IU Aragón reclama en las Cortes medidas para mejorar las condiciones laborales del sector de la Dependencia

Izquierda Unida ha registrado una Proposición no de Ley en la que insta al cuatripartito a acabar con la precarización de este sector y a garantizar la calidad en la atención a las personas dependientes y en el empleo de cuidados

Álvaro Sanz, en una imagen de archivo. Foto: Pablo Ibáñez

Izquierda Unida apoya las reivindicaciones del sector de la Dependencia que está llamado a la movilización el próximo 7 de noviembre contra el bloqueo del convenio marco estatal de servicios de atención a las personas dependientes y que afecta a 10.000 trabajadoras y trabajadores en Aragón.

El sector que trabaja en dependencia mantiene salarios por debajo de 14.000 euros anuales y está altamente feminizado con alto índice de bajas laborales y ratios de personal insuficiente para dar un servicio de calidad.

La paulatina implantación de programas de eliminación de contenciones físicas y químicas para ser sustituidas, tanto por alternativas aplicadas al entorno como por alternativas de carácter psicosocial, requieren, en opinión del diputado de IU en las Cortes de Aragón, Álvaro Sanz, “de una plantilla que posibilite el desarrollo efectivo de una intervención centrada en el paciente para lo que es necesario mejorar las condiciones laborales del personal”.

Además, en la Ley de igualdad de oportunidades, su artículo 68 “Igualdad de género y dependencia” recoge que la Administración aragonesa garantizará el desarrollo de actuaciones específicas para asegurar la valoración de las mujeres cuidadoras y la integración de la perspectiva de género en la atención a las personas dependientes. “Este sector está muy precarizado y necesita de un impulso institucional para romper con la brecha de género actual”, reclama Sanz para recordar que en la anterior legislatura quedó pendiente la aprobación del proyecto de Ley de ordenación de las entidades privadas de servicios sociales de Aragón que dimanaba de la Ley 5/2009, de 30 de junio y que decayó.

En cuanto al caso concreto de las residencias de mayores, el decreto 111/92 de 26 de mayo, que regula las condiciones mínimas de los centros de servicios sociales con internamiento estableciendo una ratio mínima de los centros, establece que para residencias de válidos el índice total de personal del centro/total de camas en funcionamiento no será inferior a 0,25, para residencias mixtas de 0,30 y el de asistidas de 0,35.

Para Izquierda Unida, “este índice de personal es muy deficitario para responder a las necesidades de nuestros mayores que han ido cambiando con la evolución de las condiciones y ahora son personas con mayores grados de dependencia”.

Ante esta situación y para garantizar la atención de calidad en los servicios de atención a las personas dependientes y unas condiciones laborales y salariales a los y las trabajadoras de este sector, Izquierda Unida ha registrado una Proposición no de Ley en las Cortes de Aragón.

En ella, insta al cuatripartito a reformar el decreto 111/92 de 26 de mayo, que regula las condiciones mínimas de los centros de servicios sociales con internamiento, para mejorar y adecuar la normativa de forma que posibilite una atención de calidad en el que se aborde entre otras cuestiones la ratio mínima.

En un segundo punto de la iniciativa, IU reclama recuperar y tramitar el proyecto de Ley de ordenación de las entidades privadas de servicios sociales de Aragón respondiendo a la disposición final tercera de la Ley 5/2009, de 30 de junio posibilitando un marco que garantice la calidad en la atención a las personas dependientes y en el empleo de cuidados.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies