#Refugees  Mundo

Hungría utiliza gases lacrimógenos y cañones de agua contra los refugiados

Vallas, represión y controles fronterizos son los nuevos obstáculos con los que se encuentran los miles de refugiados que tratan de atravesar los Balcanes
| 16 septiembre, 2015 19.09

Cientos de agentes antidisturbios, respaldados por unidades especiales antiterroristas con vehículos blindados y un cañón de agua, han avanzado hacia la multitud de inmigrantes concentrados en el paso fronterizo de Roszke, en Hungría, donde el gobierno magiar a construido una de sus vallas.

Según el gobierno húngaro, algunos refugiados habrían intentado forzar una de las puertas, lo que ha generado la carga, que periodistas presentes califican de desmedida. El enfrentamiento se ha saldado con decenas de heridos que han sido atendidos por los servicios de emergencia serbios. A ese respecto, el gobierno serbio ha advertido que elevará la «más dura protesta posible» contra el gobierno húngaro por el uso de gases y agua contra los refugiados.

La situación de los refugiados, bloqueados por la valla húngara, en mitad de su viaje hacia Alemania, continúa siendo lamentable, pero no menos que la que sufren en las distintas etapas de la ya denominada como «ruta de los balcanes». La decisión del gobierno húngaro de sellar su frontera ha obligado a la búsqueda de alternativas de tránsito para los asilados.

Además, el operador ferroviario austriaco OEBB que une la ciudad de Salzburgo con Alemania, ha suspendido sus servicios por orden del ejecutivo de Angela Merkel. El gobierno austriaco también ha reforzado su frontera con Hungría, estableciendo controles exhaustivos en las tres autopistas que cruzan ambos países.

En su búsqueda por nuevas vías de continuar su camino, muchos refugiados han decidido ir hacia Croacia. El gobierno croata ha asegurado que permitirá el tránsito de los refugiados hacia Austria, lo que les acercaría a su deseado destino.

Sin embargo, tanto Eslovenia como Austria han reforzado sus controles fronterizos, y en el caso austriaco, la ministra del Interior, Johanna Mikl-Leitner, ha asegurado que comenzarán con controles selectivos en su frontera con Eslovenia en las próximas horas, con el fin de enviar una «señal clara» de que el país no puede hacer frente a una llegada masiva de refugiados.

Por su parte, el gobierno croata ha movilizado a expertos en explosivos que vigilen las zonas minadas en torno a la frontera con Serbia, ante la amenaza de que los refugiados puedan acceder a los que continúan sin desactivar desde los años noventa.

Tanto el Primer Ministro croata, Zoran Milanovic, como el Ministro del Interior de Eslovenia, Vesna Gyorkos Znidar, han coincidido en la creación de un «corredor seguro», por el que puedan transitar los refugiados, en palabras de Milanovic «a donde parece quieren ir».

16 septiembre, 2015

Autor/Autora


Twitter
Facebook

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR