los jóvenes.

Después de que durante varios años uno de los actos más valorados en las Fiestas del Pilar, ha sido el Espacio Joven, proponen además trasladar ese espacio de una forma permanente al barrio, en la Casa del Director de la Azucarera.

Mediante una acción comunitaria, en la cual participarían tanto las personas jóvenes como las entidades vecinales con la creación de un espacio en donde la interrelación entre jóvenes y asociaciones “ayudaría a fomentar el asociacionismo y a lograr implicar a los más jóvenes en un futuro en la política vecinal, implicándolos en el diseño de los barrios, en los presupuestos participativos, en los actos culturales y de ocio así como en la propia Junta del Distrito, por ejemplo”.

Además de permanecer abierta durante todo el año y poner a disposición de los usuarios una amplia oferta de actividades, como programas de ocio alternativo y saludable (viajes, convivencias, conciertos,…) y de conciliación familiar, laboral y personal (campamento urbano de verano, actividades infantiles de Navidad y Semana Santa, etc.).

En este espacio también habría, según ha trasladado la Asociación Vecinal, información y asesoramiento sobre todos los temas de interés para la juventud. Desde formación y educación (cursos y talleres, estudios oficiales, becas y ayudas a la formación, etc.), hasta ocio y entretenimiento y oferta cultural (certámenes y concursos), tratando temas del área del empleo, la vivienda o la emancipación juvenil.

En virtud de lo expuesto, solicitan que de forma urgente se abra un debate con el equipo de Gobierno a través de las consejerías implicadas en este equipamiento, creando una mesa de trabajo para determinar sus usos en la cual puedan exponer las necesidades reales del Barrio Jesús, mediante un proceso abierto y transparente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies