#Refugees  Mundo

Italia impondrá multas de hasta un millón de euros a los barcos u organizaciones que busquen o rescaten personas migrantes en sus aguas territoriales

La Agencia de la ONU para las personas Refugiadas (ACNUR) destacó que la decisión del Parlamento italiano llega precisamente cuando "otros países europeos han suspendido las actividades" de rescate de personas migrantes y refugiadas en el mar
| 7 agosto, 2019 07.08
Italia impondrá multas de hasta un millón de euros a los barcos u organizaciones que busquen o rescaten personas migrantes en sus aguas territoriales
Foto: Open Arms

Los legisladores italianos han emitido un decreto para multar a las embarcaciones u organizaciones que busquen o rescaten a las personas migrantes que lleguen a sus aguas territoriales tras cruzar el Mediterráneo, aumentando así el riesgo que corren esas personas y poniendo en peligro el futuro de las operaciones cuyo único objetivo es salvar vidas.

La Agencia de la ONU para las personas Refugiadas (ACNUR) destacó que la decisión del Parlamento italiano llega precisamente cuando “otros países europeos han suspendido las actividades” de rescate de personas migrantes y refugiadas en el mar.

“Con los cambios aprobados por el Parlamento, las penalidades a los barcos privados que rescaten a la gente y no respeten la prohibición de entrar a sus aguas territoriales se elevaron hasta un máximo de un millón de euros, además de que las embarcaciones serán incautadas automáticamente”, explicó este martes Charlie Yaxley, portavoz en Ginebra de ACNUR.

La Agencia subrayó el papel invaluable de las ONG para salvar las vidas de personas refugiadas y migrantes y afirmó que no se debe “criminalizar o estigmatizar el compromiso y la conciencia humanitaria” que las motiva a realizar estas actividades.

Asimismo, recalcó que no se debe pedir a los navíos comerciales o de ONG que desembarquen a las personas rescatadas en Libia o que las entreguen a la Guardia Costera de ese país, “ya que la volátil situación de seguridad y el conflicto hacen de la nación norafricana un sitio inviable para la seguridad de los migrantes y refugiados, que son confinados en centros de detención donde se reportan violaciones graves de derechos humanos”.

En este contexto, ACNUR urgió a los Estados a aprovechar las discusiones que tuvieron recientemente en París para establecer un acuerdo temporal que permita desembarcar a las personas rescatadas en el mar y que reparta entre los diversos países la responsabilidad de acoger y responder a las necesidades específicas de las personas migrantes y refugiadas.

“Esas conversaciones fueron alentadoras y deben avanzar en beneficio de todos”, apuntó la Agencia.

Tragedias recientes

Este llamamiento coincide con la noticia de que unas 20 personas habrían muerto en los últimos días en el intento de cruzar el Mediterráneo en un bote, según las personas sobrevivientes de esa tragedia que llegaron a la isla italiana de Lampedusa.

El portavoz de la Organización Internacional para las Migraciones informó sobre el siniestro. “El lunes por la noche llegaron a Lampedusa 49 migrantes. Aparentemente no fueron escoltados por ninguna autoridad oficial o embarcación de rescate de alguna ONG. Entendemos que 46 de ellos son de Côte d’Ivoire y que 20 de las personas que iban a bordo del mismo bote cuando salieron de la costa africana perecieron”, detalló Joel Millman ante la prensa.

El portavoz agregó que últimamente han ocurrido “varias desgracias” en el Mediterráneo y especificó que sólo en una de ellas habrían muerto 150 personas cerca de Al Khums, en la costa libia, el 25 de julio. En esa ocasión, los pescadores de la zona rescataron a más de 130 sobrevivientes que luego fueron devueltos a Libia por la Guardia Costera.

En lo que va de este año, unas 4.000 personas han emprendido la arriesgada travesía del norte de África hacia Europa por la ruta del Mediterráneo central, que conduce a Italia, una cifra casi 80% menor que la registrada en los primeros siete meses de 2018.

Salvini quiere que la Unión Europea siga su “plan de repatriación” de personas migrantes

El ministro del Interior y vicepresidente del Gobierno italiano, Matteo Salvini, instó este pasado martes al primer ministro, Giuseppe Conte, a que presente su “método de repatriación” de personas migrantes como “un sistema válido” para ser exportado al resto de países de la Unión Europea (UE).

Salvini, líder de la ultraderechista Liga, hizo esa petición en una carta remitida a Conte después de que este pasado lunes el Parlamento italiano aprobara definitivamente su controvertido decreto sobre seguridad e inmigración, que introduce multas de hasta un millón de euros para las ONG que entren en aguas italianas tras rescatar personas migrantes en el Mediterráneo central.

Ada Colau, a los Estados europeos por el Open Arms: “La ayuda humanitaria es un deber, no una opción”

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, aseguró este pasado martes que los Estados europeos “deben asumir ya que la ayuda humanitaria es un deber, no una opción”.

Colau advirtió en las redes sociales que “121 personas, 32 menores, han pasado ya cinco noche en el barco” de Open Arms. “Barcelona, Valencia, Napoli o Palermo somos algunas de las ciudades dispuestas a recibirlos”, señaló la alcaldesa sobre las personas rescatadas desde el jueves por la ONG catalana.

El Open Arms baraja apelar al Estado francés o Grecia ante las puertas cerradas por otros integrantes de la UE

La jefa de misión del buque de la ONG Proactiva Open Arms, Anabel Montes, ha asegurado que la situación de las 121 personas migrantes rescatadas hace seis días es estable pero ha admitido que el tiempo no juega a su favor debido a la presión psicológica a la que están sometidas.

La embarcación se encuentra actualmente a 28 millas de la isla de Lampedusa a la espera de que Italia o Malta les permita entrar en puerto seguro. “Estamos aguantando, las 121 personas rescatadas están estables, pero cuanto más tarde en llegar una respuesta, es posible que la situación se transforme en algo más difícil, después de todo el camino que llevan recorrido estas personas”, ha explicado Montes en una entrevista en Onda Cero recogida por Europa Press.

La responsable de Open Arms ha insistido en que los Estados competentes para autorizar el desembarco son Malta e Italia y ha instado a que cumplan los acuerdos internacionales. Respecto al Estado español, ha apuntado que desde el barco se les ha comunicado la situación al ser su estado de bandera y “no ha mediado más comunicación”.

En cualquier caso, Montes ha explicado que lo que puede hacer el Gobierno español es “interceder para que puedan desembarcar, pero en la zona competente”.

Según ha indicado, la tripulación del Open Arms se encuentra en compás de espera. Si Italia y Malta continúan negándose a recibirlo tendrán que solicitar ir a otros puertos seguros del Estado francés o Grecia.

“Hay que seguir, hay pasos, ahora estamos aguantando, esperando a que se interceda para que podamos realmente desembarcar y, llegado el momento, tendremos que solicitar desembarco a los siguientes puertos cercanos, pero de momento el hecho de ir a otro puerto que no nos corresponde sería una manera de legitimar ese quebrantamiento de la ley (por parte de Malta e Italia)”, ha indicado.

Montes ha aseverado que el objetivo es el cumplimiento de las leyes y los acuerdos internacionales. “Luego la distribución de las personas competen a los Estados”, ha matizado.

7 agosto, 2019

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR