IU achaca al Gobierno de Aragón “falta de ambición por avanzar en derechos sociales y el impulso de una nueva economía”

Álvaro Sanz ha tachado el discurso de “autocomplaciente” y con unas “recetas propias de otros tiempos” y ha indicado que “a juicio de IU a este gobierno le falta pulso por la izquierda”

primaria personal
Foto: IU Aragón

Ante el balance del primer año del Gobierno de Aragón, el portavoz de IU en las Cortes, Álvaro Sanz, ha declarado: “Sin lugar a dudas el COVID-19 ha dado al traste con buena parte de las expectativas que todos teníamos, mentiríamos si no fuese así, lo que no es entendible como un gobierno con una teórica mayoría aplastante de fuerzas progresistas se conforma y no afronta la necesidad de atajar de forma decidida los problemas crónicos que en materia de derechos fundamentales y de modelo productivo y que el coronavirus puede agravar”.

Asimismo, ha añadido que “el ejercicio de autocomplacencia del Gobierno en el acto de balance es un claro ejemplo de la falta de ambición del cuatripartito por avanzar en derechos sociales y el impulso de una nueva economía”.

Frente a esta situación y a pesar de los aprendizajes que nos deja la pandemia e incluso a pesar de los acuerdos alcanzados para la recuperación las recetas que está impulsando y priorizando el Gobierno de Aragón son a juicio de IU “equivocadas y propias de otros momentos y tiempos”.

Necesidad de superar los “monocultivos económicos”

IU considera que es momento de “apostar por otro modelo productivo que supere la debilidad de monocultivos como la nieve, el modelo comercial de las grandes superficies, el turismo de baja calidad o sectores fuertemente especulativos como el porcino intensivo de los que tenemos gran dependencia”.

Sanz ha apostado por “garantizar la resiliencia económica, la cooperación, los circuitos cortos, la soberanía productiva son mandatos claros que nos deja esta crisis sanitaria, social y económica y las recetas que está impulsando el Gobierno de Aragón no van en esa dirección”.

IU recuerda al PSOE que debe cumplir los acuerdos con IU para luchar contra la precariedad, y la siniestralidad en el trabajo o con la brecha salarial y que eso hoy se traduce en condicionar todas las ayudas económicas que se den a las empresas al mantenimiento de los puestos de trabajo, la seguridad y la salud laboral cuestiones que el ejecutivo no está haciendo.

“Muy al contrario, hoy en Aragón las empresas pueden obtener ayudas a la actividad empresarial a pesar de los despidos”, ha lamentado Sanz. “Podemos citar otros sectores como el comercial, en el que el ejecutivo aragonés está dejando clara su preferencia por las grandes superficies frente al pequeño comercio o el sector de la cultura que sigue siendo el gran olvidado ya que la convocatoria anual que ha salido lo ha hecho tarde y con menos cuantía que el año anterior a pesar de la que está cayendo”, ha subrayado.

Son solo unos ejemplos de las últimas medidas que el Gobierno en el marco de la crisis económica está impulsando al margen de los acuerdos con IU y que han generado un profundo malestar en la formación de izquierdas que exige “intensificar esfuerzos en avanzar hacia un nuevo modelo productivo” con medidas como un impulso mucho menos cosmético que el actual de la I+D+I, la economía social, el pequeño comercio, la agricultura social por ejemplo.

Igualmente Sanz recuerda que “Aragón no se va a vertebrar sin una política de reindustrialización en la que la iniciativa pública en sectores básicos como el farmacéutico, los cuidados o la sostenibilidad se deje notar” más allá de medidas de incentivos fiscales y ayudas directas que se han demostrado “deficientes”. “No podemos hablar de no dejar a nadie atrás y poner sobre la mesa ayudas públicas a multinacionales o grandes grupos empresariales por encima de las necesidades de nuestro tejido productivo”, ha añadido.

Incremento de las plantillas de salud y educación y gestión directa de los servicios públicos

Para IU el fortalecimiento de los servicios públicos con gestión directa fue uno de los elementos claves en la negociación para la investidura, el debate presupuestario del 2020, en la actividad parlamentaria y también en el de la estrategia para la recuperación. Este empeño de la formación de izquierdas se plasmó en a acuerdos concretos en materia de salud, educación, o derechos sociales como la vivienda que “hoy son más necesarios que nunca”.

“Estamos hablando de un incremento sustancial de las plantillas y los recursos de Atención Primaria o de Educación, o la internalización de residencias y servicios externalizados o de la garantía habitacional especialmente para las personas más vulnerables”. Esas medidas están acordadas con IU y no se están cumpliendo como exige la situación.

“Obviamente se han hecho esfuerzos que valoramos y apoyamos con lealtad, pero la realidad exige más trabajo decidido en esta dirección y menos autocomplacencia”, ha indicado el portavoz de IU. En momentos como estos se debe elegir, y elegir consiste en dejar de recaudar 7 millones del juego y las grandes superficies o invertir 7 millones más en estas y otras políticas sociales”.

“IU propone lo segundo y el gobierno está haciendo lo primero y por eso, por ejemplo, hemos sido muy críticos con el Gobierno de Aragón, que no puede interpretar la lealtad como un cheque en blanco para actuar unilateralmente desoyendo estos acuerdos”, ha subrayado.

“El debate en torno a la fiscalidad es un ejemplo de estos incumplimientos -ha recordado Sanz- IU ha exigido en todo momento (y así lo acordamos también con el PSOE para su investidura) garantizar una política fiscal justa que haga que quienes más tienen más aporten para garantizar justicia fiscal, pero el gobierno ha preferido alinearse con la derecha contraviniendo incluso las posiciones políticas de los grupos que sustentan al gobierno” del Estado español.

“A pesar de estas cuestiones, ha sido el sentido común y la responsabilidad desde la oposición, desde IU, lo que ha permitido llegar a acuerdos. Nadie dudó de la importancia de la sanidad o de la educación pública en los momentos más duros del confinamiento”, IU lo que exige “es que no se olviden hoy como no se debe olvidar el papel central del trabajo y de los hombres y mujeres que permitieron sacar adelante nuestra sociedad. Por eso consideramos que es importante que estos elementos sean los elementos centrales de cualquier política de recuperación”.

IU espera que el gobierno “retome la senda del dialogo y que se reconduzcan las relaciones y se cumplan los acuerdos, Aragón y sus gentes necesitan esa apuesta decidida por los servicios públicos y otro modelo productivo sostenible, vertebrador y sin precariedad ni brechas”.

El presidente Lamban achacaba “a la centralidad y trasversalidad de su gobierno la capacidad de llegar a acuerdos defendiendo que de esta situación no se sale ni por la derecha ni por la izquierda”, para IU estas afirmaciones “parecen ser más un guiño a la derecha que una verdadera forma de dar respuesta a las necesidades urgentes de los y las aragonesas que esperan de su gobierno certidumbres y cuidados, algo que solo puede garantizarse fortaleciendo los servicios públicos e impulsando una nueva economía en la que el sector público sea el motor de cambio que permita mejorar las condiciones de vida de los y las trabajadoras”. “Eso, guste o no guste, requiere políticas de izquierdas, y a juicio de IU a este gobierno le falta pulso por la izquierda”, ha concluido.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies