#conflictoCOA  Economía

Intress demandada por despedir a dos educadores del COA

Educadores en lucha pide la intervención de la consejera Broto ante la agresividad de INTRESS contra los educadores del COA y alertan de la voluntad de la empresa de desmantelar el proyecto educativo
| 1 abril, 2016 18.04
Intress demandada por despedir a dos educadores del COA
La plantilla del COA mantiene la huelga desde el 1 de noviembre de 2014. Foto de Archivo: Pablo Ibáñez (AraInfo)

El pasado martes, día 29 de marzo, se presentaron en el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje (SAMA) dos demandas contra Intress por el despido nulo de dos educadores del Centro de Observación y Acogida (COA). Este hecho sucede después de que la entidad privada que gestiona el COA ordenara prescindir de sus servicios sin dar ningún argumento objetivo para tomar esta decisión.

Ambos trabajadores son conocidos miembros de Educadores en Lucha, han participado habitualmente en concentraciones de este colectivo y han secundado activamente la huelga del COA en los pocos momentos que el decreto de servicios mínimos del 100% de la plantilla permite.

Esta es la razón fundamental que motiva la demanda. Tanto estos dos profesionales como el colectivo Educadores en Lucha entienden que este despido es una represalia contra el ejercicio de estos trabajadores de su derecho legal y constitucional a la huelga. El SAMA ha fijado para el día 6 de abril un acto de conciliación entre la empresa y los trabajadores.

El equipo educativo del COA lleva en huelga indefinida desde noviembre de 2014 por los pliegos precarios del concurso del centro que gestó el Gobierno de Rudi y adjudicó el ejecutivo de Lambán a Intress, entidad catalana que gestiona el COA desde octubre de 2015. Desde entonces este colectivo ha denunciado de forma reiterada el deterioro de atención a los menores así como la precarización laboral de sus educadores. En definitiva, un escenario que, en su opinión, es un claro maltrato institucional gestado por el Gobierno de Aragón y ejecutado por Intress.

Se da la circunstancia de que esta decisión de despido se toma desde la central de la empresa en Barcelona, donde ni siquiera conocen a estos educadores, y en contra de la opinión del equipo de coordinación del COA, que valora el desempeño laboral de ambos como «muy profesional, comprometido con el servicio y esencial para el equipo educativo»

Ninguno de los dos trabajadores ha cometido nunca ninguna falta laboral ni ha tenido que ser sancionado por ningún motivo, ni siquiera apercibido durante los dos años que llevan trabajando en el COA. Tanto desde la coordinación técnica del COA como desde el comité de empresa se han pedido por escrito a Intress los motivos de esta decisión, sin que la empresa haya contestado a ninguna de estas peticiones.

Los portavoces de Educadores en Lucha declaran: «Nadie podía creerlo, simplemente llegaba un correo de la empresa en el que prohibían, en una sola frase y sin dar ningún motivo, seguir contando con dos compañeros perfectamente válidos, que han cumplido siempre y en cualquier condición con sus funciones como educador del COA de forma excepcional. No hay ninguna razón objetiva para tomar esta decisión. Decisión además que se toma en contra del criterio técnico del coordinador del centro. Evidentemente se trata de una represalia contra estos educadores por haber secundado la huelga del COA. Ya valoramos esta decisión en extenso en la carta abierta que publicamos dirigida a Sra. Broto y a la Sra. Porcell (presidenta de Intress) el pasado día 10 de marzo. Sin embargo insistimos en que esta decisión supone en primer lugar, en nuestra opinión, un acto ilegal de esta empresa decidida a pisotear los derechos de trabajadores y menores sin ningún escrúpulo con tal de ganar dinero con la gestión del COA. Supone también un ataque directo contra el proyecto del COA y la atención a los menores, ya que evidentemente un educador sin ninguna experiencia no puede desempeñar su puesto de la misma forma que otro con años de experiencia en el servicio, más aún cuando la valoración del coordinador técnico es muy positiva de ambos. Finalmente supone la escenificación evidente de la apuesta de INTRESS de aumentar la intensidad de este conflicto lejos de intentar buscar una solución racional y negociada».

Demanda de amparo al Gobierno de Aragón

Educadores en lucha recuerda al Gobierno de Aragón que es el responsable último del buen funcionamiento del COA, un servicio social básico. «La señora Broto» -declaran nuevamente los portavoces- «no puede permitir esta gestión, centrada en la rentabilidad económica de un servicio social en la que se toman decisiones que ponen en peligro el funcionamiento más elemental de este centro. Exigimos su intervención para que la empresa permita a estos educadores seguir haciendo lo que mejor saben hacer, acompañar a los niños y niñas del COA en los peores momentos de sus vidas».

Educadores en lucha expone que durante el casi año y medio de huelga indefinida ha sido claro e incontestable su compromiso con los niños y niñas del COA, intentando que la huelga les afectara de la menor manera posible. «Hay otros muchos modos de hacer huelga, como todos sabemos, pero nosotros optamos por este. Optamos pese a todo por intentar cuidar a los niños y niñas del COA, haciendo de ellos nuestra prioridad. Hoy nos queda meridianamente claro que somos los únicos que tenemos esta prioridad. Para Intress y para el Gobierno de Aragón la prioridad es aplastar la huelga, a cualquier precio. Aunque suponga saltarse la legalidad, aunque suponga destruir la capacidad de un centro de acogida para menores en protección de cumplir con su función de acoger con las mayores garantías posibles».

1 abril, 2016

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR