Ecología

La Agencia del Medicamento alerta sobre la prescripción de diclofenaco en animales

La AEMPS establece precauciones sobre la prescripción y administración de los medicamentos veterinarios que contienen diclofenaco autorizados en el Estado español
| 16 julio, 2015 12.07

El pasado mes de junio la Agencia de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS, dependiente del Ministerio español de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente) hacía pública una nota informativa de precauciones sobre la prescripción y administración de los medicamentos veterinarios que contienen diclofenaco y están autorizados en el Estado español.

Entre las condiciones de la autorización de los medicamentos veterinarios que contienen diclofenaco, a día de hoy bajo las marcas Diclovet y Dolofenac, se incluye como precaución especial para su uso en animales “no administrar a animales susceptibles de entrar en la cadena alimentaria de la fauna salvaje”.

Por su parte, la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos -FCQ- ya había informado sobre la problemática de utilización de este fármaco en octubre de 2014 al Gobierno de Aragón. Desde FCQ explican que “para una correcta aplicación de esta medida se considera necesario hacer aclaraciones sobre las condiciones que se han de respetar para dar cumplimiento a dicha precaución”.

“Sucesos acaecidos en el pasado, sustentados por la bibliografía, muestran que el antiinflamatorio no esteroideo diclofenaco es tóxico a dosis relativamente bajas para distintas especies de aves necrófagas, en especial para algunas especies de buitres”, detallan desde FCQ, y añaden que “aunque el mecanismo de acción tóxica no está del todo aclarado, se sabe que el diclofenaco induce una insuficiencia renal que desemboca en el acúmulo y precipitación de ácido úrico en los órganos (gota visceral). En las aves más gravemente afectadas se produce la muerte”.

Por todo ello, y por la especial sensibilidad de las aves necrófagas al diclofenaco y a fin de proteger sus poblaciones, “debe garantizarse que no tienen acceso a cadáveres de animales que hayan sido tratados con esta sustancia activa”, recalcan desde FCQ .

Para garantizar el uso correcto de estos medicamentos, la AEMPS incluyó en el resumen de las características del producto (RCP) de ambos medicamentos la frase “No administrar a animales susceptibles de entrar en la cadena alimentaria de la fauna salvaje”.

Por lo que, a juicio de FCQ, esta prohibición afectaría a todos los animales (independientemente del sistema de explotación seguido -intensivo, extensivo o sistemas mixtos-) que puedan acabar siendo alimento para aves necrófagas tanto de manera deliberada como accidental.

Por tanto, para cumplir las recomendaciones de la FCQ y las indicaciones de la AEMPS, los veterinarios y veterinarias no deben prescribir ni administrar dichos medicamentos a animales cuyos cadáveres vayan a destinarse a muladares para la alimentación de aves necrófagas, así como tampoco a animales criados al aire libre cuyos cadáveres puedan ser accesibles para aves necrófagas antes de su retirada y destrucción.

16 julio, 2015

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR