Huerva Vivo celebra su "salida anual" reivindicando su oposición al recrecimiento del pantano de las Torcas

Hoy, la asociación Huerva Vivo realiza su salida anual por uno de los pueblos de la ribera del Huerva, en este caso el municipio elegido es Tosos, en la redolada de Campo de Carinyena. Distintas actividades deportivas (andada hasta la presa), culturales (la explicación de la historia del torreón musulmán de La Casaza del siglo X), ecológicas (recogida y charla sobre plantas medicinales) y el manifiesto contra el recrecimiento del pantano de las Torcas llenarán la jornada. Manifiesto de las III Jornadas Andada por el Huerva | No al recrecimiento de las Torcas | AC Huerva Vivo | El comienzo …

Ruinas del torreón medieval de La Casaza en Tosos. Foto: Huerva Vivo
Ruinas del torreón medieval de La Casaza en Tosos. Foto: Huerva Vivo
Ruinas del torreón medieval de La Casaza en Tosos. Foto: Huerva Vivo

Hoy, la asociación Huerva Vivo realiza su salida anual por uno de los pueblos de la ribera del Huerva, en este caso el municipio elegido es Tosos, en la redolada de Campo de Carinyena. Distintas actividades deportivas (andada hasta la presa), culturales (la explicación de la historia del torreón musulmán de La Casaza del siglo X), ecológicas (recogida y charla sobre plantas medicinales) y el manifiesto contra el recrecimiento del pantano de las Torcas llenarán la jornada.

Manifiesto de las III Jornadas Andada por el Huerva | No al recrecimiento de las Torcas | AC Huerva Vivo | El comienzo de nuestra asociación fue motivado por un proyecto de recrecimiento de un pantano, el de las Torcas en el que nos encontramos, y un trasvase que estaba  proyectado para tomar agua de nuestro río y llevarlo a otra cuenca diferente, a los pueblos Mancomunados de las Torcas.

Nuestro río es un río pobre en recursos, de hecho es un río que no tiene afluentes en su cuenca, y se encuentra en las estribaciones de las sierras del Sistema Ibérico, muy pobres en pluviometría habitualmente. Es por lo tanto un río escaso en recursos, pero sobre el que están pesando, desde hace ya tiempo, diversos proyectos en los que se le está llevando al límite de sus recursos, donde la planificación de diferentes planes urbanísticos en pueblos fuera de nuestra cuenca afectan a los recursos que tenemos en el Huerva, los proyectos de Fuendetodos, con sus 350 viviendas y su campo de golf, el de Valmadrid, con más de 1.000 viviendas y un polígono industrial en una zona Zepa y Lic, como es todo su término municipal, la incorporación fuera de la Mancomunidad de las Torcas de una concesión de agua a la Cantera de Azuara, y la justificación del recrecimiento del pantano para poner en regadío las tierras de las Vales de Cadrete y de Mª de Huerva, y de manera más cínica la justificación de la contención de las avenidas del Huerva, motivo de preocupación aguas abajo en toda la ribera, pero que bien gestionado no debería de tener ningún problema para ninguno de los pueblos ribereños.

Las mejores tierras de regadío se han vendido a promotoras para hacer viviendas o industria y se encuentran en zonas de crecidas del río

Lo que a nosotros nos preocupa, además de que nos saqueen literalmente nuestro más preciado recurso y del cual escaseamos, como es el agua, que da vida a toda nuestra cuenca, es además las afecciones que dicha obra van a tener sobre el terreno donde nos encontramos, el impacto paisajístico y geológico, ya que estamos en una zona protegida de aves y del entorno natural y este quedará destrozado con la obra, y en el geológico es sabido de sobra los problemas existentes en los laterales de la presa, como ocurre en Yesa, pues existe una falla en el terreno que propicia un peligro inminente de que la presa reviente por fractura en su anclaje y el consiguiente peligro para las poblaciones aguas abajo en caso de rotura, las alteraciones sobre el ecosistema del rio, dadas las características del proyecto su ejecución significará la desaparición de pequeños tramos de dicho ecosistema, coincidiendo con el espacio de ocupación de la presa y las nuevas colas del embalse, remodelación del régimen natural del río, pues la presa hace de corte sobre el flujo natural que este debería de tener, y no hay comunicación entre las dos partes de dicha presa para que la biodiversidad fluya por ella río arriba.

Los efectos en las encinas, pinar, las afecciones en la fauna, las aves como las águilas perdiceras, milanos, y otros mamíferos del entorno se verá gravemente afectada por dichas obras, además de que se verían modificado el entorno de los estrechos de Huerva al elevarse la lámina de agua en la cola del pantano.

Además de los efectos sobre la naturaleza también se verían reflejados en el patrimonio etnológico, ya que quedarán ocultos bajo las aguas los restos arqueológicos del castillo árabe de Alcañiz de la Huerva, y la antigua población de San Bartolomé de Alcañicejo habitada desde el siglo I a.C. hasta el siglo XIV, y el monasterio del Santo, Cisterciense del siglo XIII junto al castillo de Alcañicejo más conocido como El Santo. En su día fue el primer monasterio Cisterciense de Aragón, conquistado por AlfonsoI el Batallador y donde estuvo además el CID Campeador.

La CHE conoce perfectamente las consecuencias de la obra, ya que reconocen en el proyecto “que no existe posibilidad de eliminar algunos de los impactos más notables como es la posible afección a algunas especies, tanto de plantas como de fauna”, y nos lleva a pensar en el cinismo con que lo dicen tan tranquilamente, y hablan deadoptarán las medidas preventivas y correctoras incluidas en el presente estudio así como el seguimiento ambiental de la misma a través de un Programa de Vigilancia Ambiental."

Primero se destroza, para luego tomar las medidas oportunas para reconstruir lo desecho. Esto no es viable

No nos va a dar más beneficios a nuestra ribera, ni va a incrementar realmente el uso agrícola que tanto pregonan, puesto que de ser así no hubiesen vendido las tierras de huertas milenarias a las promotoras en los diferentes ayuntamientos de la Ribera, y además ellos mismos, el Sindicato Central de Riegos de la Ribera del Huerva, informa en el proyecto “ que los gastos los tendrán que asumir los regantes” y no entendemos cómo van a asumir los regantes el coste del 30% de un proyecto de 15.500.000€ cuando son escasamente 260 regantes en toda la Ribera del Huerva.

Hemos dado ya soluciones a la demanda de agua para riego, puesto que parece que es lo que finalmente les interesa, y nuestra propuesta ha sido el que gestionen el Sindicato Central de Riegos aquello de lo que son propietarios, como es el pantano de Mezalocha, pues no hay que olvidar que el pantano propiedad del Sindicato y queno pertenece a la Confederación.

Hace años hubo un proyecto para limpiar los fondos (es un pantano colmatado e inútil para su uso, el riego y la contención de avenidas) y no les interesó en su momento la ejecución de la limpieza de los fondos del pantano por el alto coste que les repercutía a los beneficiarios del agua y los pocos regantes que eran para conllevar los gastos, y ahora parece que sí que les interesa el poner semejante dineral sobre la mesa para recrecer este en vez de limpiar el suyo propio. No es lógico que en su propiedad no les interesa y en el pantano de la CHE sí que puedan hacerlo.

El agua del Huerva no es interesante para el agua de boca de la mayoría de la población de la Ribera del Huervapor eso no luchan por sus recursos, ya que se utiliza la tan preciada agua de Yesa, que se abastece del embalse de la Loteta y del Canal Imperial y que llega en sus infraestructuras hasta Cariñena, por lo que la gente de la ribera no tiene demasiado interés en defender su recurso más inmediato, no importándole regalarla a los demás pueblos de riberas vecinas que aprecian lo que nosotros tenemos, escasamente, pero es nuestro.

El Huerva es un río de contrastes, el año pasado estábamos alarmados y en la prensa todos los días demandando una buena gestión del escasísimo caudal de agua que teníamos, demandamos el que el Huerva se moría de sed, que nuestra fauna piscícola, nuestros acuíferos se morían literalmente, después de haber desperdiciado el agua de manera escandalosa, ya que mientras que no entraba agua prácticamente el agua que salía del pantano era un auténtica sangría a las reservas escasas que quedaban, denunciamos y provocamos que la CHE parase esas prácticas y gestionara bien sus escasos recursos, aunque en el tratamiento de la fauna piscícola nos defraudó enormemente por la poca sensibilidad en el ejercicio del rescate de los peces para echarlos en los mínimos pozos que quedaban y que pudieran sobrevivir.

La adecuación de los caudales ecológicos a día de hoy no se cumple, aguas abajo de la presa está al 60% menos de lo debido. El caudal mínimo debe de ser de 150 l/s y suele ser de 33 l/s. en verano, ahora después de la concesión para la Mancomunidad de Aguas dicha cantidad es mucho menor, ya que debemos de restarle esos 19 l/s de la concesión, menos agua que por una acequia de riego.

La aplicación de la Directiva Marco del Agua se incumple en nuestro río a causa de la degradación material de los ecosistemas acuáticos, que se debe, en especial, a la sobreexplotación de los recursos hídricos y al alto grado de contaminación

La justificación de la construcción de la elevación de la presa para la contención de avenidas decae con cosas tan obvias como el que, en el Huerva no lloverá más por mucho que elevemos la presa, tendremos un pantano mucho más vacío  de lo que hasta ahora está.

La nueva cultura del Agua nos dice que debemos vivir el agua con nuestra realidad de país mediterráneo, una realidad restrictiva, incompatible con la cultura del bien libre, que predica la oferta ilimitada de agua con cargo al erario público y que debemos de defender para el agua el concepto de recurso público gestionado en base al interés general evitando su mercadeo y conversión en objeto de especulación.

Por todas estas razones, estamos en contra del recrecimiento del pantano de las Torcas, así como estuvimos en contra de la concesión de agua a la Mancomunidad de las Torcas, que actualmente, y sin ningún control de regulación sobre el agua que se detrae del Huerva, resta caudales al río, encontrándonos actualmente con un río en vías de ser extinguido para el beneficio de unos pocos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies