Ecología

Indignación ante el futuro del pueblo de Tiermas

Los vecinos y vecinas del pueblo de Tiermas (comarca de la Chacetania) están en lucha por recuperar su pueblo y sus tierras que les fueron arrebatadas por la fuerza en los años 50 del siglo pasado por la construcción del embalse de Yesa. Tiermas era un pueblo muy prospero y era el que vertebraba el...
| 4 julio, 2013 09.07
Foto: Purna

Foto: Purna

Los vecinos y vecinas del pueblo de Tiermas (comarca de la Chacetania) están en lucha por recuperar su pueblo y sus tierras que les fueron arrebatadas por la fuerza en los años 50 del siglo pasado por la construcción del embalse de Yesa. Tiermas era un pueblo muy prospero y era el que vertebraba el tejido socioeconómico de la zona. Tras su expropiación forzosa por parte de la CHE sus vecinos se vieron obligados a emigrar y parte del pueblo, la que se encontraba a orillas del río Aragón, quedo anegada bajo las aguas.

Las primeras expropiaciones se realizaron en 1929, con la dictadura de Primo de Rivera, para reanudarse en el año 1947, y finalizarlas entre los años 1959 y 1962. Los barrios de las casas de Eso, el barrio de los Baños y Aringo estaban destinados a ser inundados así como las mejores tierras que suponían el sustento para los habitantes de Tiermas.

En 1965 la CHE traspasó la propiedad al Patrimonio del Estado, y este cedió la zona urbana y rústica de Tiermas a la Diputación de Zaragoza, quien facilitó, en los años 80, con una subvención su compra al ayuntamiento de Sigüés de 140 casas, la muralla medieval, la iglesia, escuela, calles y plazas, junto con 29 hectáreas de terreno y el camping existente, todo ello por una cantidad simbólica, unos tres millones de pesetas, cifra que de haber sido posible podrían haber asumido los antiguos propietarios.

En este sentido, Aturando Yesa y Purna recuerdan que las casas del pueblo que se salvaron de la inundación han sufrido el paso del tiempo y el olvido de las instituciones que no se han preocupado por el mantenimiento del mismo. «Todavía hoy, recorrer sus calles te hace imaginar con tristeza que hace años era un pueblo lleno de vida». El impacto que supuso la expropiación de Tiermas fue enorme ya que, junto con Tiermas, desaparecieron también los pueblos de Ruesta y Esco «dejando a la zona despoblada y destruyendo su actividad económica, la rica agricultura a las orillas del Aragón. A día de hoy la zona sigue sin recuperarse y sigue amenazada por el proyecto de recrecimiento del embalse de Yesa» apuntan.

Las tierras y el pueblo de Tiermas han ido pasando de mano en mano, de la CHE a la DPZ y de la DPZ al Ayuntamiento de Sigües. «El Ayuntamiento de Sigües, junto con su alcalde, el cacique y pantanero Daniel Salinas, compró el pueblo íntegramente con una subvención de la DPZ de 22.000 euros. Ahora, tienen previsto dar un pelotazo urbanístico mediante la construcción de una urbanización de 250 casas y un balneario por valor de más de 90 millones de euros arrasando para ello el núcleo urbano de Tiermas» denuncian las organizaciones.

Aturando Yesa y Purna señalan que «las antiguas vecinas y vecinos quieren recuperar su pueblo, quieren volver a habitarlo y construir un futuro en Tiermas. No se trata de un caso singular sino que ya se ha dado con otros pueblos como Lanuza u O Pueyo de Tena a los cuales han regresado sus antiguos vecinos y han hecho resurgir sus pueblos».

«Nosotras creemos en un modelo sostenible que respete el territorio. Creemos en un Aragón rural con pueblos vivos y el derecho a vivir en ellos de forma digna. Apoyamos a los pueblos que defienden su tierra, conscientes de que la defensa del territorio es imprescindible para la construcción de una realidad social más justa, igualitaria y sostenible. La tierra pertenece a los pueblos que la trabajan y que viven de ella y no debe estar sometida a intereses especulativos» apostillan. Por eso las dos organizaciones «nos solidarizamos y apoyamos a los vecinos de Tiermas y nos oponemos de forma frontal al proyecto de la urbanización así como a cualquier otro proyecto que afecte a la integridad de Tiermas. Exigimos la devolución inmediata del pueblo a sus vecinos en las condiciones necesarias para su habitabilidad así como la devolución de Escó y Ruesta a sus antiguos vecinos».

CHA llevará al Congreso la petición de reversión del pueblo de Tiermas a sus antiguos habitantes

Por su parte, CHA recuerda que la reversión a sus antiguos propietarios es una cuestión de justicia, como ya se ha hecho con éxito con otros pueblos como Lanuza, Saqués, o todos los afectados por el fallido proyecto de embalse de Jánovas.

«La Confederación Hidrográfica del Ebro que fue la administración propietaria inicialmente ha tenido tiempo desde 1992 en que se creó la Asociación pro-Defensa de Tiermas para haber iniciado un proceso de negociación entre los actuales propietarios, el Ayuntamiento de Sigüés, y los antiguos propietarios para revertir al menos el casco antiguo del pueblo a estos, con el fin de su vuelta a la vida» señala CHA.

Para José Ramón Ceresuela, Secretario Territorial del Alto Aragón, “es vergonzoso que se les hable a los antiguos propietarios de ventas voluntarias cuando el proceso estaba amparado en una ley franquista de 1954 de expropiación forzosa y en un contexto de ausencia de Estado de Derecho y de libertades”.

En caso de venta de un bien expropiado, los antiguos propietarios deberían tener prioridad a la hora de adquirirlo, por una cuestión de justicia y para evitar proyectos especulativos, que poco tienen que ver con la rehabilitación del pueblo, como el que amenaza Tiermas.

Por todo ello van a preguntar al Gobierno de España el por qué en el caso de Tiermas no se favorece un proceso de reversión similar al de Lanuza, Saqués o Jánovas.

4 julio, 2013

Autor/Autora


Vimeo
Ocurrió un error. Comprueba que el id 1756922 corresponde a un 0 y que existe.
Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR