La Audiencia de Teruel condena a un hombre a veinte años de prisión por maltratar y abusar de sus dos hijas

Para el tribunal los hechos relatados durante el acto del juicio no dejan duda de que desde el año 2004, y hasta que se presenta la denuncia se ha venido sucediendo "constantes actos de menosprecio, humillación e insultos a la madre" así como los castigos físicos, menosprecios e insultos a las hijas

Manifestación en Teruel durante la huelga feminista del 8M de 2018. Foto: 8M Teruel

Los magistrados de la Audiencia de Teruel han condenado a un hombre a penas que suman en total 20 años de prisión como autor responsable de tres delitos. Conforme al ART. 183.1,3 y 4 d- del Código Penal, ha sido condenado a doce y seis años respectivamente por abusar de sus dos hijas y dos años como autor de un delito de violencia habitual en el ámbito familiar de acuerdo al artículo 173.2 y 3 del Código Penal.

En cuanto al delito de violencia contra la mujer que la acusación particular imputaba al acusado, los magistrados le absuelven al no considerar probado que las lesiones sufridas por la mujer fueran el resultado de una agresión física previa del acusado contra su pareja, y recuerdan que la causa por este delito, ya denunciado, fue sobreseída a petición del Ministerio Fiscal el 13 de noviembre de 2017.

Para el tribunal los hechos relatados durante el acto del juicio no dejan duda de que desde el año 2004, y hasta el momento de la crisis familiar en el domicilio de la pareja y de las hijas (momento en que se presenta la denuncia que dio origen a este procedimiento),”se han venido sucediendo constantes actos de menosprecio, humillación e insultos a la madre, de cuya gravedad nos hablan las secuelas descritas (estrés postraumático). Ello ha generado un sustrato de convivencia de la pareja, y familiar, insoportable en el que no han faltado, numerosos y frecuentes castigos físicos, menosprecios e insultos a las hijas, ambas menores de edad, particularmente “P”, habiéndose sucedido los diferentes episodios en el domicilio familiar, y también en presencia de las menores”.

Sobre los delitos de abuso sexual continuado cometidos con las dos hijas menores de edad, el tribunal considera probado que, en el caso de la menor de 11 años, el padre abusó sexualmente de ella desde que ésta tenía 4 años y hasta que cumplió los 8 años habiendo incurrido en la conducta tipificada en el párrafo tercero del art. 183. (“cuando el ataque consista en acceso carnal por vía vaginal, anal, bucal,…”).

En el caso de la segunda hija, de 6 años de edad, realizó con ella distintos tocamientos. Por los delitos cometidos el acusado, además de las penas de prisión impuestas, el tribunal le condena a la privación de la patria potestad, y le prohíbe, durante 15 años, acercarse a las tres víctimas: la madre y las dos hijas, a una distancia inferior a los 300 metros y a comunicarse con ellas por cualquier medio y procedimiento.

El condenado deberá indemnizar a su hija de 11 años con 30.000 euros por los daños psíquicos y morales sufridos y a la menor de 6 años con 15.000 euros, así como a pagar las tres cuartas partes de las costas causadas en este procedimiento, incluidas las de la acusación particular.

Estas cantidades estima el tribunal que son prudenciales y adecuadas, “si se atiende el daño que irreparablemente ha supuesto para las víctimas, a su indemnidad sexual, y la necesidad de tratamiento psíquico y psicológico anudado también a la violencia familiar habitual sufrida”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies