Movimientos

Inician en Zaragoza una campaña de recogida de firmas para “salvar a las palomas”

Estas aves comenzaron a ser demonizadas por Thomas Hoving, comisario de parques de Nueva York en 1966. Más tarde Woody Allen las llamó "ratas voladoras" en una de sus películas, Stardust Memories, de 1980.
| 2 febrero, 2018 10.02
Inician en Zaragoza una campaña de recogida de firmas para “salvar a las palomas”
Foto: José Carlos Cortizo Pérez (CC)

Hace unos días se puso en marcha en la plataforma Change.org una campaña bajo el nombre «Salvemos a las palomas también en Zaragoza», y que está relacionada con el método ético de control poblacional de palomas en la ciudad. Dicha petición ha superado ya las 6.500 firmas, lo que supone una cifra digna a tener en cuenta si lo comparamos con peticiones similares para otros municipios. “En breve, entregaremos las firmas en el Ayuntamiento de Zaragoza”, explican.

El método de control poblacional de palomas mediante el pienso medicalizado con nicarbacina comenzó en Ginebra (Suiza) en 1970, y desde entonces se ha implantado con éxito en muchas ciudades de todo el mundo, incluidas en ciudades del Estado español. Las capturas dejan espacio a nuevos individuos, mientras que el pienso medicalizado reduce temporalmente la producción de calcio, evitanto, a su vez, las repetidas puestas.

Las palomas comenzaron a ser demonizadas por Thomas Hoving, comisario de parques de Nueva York en 1966. Más tarde Woody Allen las llamó «ratas voladoras» en una de sus películas, Stardust Memories (1980). “A partir de ahí, sin darnos cuenta, comenzó este odio visceral hacia unos animales que, hasta entonces, habían sido apreciados, utilizados, coleccionados e incluso comidos”, subrayan.

Cabe recordar que las ordenanzas municipales en el Estado español empezaron a prohibir alimentar a las palomas en los años 90, “no hace tanto de eso y muchos de nosotros todavía guardamos una fotografía alimentando a las palomas en la plaza de alguna ciudad”.

“Queremos ciudades empáticas, sin molestias para los ciudadanos, pero también sin jaulas ni sufrimiento pagados con nuestros impuestos”, concluyen.

2 febrero, 2018

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR