#Catalunya  Mundo

JxCat, la CUP y la ANC apuestan por investir a Carles Puigdemont tras su detención en Alemania

Las formaciones independentistas empiezan a armar un frente antirepresión común y buscan aliados entre las fuerzas sindicales y sociales catalanas, y los partidos de la izquierda unionista en el Parlament de Catalunya. Este miércoles, se ha convocado un pleno extraordinario para defender que Carles Puigdemont, Jordi Turull y Jordi Sànchez "puedan ejercer sus derechos políticos", incluida la investidura.
| 26 marzo, 2018 18.03
JxCat, la CUP y la ANC apuestan por investir a Carles Puigdemont tras su detención en Alemania
Foto: Jordi Sànchez (Twitter)

Lunes de resaca y reacciones en Catalunya tras la detención de Carles Puigdemont en Alemania y las protestas que se registraron en todo el territorio catalán, y que produjeron disturbios aislados y de dudosa autoría.

A última hora del domingo 25 de marzo, el president de la Mesa del Parlament, Roger Torrent, volvía a hacer un llamamiento en favor de la unidad de las fuerzas democráticas de Catalunya y en contra de la represión que están viviendo las formaciones independentistas. El president invitaba a fuerzas sindicales como CCOO para que se unieran al pacto y el lunes tocaba entonces, que los distintos grupos parlamentarios del país se pronunciaran con respecto al ofrecimiento.

Las fuerzas independentistas

Con su nueva presidenta a la cabeza, la recién escogida Elisenda Paluzie, la ANC en declaraciones para TV3 ha considerado necesario investir a Carles Puigdemont como president de la Generalitat. “Hay una mayoría democrática que avala que Puigdemont sea proclamado president”, ha dicho Paluzie. De este modo, la también economista ha avalado la propuesta y el deseo que la CUP y parte de la militancia de Junts per Catalunya ya habían expresado días antes. Así mismo, la presidenta de la Asseblema Nacional Catalana, parecía dirigir sus palabras a ERC y encauzaba a las formaciones independentistas a “ponerse de acuerdo”.

Elsa Artadi, portavoz parlamentaria de JxCat, también se ha expresado públicamente este lunes. La política catalana ha considerado que “con los elementos que tenemos, hace falta ver cómo hacemos a Puigdemont president, no simbólico, sino president de verdad”. Artadi ha señalado que pese a recibir con buenos ojos la propuesta unitaria de Torrent, “hay que trasladarla al Parlament”. Añadía que desde JxCat se descarta un gobierno de concentración en el que participe Catalunya En Comú-Podem: “una cosa es que tengamos confluencias con los comunes, pero la gente no ha votado un gobierno con los comunes”. Con estas declaraciones Artadi dejaba claro que JxCat peleará por la gobernabilidad de Catalunya y que la unidad para la formación política de derechas tiene límites.

A última hora de la tarde del domingo 25 de marzo, la CUP daba una rueda de prensa que tenía una doble finalidad. Por un lado, Carles Riera quiso denunciar con contundencia la violencia policial ejercida por los Mossos d’Esquadra y que dejó un total de 100 personas heridas y nueve detenidas. En una nota enviada a los medios de comunicación este lunes, la CUP ha denunciado “la violencia policial totalmente desporporcinada” que según la formación vulnera los derechos al llevar los Mossos d’Esquadra “pistolas de balas de goma prohibidas por el Parlament de Catalunya” y por “utilizar las porras por encima de la cintura”. “Queremos reiterar nuestro compromiso con la desobediencia civil no violenta como estrategia colectiva de acción politíca”, añade el comunicado.

Por otro lado, la formación anticapitalista anunciaba el domingo su disposición a ocupar un puesto en la Mesa del Parlament con la finalidad de investir a Carles Puigdemont como president de Catalunya. Al mismo tiempo, la Candidatura de Unidad Popular se mostraba a favor de tejer un “pacto nacional por los derechos civiles y políticos” tras las declaraciones en esta línea de Roger Torrent, y hacía un llamamiento a la huelga general. Huelga decir que la CUP había rechazado formar parte de la Mesa cuando Junts per Catalunya se lo ofrecio meses atrás.

ERC no ha querido mojarse con respecto a la posibilidad de regresar al 21 de diciembre. Sergi Sabrià, portavoz de la formación, ha rehusado referirse a la investidura de Carles Puigdemont y haciendo uso de la ambigüedad ha considerado que “por delante de todo” hay que trabajar para que tanto el president en el exilio como el resto de los presos “salgan en libertad” cuanto antes.

Lo único en que parecen estar de acuerdo todas las fuerzas independentistas es en la necesaria defensa de los derechos de Carles Puigdemont y el resto de las personalidades presas o exiliadas. Las tres formaciones soberanistas han pactado una propuesta de resolución en la que se comprometen a “adoptar todas las medidas necesarias para garantizar” que el president en Alemania Puigdemont, Jordi Turull y Jordi Sànchez “puedan ejercer sus derechos políticos”.

Todo queda en el aire. Más cuando Jordi Sánchez, actualmente en prisión y número dos de JxCat, está valorando volverse a presentar como candidato a la presidencia de la Generalitat tras la sentencia de Naciones Unidas que pide al Estado español que le garantice sus derechos políticos. Además de esto, el miércoles 28 de marzo se ha convocado un pleno extraordinario en el Parlament a las 10.00 horas para defender la investidura de Carles Puigdemont.

El unionismo

Día de hiperventilación para los partidos unionistas. Si el domingo todos los líderes se exclamaban de la retransmisión de TV3 de los disturbios considerando que la televisión pública catalana alentaba la violencia, el lunes ha sido el turno de criticar el discurso realizado por Roger Torrent.

Tanto Inés Arrimadas como Xavier García Albiol han denunciado de nuevo al president de la Mesa del Parlament por lo que piensan que es un discurso que incita al odio entre catalanes y catalanas. La formación naranja ha querido dar un paso más y por ello ha exigido la dimisión del político de ERC y ha anunciado que pedirá ampara al Tribunal Constitucional. Arrimadas considera que Torrent tiene una actitud “arbitraria” siendo sus discursos “mítines de ERC que hacen crecer la división” y “llaman a desobedecer los tribunales”.

Al mismo tiempo, Ciudadanos en Madrid ha anunciado que apoyaría los presupuestos generales del Partido Popular. Queda claro que la ideología de Ciudadanos es directamente proporcional al desafío que propone el independentismo.

En lo que respecta a la formación presidida por Mariano Rajoy ya no esconde su estrategia: la vasquización del conflicto catalán. El diputado de la formación en el Parlament de Catalunya, Alejandro Fernández, ha comparado los sucesos del domingo con la “Kale Borroka” y ha demandado a las “formaciones separatistas” que “abandonen la batusunización”.

En la misma línea se inscriben las palabras del ministro Zoido. “No sé dónde estaba el movimiento pacífico que decían que no iba contra nadie, las pruebas están en lo que ha pasado en los últimos días”, ha afirmado el titular de interior.

Por su parte, Soraya Sáez de Santamaría, refiriéndose a la detención de Carles Puigdemont en Alemania, ha manifestado lo siguiente: “creo que los demócratas que confiamos en el estado de derecho nos tranquilizaban ver que las instituciones funcionan y que, en este país, que es España, todos somos iguales delante de la ley y nadie puede infinitamente seguir burlándose de la justicia”.

PSC y Podemos

La postura del PSC es cada vez es más ambigua.  Miquel Iceta, líder de la filial del PSOE en Catalunya no ha descartado la posibilidad de un gobierno de concentración. “En una situación excepcional como la actual, un gobierno de concentración no seria una cosa descabellada sino quizás lo más razonable”, ha dicho el líder del PSC.

Sin embargo, las noticias que llegan desde Madrid y el PSOE son muy distintas. La vicesecretaria de la formación, Adriana Lastra, ha afirmado que “el independentismo es insolidario y excluyente, no hay ninguna causa de izquierdas en esta causa y no apoyaremos un candidato independentista”.

Si las líneas rojas de JxCat están en Podemos, las líneas rojas de Podemos están en JxCat. Eso es lo que se desprende de las declaraciones realizadas por Pablo Echenique durante el presente lunes. “El PDECat defiende políticas económicas que están muy alejadas de la gente normal y nosotros no infringimos daños a las clases populares catalanas para dar apoyo a una persona de su partido”, ha manifestado Echenique en una entrevista en Los Desayunos de TVE. Además de esto, el referente de la formación morada ha asegurado que Catalunya en Comú-Podem estaría dispuesta a hablar con ERC y el PSC para explorar la vía “de un gobierno progresista y transversal”.

26 marzo, 2018

Autor/Autora

Integrante del Consello d'AraInfo. @AlbertAlexan


Vimeo
Ocurrió un error. Comprueba que el id 1756922 corresponde a un 0 y que existe.
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR