IU Aragón aboga por no marcar ninguna casilla en la declaración de la renta para defender los servicios públicos

El coordinador de la formación política, Álvaro Sanz, insiste en que “la mejor muestra de solidaridad es aportar con nuestros impuestos a la financiación de la sanidad, de la educación, la dependencia o las pensiones”

ambulancias
Foto: IU Aragón

Con motivo del inicio de la campaña del IRPF, Izquierda Unida de Aragón hace un llamamiento a reforzar los servicios públicos mediante los impuestos que pagamos cada uno y cada una de nosotras.

Como siempre, el modelo oficial de declaración ofrece un par de casillas para marcar con una X para que el 0,7 % de los impuestos vayan a la Iglesia Católica o que vayan a actividades de interés social. Cabe la posibilidad incluso de marcar las dos, restando así un 1’4% de las contribuciones de las personas físicas a la hucha común.

“Desde IU siempre hemos defendido los servicios públicos, pero en este estado dramático que vivimos se ha dejado claro lo vitales que son”, ha señalado el coordinador de IU Aragón, Álvaro Sanz. “Hoy más que nunca, creemos que hay que reforzar el gasto público que es el que está haciendo frente a la emergencia sanitaria, social y económica que vivimos”, ha añadido. “Todos podemos hacer donaciones a las entidades sociales o incluso religiosas que consideremos más oportunas, escogiendo la que más nos guste, pero al margen de la declaración de la renta”, ha recordado Sanz.

La emergencia sanitaria también ha demostrado la importancia de la solidaridad. Por eso, "por responsabilidad con lo público y por solidaridad con todos y todas, consideramos que no hay que marcar ninguna de las dos casillas". IU Aragón considera que no se deben derivar recursos públicos a la Iglesia Católica ni a “actividades de interés general consideradas de interés social”. Ese porcentaje va directamente a organizaciones privadas como son la Iglesia Católica y las ONG que trabajan con fines sociales, "por cierto, varias de ellas vinculadas directamente a la Iglesia", matizan.

IU recuerda que “la Iglesia, gracias al Concordato, ya está financiada mediante dinero público y, además, de manera insolidaria y egoísta, no paga impuestos como el IBI o el ICÍO que pagan el resto de ciudadanos”.

“Los fines de interés social deben ser atendidos por el Estado y deben de tener consignación suficiente en los presupuestos generales”, ha recordado Sanz. “No deben depender de la voluntad, de la generosidad o de la caridad de nadie”, ha insistido. “Lo más responsable y solidario es colaborar con lo público que es sector que atiende los gastos comunes tan necesarios en Sanidad, Educación, Asistencia social, Pensiones, Infraestructuras, etc. Ahí, a la caja común, es donde deben ir nuestros impuestos”, ha concluido.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies